Eduardo Nava Hernández
Oaxaca: matar para defender al capital
Jueves 26 de Enero de 2012
A- A A+

De la represión sangrienta de Chilpancingo el 12 de diciembre no todos extrajeron lecciones. Aún un hecho que impactó fuertemente a la opinión pública nacional e internacional como el asesinato de dos estudiantes normalistas por la policía (al parecer la Ministerial del estado), no ha refrenado las tendencias represivas en otras autoridades. Tal vez sea porque, más de un mes después de los hechos de Guerrero, no hay ningún consignado y la impunidad campea en medio del peloteo entre autoridades estatales y federales. Tal vez porque los gobernantes presumen que la vida de los ciudadanos es un elemento prescindible cuando de imponer la ley del más fuerte y de defender poderosos intereses se trata.
El 19 de enero murió en un hospital de la ciudad de Oaxaca Bernardo Méndez Vásquez, miembro de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle Central, como resultado de tres disparos, uno de ellos en el abdomen que le atravesó el cuerpo, que a corta distancia recibió en el municipio oaxaqueño de San José del Progreso el día anterior. Junto con él, la ciudadana Abigaíl Vásquez Sánchez, del mismo municipio, fue herida de un balazo en una pierna, que la mantiene también hospitalizada y que le dejará secuelas permanentes. Más de 20 pobladores sufrieron en la misma acción golpes y lesiones varias. ¿Delincuentes? ¿Abigeos? ¿Asaltantes? No. En el momento de ser lesionados gravemente se encontraban en una movilización de ciudadanos para demandar información de las autoridades municipales acerca de un pozo profundo excavado en su comunidad para abastecer de agua a la Minera Cuzcatlán, filial de la empresa canadiense Fortuna Silver Co, asentada en ese municipio para la explotación de plata de la mina La Trinidad. El presidente municipal priísta de San José del Progreso, Alberto Mauro Sánchez, acompañado de su hermano Carlos Sánchez Muñoz y el regidor Gabriel Pérez Ruiz, encabezaron a la Policía Municipal, según los testimonios recabados, para enfrentar la movilización ciudadana usando armas largas contra los pobladores que exigían parar las obras.
La comunidad del municipio de San José del Progreso ha padecido de años atrás por el déficit de agua, un bien muy escaso en la región. Se ha organizado en la coordinadora, en principio, para recuperar, con relativo éxito, los recursos hídricos de que se dispone en la región. La excavación de un pozo profundo y el tendido de tubería para abastecer a la Minera Cuzcatlán llevaron a la movilización ciudadana que ahora tiene por segunda vez un saldo trágico.
No es un conflicto nuevo. Dice el desplegado al respecto publicado por la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, que se ha solidarizado con los agredidos: “El día 14 de marzo de 2009, los ciudadanos de este municipio, en ejercicio del derecho universal a la libre autodeterminación y como dueños ancestrales de sus tierras, tomaron la decisión de cerrar las instalaciones mineras, manteniéndolas así por más de dos meses sin que las autoridades municipal, estatal y federal atendieran su inconformidad (…). Posteriormente, el 19 de junio de 2010, la población de distintas comunidades del municipio de San José (El Cuajilote, Maguey Largo) y de otros municipios -que también se oponen a la operación de la Minera Cuzcatlán-, como Magdalena Ocotlán, participaron en el bloqueo de un camino local que pretendía utilizar la minera para sus obras, lo que ocasionó la llegada de un grupo de pistoleros que comenzaron a disparar contra los opositores a la mina. En la agresión resultaron muertos el presidente municipal de San José del Progreso (Óscar Venancio Martínez Rivera) y uno de los regidores del municipio, al tiempo que fue secuestrado, golpeado y amenazado el párroco de la comunidad de San José, quien se había previamente pronunciado a favor de las demandas de la comunidad exigiendo la salida de la minera”.
La empresa transnacional ha sabido proteger sus intereses. Los habitantes de San José del Progreso -ubicado en la región de los Valles Centrales oaxaqueños- han denunciado repetidamente la presencia de un grupo paramilitar que se hace llamar Asociación Civil San José Defendiendo sus Derechos, el cual actúa al servicio de la empresa minera y bajo la protección de las actuales autoridades municipales. Su objetivo: enfrentar las protestas de los ciudadanos frente al saqueo de la empresa minera. Con anterioridad, tal “asociación civil” ha golpeado y amenazado a los activistas que se oponen a las condiciones en que se da la explotación argentífera en la zona. El presidente municipal, Alberto Mauro Sánchez, es partidario incondicional de la filial canadiense, y su hermano Carlos Sánchez Muñoz es contratista de la misma. Casi desde el inicio de su gestión ha tenido que despachar en casas particulares, pues el Palacio Municipal se encuentra tomado por los opositores a la empresa minera.
El yacimiento explotado por Fortuna Silver ocupa al menos 702 hectáreas dentro del municipio. En algún momento, el comisariado ejidal canceló el permiso de explotación de los yacimientos, pero las autoridades municipales avalaron, sin estudios de impacto ambiental ni declaración formal de cambio de uso del suelo, la continuidad de la empresa extractiva.
Desde 2008 se ha mantenido vivo el conflicto entre la empresa minera y los habitantes de San José, arreciado porque aquella tiene a las autoridades estatales y municipales de su lado. Se estima que el costo de producción de una onza de plata en La Trinidad es de 7.40 dólares, misma que se cotiza en el mercado internacional a 32.20 dólares, con una ganancia de 24.80 dólares. Cuzcatlán estaría produciendo anualmente cinco millones de onzas de plata, con una ganancia de 124 millones de dólares. ¿Qué beneficios ha traído a la región de San José esta riqueza? Ninguno. Sí, en cambio, la división de la comunidad, la extracción no sólo de la plata, sino de recursos acuíferos, la violencia, la manipulación electoral para imponer autoridades afines a su conveniencia…
El asesinato de ciudadanos inermes viene a corroborar la criminalización creciente de la protesta social, lo mismo en Guerrero que en Oaxaca y en otras entidades. Los guardianes del capital, lo mismo que los del principio de autoridad, no se detienen en minucias como la vida de los habitantes de una región saqueada, para preservar el boyante negocio. Las violaciones a los derechos humanos por parte de autoridades de los tres órdenes de gobierno no ceden. En Chilpancingo, la Policía Federal y la Ministerial; en San José del Progreso, la Policía Municipal y los paramilitares.
Pero la experiencia de San José puede ser también aleccionadora de la senda que han de recorrer los pueblos y comunidades para enfrentar los poderes que los someten. Más de un año de un gobierno pretendidamente democrático en el estado, como el de Gabino Cue Monteagudo, no ha sido suficiente para resolver este conflicto, como tampoco ha servido para mejorar el del municipio autónomo de San Juan Copala, donde los expulsados aún no pueden volver a sus tierras por la represión de los cuerpos paramilitares. Sin embargo hay por parte de los sanjosefinos una manifiesta voluntad de resistir, que requiere de la más amplia solidaridad, no sólo en el plano nacional, sino en el internacional. Son víctimas no ya sólo de las prácticas caciquiles tradicionales, sino de la subsunción de los cacicazgos mismos por intereses de naturaleza global. La respuesta debiera ser de la misma dimensión.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción