Eduardo Nava Hernández
La elección se cierra
Miércoles 13 de Junio de 2012
A- A A+

Después del segundo debate organizado por el IFE entre los candidatos presidenciales, las campañas entran de lleno a su última etapa, que aparece como la de mayor incertidumbre y la más riesgosa. Diversos signos explícitos e implícitos apuntan en el mismo sentido: han despuntado claramente dos de los postulados y la competencia se ha cerrado de manera que ninguno de ellos cuenta con una ventaja segura para obtener la Presidencia de la República.
Si el debate del 10 de junio, para muchos decepcionante, logró o no modificar las tendencias de intención de voto, se habrá de ver antes del cierre de las campañas mismas en algunas encuestas; pero sí tuvo evidentes efectos inmediatos entre los miembros de la sociedad política. Durante el debate mismo, Felipe Calderón se sintió obligado a enviar un twitt en el que intentó contradecir el aserto de Andrés Manuel López Obrador de que reduciendo los sueldos y prerrogativas de los altos funcionarios de la Federación se podría obtener un ahorro de 300 mil millones de pesos para ser empleados en impulsar proyectos productivos y desarrollo social. Y el lunes 11, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, se lanzó también a la palestra para denunciar a los programas económicos “ficción” y aportar más cifras que supuestamente desmienten lo dicho por el abanderado de las izquierdas. Pero más allá de las cifras, el hecho político relevante es que ambos funcionarios del más alto nivel se hayan involucrado en un debate que correspondería a los propios candidatos y sus partidos.
Por su parte, en esta última etapa de la contienda, el PRI lanza al aire spots de radio y televisión con temas como la campaña de las izquierdas en Iztapalapa en 2009, acusando a López Obrador de “manipular la democracia”, o el plantón de Reforma de 2006 en respuesta al fraude electoral de ese año. ¿Por qué habrían el gobierno y el PRI de asumir esas posturas si no vieran que López Obrador se encuentra en posibilidades reales de triunfar en la elección?
Comentaristas diversos han centrado sus esfuerzos en otro sentido: denunciar al movimiento juvenil representado por #yosoy132 como manipulado por el perredismo o, en un sentido inverso, señalar que fue “traicionado” por AMLO porque éste no lo mencionó por su nombre durante el debate y porque, peor aún, no aprovechó las evidencias recientemente reveladas de la colusión entre el candidato del PRI y Televisa, o de esta empresa con el presidente Fox en 2006 para impedir el triunfo electoral del izquierdista. Por su parte el priísmo pone en escena el sainete de una supuesta agresión a su candidato y su comitiva en Tepeaca, Puebla, por parte de integrantes de #yosoy132. Nuevamente, demasiados esfuerzos para desvirtuar a un movimiento al que dicen no verle posibilidades de incidir en el proceso electoral, o para impedir que la movilización de los universitarios siga denunciando la manipulación de las televisoras a favor del candidato priísta.
Para complementar la escena, el martes 12 aparece una encuesta contratada por el Observatorio Universitario Electoral a Berumen y Asociados que, al igual que la del diario Reforma conocida unos días atrás, dibuja una disputa cerrada por pocos puntos entre Enrique Peña Nieto y López Obrador. La tendencia de aquel es descendente en la fase final de la competencia, en tanto que la del tabasqueño se mantiene en ascenso. Y conforme a estas tendencias, sostenidas casi desde el inicio de las campañas, esa estimación resulta más creíble que las que siguen otorgando a Peña holgadas ventajas de entre diez y 18 puntos porcentuales.
Pero mayor competitividad política no sólo significa incertidumbre en los resultados, sino también mayores riesgos sobre el proceso mismo. ¿Hay ya condiciones o se están creando para un fraude electoral?
Esa posibilidad no sólo no está descartada, sino que cobra verosimilitud cuando el Instituto Federal Electoral vuelve a utilizar, al igual que en 2006, el software llamado Oracle, proporcionado por la empresa Hildebrando de México, para el cómputo de la votación. Como se sabe, Hildebrando, con sedes en México y España, es propiedad de Diego Hildebrando Zavala Gómez del Campo, hermano de Margarita Zavala, la esposa de Felipe Calderón. En ese año, por denuncia del representante del PRD en el IFE, se hizo público que en la página de Internet del candidato Calderón estaba alojado el padrón electoral en su totalidad, y se tenía acceso a él tecleando como nombre de usuario “Hildebrando117” y la contraseña “captura”. Diversos expertos de México, Estados Unidos y otros países mostraron que, además de que esa información se podía comparar con el padrón de beneficiarios de Oportunidades, que había sido entregado al PAN por la secretaria de la Sedesol, Josefina Vázquez Mota, la captura inmediata de las votaciones (PREP) obedecía a un patrón perfectamente regular, una serie de tiempo predecible, que indicaba que el Programa de Resultados Electorales Preliminares fue manipulado a través del programa de cómputo (Jorge Alberto López Gallardo, Fraude electoral 2006, UDG, 2009).
Se ha denunciado, asimismo, la duplicación de folios en boletas electorales de Oaxaca, Jalisco y los distritos de Ciudad Serdán y Ajalpan, en Puebla, que el IFE ha reconocido a través de su consejero presidente Leonardo Valdés como “errores graves de los Talleres Gráficos”. Casos como estos van dejando de ser aislados y podrían haberse multiplicado en otras entidades del país sin que hayan sido percibidos o denunciados hasta ahora. Otro elemento de suspicacia es el uso que brigadas de jóvenes identificadas como priístas están haciendo del padrón electoral, más allá de lo que establece el artículo 192 del Cofipe, para levantar encuestas domiciliarias o enviar correspondencia personalizada a los posibles electores inscritos en las listas nominales del Registro Federal de Electores.
Pero lo más grave es la anómala distribución de las secciones y casillas electorales dispuesta por el IFE para el presente proceso, denunciada por los investigadores Luis Mochán y Víctor Manuel Romero, y difundida en la columna Astillero del periodista Julio Hernández López en el diario La Jornada del 7 de junio. Para la presente elección, el número de casillas electorales crecerá, en relación con el proceso de 2006, de 131 mil a 143 mil, es decir doce mil en números redondos. Pero de ellas, diez mil 500 serán de las clasificadas como no urbanas y sólo mil 500 como urbanas. En este sexenio el padrón de votantes registrados por el IFE ha crecido en ocho millones; pero de ellos, sólo un millón aparece como urbano y siete millones como no urbanos, es decir rurales. Estas cifras parecen indicar que la población rural en edad de votar ha crecido en los últimos años a un ritmo siete veces superior al de la población urbana, contraviniendo cualquier tendencia demográfica real y aun los registros censales del Inegi. La visión que da el IFE del país es la de una nación que se ruraliza en vez de urbanizarse.
Es claro que la mayoría de los partidos tendrán más dificultades para cubrir con representantes las casi 51 mil 500 casillas no urbanas -el 36 por ciento del total, cuando en 2006 eran el 30 por ciento- que las ubicadas en zonas urbanas -el 64 por ciento-. También es sabido que la población rural es más susceptible de orientar su voto en función de los programas sociales manejados por el gobierno federal o por los gobiernos estatales, y que tanto la estructura territorial como la sectorial del PRI están más preparadas para el manejo de las elecciones en las zonas rurales. El reseccionamiento dispuesto por el IFE para la presente elección resulta atípico desde cualquier punto de vista, y sobre todo favorable al priísmo.
Frente a ello, el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, emplaza solemnemente a López Obrador a aceptar desde ahora los resultados de la elección, es decir, a asumir el posible triunfo de Peña Nieto en la lógica ya consagrada del “haiga sido como haiga sido”. No sé cuál será la respuesta de López Obrador ante ese emplazamiento; el problema no está, sin embargo, en la actitud de un determinado candidato frente al resultado, sino en que, en un escenario de competencia real, el resultado mismo sea creíble y convincente para todos.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia