Eduardo Nava Hernández
Gobierno de coalición y proyectos de nación
Miércoles 12 de Octubre de 2011
A- A A+

A medida que se aproxima la contienda electoral de 2012 se precisan con más claridad los escenarios de la misma. A estas alturas es posible sostener sin duda que sólo dos candidaturas se encuentran consolidadas, la de Enrique Peña Nieto y la de Andrés Manuel López Obrador, en tanto que otros aspirantes, si bien aún hacen por figurar, aparecen sin posibilidades de participar en un escenario competitivo. Manlio Fabio Beltrones, Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y, muy, muy atrás, Ernesto Cordero, intentan sin muchas o casi ninguna posibilidad, integrarse a un escenario que, como en el 2006, se anuncia con un alto nivel de polarización electoral y un ambiente político y social enturbiado. Recordemos que en aquel año esa situación fue propiciada desde el gobierno federal de Vicente Fox (que ahora, ¡oh, sorpresa!, hace llamados a la concordia social) con su fallido intento de desafuero al entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, y empeorada por la campaña del Partido Acción Nacional.
Ahora, las amenazas contra el desarrollo democrático provienen de otras causas, aún más graves: la descomposición del sistema político que personifican casi todos sus actores, la creciente presencia de las bandas de crimen organizado que se han multiplicado y fortalecido en los últimos años como en ningún periodo anterior de nuestra historia, y la violencia que se ha adueñado de pedazos completos del territorio nacional frente a la incapacidad o complicidad de la mayor parte del aparato estatal. 2012 será, sin duda, uno más de los años en que hemos vivido en peligro.
Felipe Calderón se ocupa de vez en vez -como después del ataque terrorista contra el Casino Royale de Monterrey- en hacer infructuosos y estériles llamados a la unidad nacional que él, por su propio origen, es incapaz de encabezar, mientras el país se desguaza sin remedio.
En este riesgoso contexto, el lunes 10 de octubre se publicó una tardía y seguramente intrascendente iniciativa signada por 46 personalidades de la política y la cultura del país llamando a que los partidos y actores políticos pacten, para 2012, un gobierno de coalición. Carlos Fuentes, Juan Ramón de la Fuente, José Woldenberg, Denisse Dresser, Federico Reyes Heroles, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, entre otros; y los aspirantes Manlio Fabio Beltrones, Marcelo Ebrard y Santiago Creel (Josefina Vázquez Mota ha expresado posteriormente su acuerdo con la iniciativa, mientras que Cordero lo ha hecho con reservas aduciendo que hay otras opciones mejores) proponen ahí que las diversas fuerzas lleguen a un acuerdo programático que concrete un plan común de gobierno común, se distribuyan los cargos del gabinete y le den al próximo presidente una mayoría estable en las cámaras del Congreso de la Unión.
Ese mismo día, con la instalación del Consejo General del IFE, dio inicio el proceso electoral 2011-2012, mientras en la Cámara de Diputados se hacen esfuerzos para sacar apresuradamente un proyecto de reforma política que seguramente será el que el PRI impulse como fuerza mayoritaria. Esto viene particularmente a colación porque las formaciones políticas a las que hoy se les pide llegar a acuerdos para un “gobierno de coalición” son las mismas que no pudieron concertar, a lo que la ley las obliga desde hace casi un año, siquiera los nombres de los ciudadanos que ocupen los tres lugares vacantes desde entonces en el Consejo General del instituto electoral.
La propuesta es un sucedáneo, entonces, de una verdadera reforma política -más allá de la de 2007, que reguló el uso de los tiempos oficiales en los medios a favor de los partidos y prohibió a los partidos y particulares la compra de tiempos de transmisión con fines políticos- para la que no han existido condiciones mínimas de consenso en lo que va de este gobierno.
El desplegado, titulado pomposamente “Por una democracia constitucional” (¿podría pensarse en una que no lo sea?), sin resultar trascendente en sí, es interesante porque da la oportunidad de reflexionar acerca del significado de la elección de 2012. Para los abajo firmantes del documento, lo que está en juego es dotar al próximo gobierno de una mayoría parlamentaria constituida de antemano, por acuerdos entre los partidos, y no definida por los electores en las urnas. Suena como una propuesta de doble sentido: el Congreso estaría comprometido a apoyar las iniciativas presidenciales, en la medida en que el Ejecutivo incorporaría a los distintos partidos en su gabinete; pero también podría representar una actualización del presidencialismo fuerte de otrora (el de hoy es, políticamente, el más débil que se recuerde desde el maximato), con un Poder Legislativo controlado desde Los Pinos.
Manlio Fabio Beltrones ha venido impulsando, sin mucho éxito tampoco, la variante de un jefe de gabinete designado por el Congreso, que ejerza un cogobierno al lado del presidente. Esto daría lugar a que los precandidatos perdedores (parece ser su propio destino) se postulen a ocupar senadurías o diputaciones para, desde ahí, aspirar a ese puesto de verdadera Eminencia Gris (en el escenario beltronista, el mediáticamente popular Peña Nieto como presidente y el mucho más avezado sonorense como jefe de gabinete, ejerciendo el poder efectivo).
Que algunos de los hoy aspirantes, si bien los más débiles, suscriban la propuesta, está implicando también que, con tal de ganar las candidaturas de sus respectivos partidos y luego la elección constitucional, estarían dispuestos a compartir el poder aun con las fuerzas opuestas. Oportunismo puro.
Pero, sobre todo, destaca que la argumentación central de la propuesta de coalición sea, para muchos de los firmantes, el superar la parálisis legislativa actual para sacar adelante las ansiadas “reformas que México necesita”. No extraña que una propuesta así provenga del PAN o del PRI; pero sí de quienes se dicen representantes de la izquierda política. Las reformas aludidas son las del sector energético, la laboral, la de seguridad nacional y otras, que de tiempo atrás el capital extranjero y los grandes empresarios nacionales han venido demandando: apertura del petróleo, el gas y la electricidad a la inversión privada, legalización del régimen de flexibilización del trabajo, fortalecimiento legal del aparato policiaco y militar, pretendidamente contra la delincuencia pero en realidad frente a los movimientos sociales y la población en general.
El contexto político en México se encuentra polarizado porque lo están cada vez más la vida social y la relación Estado-sociedad. Hace dos años exactamente, la fuerza pública y todo el poder del Estado fueron empleados para liquidar al Sindicato Mexicano de Electricistas y borrar los últimos vestigios de la otrora llamada justicia social. Los diálogos de los poderes públicos con el Movimiento por la Paz con Dignidad, de Javier Sicilia, han sido simulaciones desde el poder para legitimar la inamovible estrategia de militarización y policiaca que tan deplorables resultados ha dado para la población en general. Las fuerzas del orden prosiguen incansablemente cercando y agrediendo a la población civil sin que muchas voces en el Legislativo se hagan oír contra ello. La entrega de los recursos mineros y petroleros al capital privado continúa a toda vela sin contrapesos suficientes. Los recursos públicos continúan por doquier siendo botín de la corrupción.
Ésas son las políticas a las que ahora se invita a las izquierdas a “coaligarse”. La táctica de éstas debiera ser la opuesta: deslindarse con claridad y sin ambages de las políticas que hoy dominan en el aparato estatal en sus tres poderes, polarizarse ideológicamente con éstas y ofrecer un proyecto distinto. Eso sólo el movimiento lopezobradorista lo está intentando en el nivel nacional, en tanto que el aparato burocrático del PRD y Cuauhtémoc Cárdenas dan la bienvenida a las políticas de conciliación con las derechas partidarias. Una conciliación que sólo busca garantizar la permanencia del orden político actual, un orden de injusticia en todos los frentes.

A los trabajadores del SME, a dos años de resistencia. A los comuneros de Ostula, en solidaridad.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte