Eduardo Nava Hernández
#yosoy132: el retorno de los jóvenes
Jueves 7 de Junio de 2012
A- A A+

Me preguntaron mis alumnos de Economía mi opinión acerca del movimiento #yosoy132. Algunos de ellos, si bien pocos, están participando en él o han asistido a sus reuniones en Morelia. Les di mi valoración más o menos en términos sucintos que ahora amplío para los lectores.
Como todo movimiento estudiantil amplio, plural, es también heterogéneo. Lo que llama la atención en este caso es que el movimiento haya comenzado por los estudiantes de las universidades privadas, aparentemente pertenecientes a una élite o que se ubican entre los sectores más favorecidos de la sociedad mexicana. Sin paradoja, en ello está la clave para su comprensión. No es sólo que tengan acceso más fácil a una información en mayor cantidad y calidad que otros grupos sociales; fue también el trato que, durante la visita de Peña Nieto a la Ibero, y después, la cúpula priísta y los medios a su servicio les dieron, señalándolos con sospechas infundadas de infiltración, boicot y vandalismo.
La movilización juvenil, empero, detonada en el ambiente enrarecido de una contienda electoral en la que prevalece en buena medida la manipulación informativa y la complicidad de grandes medios, se gestó largamente. Es el producto de un tipo de desarrollo que tiene como efectos más extremos entre los jóvenes la exclusión y la violencia. Alrededor de siete millones de ellos han sido reconocidos por el Inegi sin oportunidades de estudio o de empleo; y ante esta realidad, la delincuencia simple y la organizada, así como la violencia oficial ronda cotidianamente a los jóvenes, como protagonistas o como víctimas. No olvidemos que ya algunos estudiantes de las instituciones públicas y privadas han caído (dos en el Tecnológico de Monterrey, entre ellos) en manos de las fuerzas del Estado o de los propios delincuentes.
Y exclusión y violencia han generado, a lo largo de al menos tres décadas, en la psicología individual y colectiva, la pérdida de confianza frente a fuerzas impersonales aparentemente omnipotentes, en las que el individuo o las comunidades cuentan muy poco, como los mercados, el Estado o un sistema político no democrático. A la estructura de dominación característica del capitalismo ultraliberal corresponde un proyecto educativo que postula y privilegia la competencia entre las personas, más que la colaboración entre ellas -la llamada evaluación y certificación de aptitudes y competencias, por ejemplo-, y por tanto el individualismo. Comparando a la generación juvenil actual con la de 1968, como uno de sus referentes históricos necesarios, los estudiantes de entonces enfrentaban seguramente condiciones más difíciles en lo político -un sistema más rígido y de pleno dominio del partido de régimen, cerrazón absoluta de los medios de comunicación, mayores amenazas de represión-, pero menos opresivas en lo económico. En cambio, la de los 60 era una generación que tenía mucho más confianza en su propia capacidad para transformar el mundo. Hoy, las ventajas de los jóvenes estriban en un mayor y mejor acceso a la información y a la vinculación global inmediata, que es la condición que ha permitido sus formas actuales de organización.
Lo que #yosoy132 ha traído como gran novedad, irrumpiendo en el ambiente político del país y modificando los escenarios electorales, es la recuperación de la confianza de los jóvenes en su fuerza colectiva. Pequeños grandes logros empiezan a coronarlos sus sienes: el ser tomados en cuenta por los grandes medios de comunicación, la transmisión en los canales estelares de las grandes cadenas del segundo debate entre candidatos presidenciales, su reconocimiento como actores de la sociedad por las fuerzas políticas y los mismos candidatos. En Michoacán, el movimiento logró que sea repuesto en las frecuencias radiales del sistema oficial el noticiero de Carmen Aristegui. La calidad y el manejo de la información, condición indispensable para la construcción de un orden democrático, se ha colocado en el foco de la discusión. Se empiezan a remover, aunque no a derribar, pesadas estructuras erigidas desde los grandes centros de poder formal o informal.
Se les critica su falta de claridad programática, la improvisación de algunas de sus propuestas; se les pide incluso que éstas superen a las de los partidos o de organizaciones sociales ya consolidadas. No está en ese aspecto, a mi entender, su aportación. Los jóvenes hoy integrados al #yosoy132, con su movilización y su incipiente organización (que tiene el reto de trascender a la coyuntura electoral) pueden dejar una huella y un mensaje al conjunto de la sociedad con su sola presencia, como a su manera lo hicieron los de la generación de 1968. Estos últimos lo hicieron señalando y cuestionando algunas de las expresiones más agudas del autoritarismo: los presos políticos, el aparato represivo del Estado (condensado en el delito de disolución social), la responsabilidad de las autoridades por los actos concretos de represión. Los actuales se han ubicado en alguna medida en la misma tesitura cuando reclaman al candidato priista su responsabilidad en la represión a Atenco y a la del PAN las complicidades de su partido y del gobierno federal en la tragedia de la Guardería ABC; y ponen sobre la mesa, en ambos casos, como en el del proceso político, la cuestionable actuación de los grandes medios de difusión.
Pero el aporte acaso más trascendente de los jóvenes estudiantes de hoy puede estar en la actualización del encadenamiento de formas de conciencia-acción-organización que tiende a ubicarlos por derecho propio en el escenario político como auténticos actores. Actores imprevistos, por cierto, pero no imprevisibles. Como tales, están devolviéndose a sí mismos y a la sociedad como conjunto la confianza en la acción colectiva y en su capacidad de transformar la realidad. Actuarán, seguramente, por ensayo y error, seguramente tendrán equivocaciones, como las tuvieron otras generaciones. Acaso sus victorias inmediatas sean muy parciales, limitadas, incluso desviadas; habrá también derrotas. Pero si a la sociedad en un sentido más amplio trasciende ese ejemplo de acción autónoma y de autoconfianza, alguna huella en ésta dejarán. El movimiento se demuestra, dicen, andando.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción