Eduardo Nava Hernández
Las alianzas estratégicas
Miércoles 30 de Marzo de 2011
A- A A+

Mientras las fuerzas políticas, los llamados líderes de opinión y los ciudadanos comunes se ven obligados a discutir y tomar posiciones en torno a los asuntos de la inmediatez y los múltiples temas de escándalo que se posicionan cotidianamente frente a nuestra mirada en el escenario nacional, la sociedad nacional corre el riesgo de dejar pasar los grandes problemas nacionales -como los llamó Molina Henríquez en su magistral obra de 1909- que están definiendo por un periodo, que acaso pueda medirse por generaciones, el rumbo de la nación.
¿Hasta qué punto la focalización en lo inmediato nos ha impedido pensar a fondo y resolver en un sentido popular el tema del proyecto nacional? ¿En qué medida los árboles no nos han dejado ver el bosque?
Un caso típico y actual es el de las tan discutidas alianzas electorales. En la perspectiva electoral, se trata de que, fatal e inobjetablemente, la izquierda política y social ha perdido el protagonismo que en el 2006 el movimiento lopezobradorista le permitió asumir y, nuevamente, como en el 2000, la disputa por el poder se plantea entre dos corrientes expresivas de la derecha económica o, para decirlo en otros términos, convergentes en un mismo proyecto de desarrollo, marcado por el neoliberalismo dominante. Dentro de esa disputa, se pretende que a la desfalleciente izquierda electoral no le queda otro camino que tomar partido y aun subordinarse a alguno de los términos de una disyuntiva que no es la suya. Ante la perspectiva que parece inminente de un retorno del PRI al poder presidencial en 2012, y que pasaría por la senda de un triunfo del mismo en la elección local del Estado de México, sería obligado no sólo para el PRD sino para la coalición lopezobradorista formar con el PAN un frente electoral en esa entidad que frene el irresistible ascenso de Enrique Peña Nieto a la Presidencia. De no ser así, se argumenta, el PRI triunfará y estará pavimentando su camino de retorno a Los Pinos.
Con todo el rigor que pueda envolver a ese silogismo, creo que éste deja de lado lo esencial. Se enfoca en lo coyuntural y reduce la competencia electoral -y a la democracia misma- a un problema cuantitativo, a la suma o resta de votos, que no expresa las necesidades de la sociedad y ni siquiera los intereses estratégicos de los partidos.
Cierto es que en otros momentos se vio como necesario forjar alianzas electorales que pudieran abrir el paso a la transición democrática y que, dejando de lado diferencias de fondo, privilegiaran la búsqueda de la derrota del PRI como partido de Estado o, si se quiere, del régimen. PAN y PRD tejieron en la era priísta ese tipo de alianzas sobre la base de una premisa elemental: ambos eran partidos de oposición al mismo régimen autoritario y presidencialista. Ninguno de ellos había pasado por la experiencia del gobierno nacional.
Después del 2000, empero, el escenario es muy otro. El PAN ha demostrado hasta la saciedad que, como partido de gobierno no sólo no rompió sino ha reproducido en escala ampliada el autoritarismo que decía combatir. El desafuero de 2005 y el fraude electoral de 2006, la militarización del país con el pretexto del combate a la delincuencia, la embestida frontal contra el sindicalismo en Luz y Fuerza y en el sector minero, la alianza estratégica del gobierno con la Iglesia católica, los intentos de restringir libertades para imponer la moral particular de ésta, la entrega apenas velada de los recursos petroleros nacionales al capital extranjero y una larga lista de actitudes han terminado por demostrar al menos dos cosas: que el PAN en el gobierno es una opción tan autoritaria como el PRI (que, por su parte, no ha dado muestras de haberse transformado en lo más mínimo) y que es imposible conformar con este partido un programa de gobierno o siquiera una plataforma electoral compartible aún por la más pragmática de las expresiones que pretenda presentarse como de izquierda.
Casi para cualquiera queda claro de lo que se trata. Felipe Calderón y el PAN saben o intuyen imposible frenar solos al PRI y Peña Nieto en el Estado de México y esperan usar a un maleable y acomodaticio PRD en la peliaguda por no decir imposible empresa, a sabiendas de que en el 2012 será mucho más fácil cerrar el paso al polo de centro izquierda.
Las alianzas duraderas y verdaderamente estratégicas se dan en otros espacios. En el Congreso, PRI y PAN marchan juntos hacia la aprobación del conjunto de modificaciones a la Ley Federal del Trabajo que pomposamente llaman “reforma laboral”. Tomado inicialmente por el PAN de los proyectos del Consejo Coordinador Empresarial, es un ramillete de propuestas que ahora ha sido reciclado y radicalizado en contra de los trabajadores por el PRI. Del mismo modo, en el Senado el PRI retoma el viejo proyecto -rechazado en sus documentos básicos y que le costó a Elba Esther Gordillo su defenestración como coordinadora de bancada, en su momento, para ser luego integrada a la alianza calderonista- de un ajuste fiscal que generalice el cobro de IVA a alimentos y medicinas. La coincidencia de proyectos entre ambos partidos en temas sustantivos es total.
El PAN, el PRI, la cúpula empresarial, la Iglesia católica, los grandes medios de difusión y el sector financiero forman parte desde hace tiempo del bloque de poder sobre la sociedad mexicana. Bajo el predominio de este último sector, ese bloque ha sido dirigido políticamente por el PRI, que inició las llamadas reformas estructurales conforme al “consenso de Washington” en los 80 y 90, y por el PAN, que las ha consolidado. Dentro del mismo esquema de poder, que es decir el mismo proyecto oligárquico de nación, lo que está en disputa es sólo la conducción política: si es el PAN, más cercano a la Iglesia y al capital extranjero, o el PRI, proclive al gran capital de origen nacional, el que estará al timón del buque en el próximo periodo. Nada tiene que ganar en ello ninguna de las expresiones de la izquierda.
Con alianzas coyunturales que no hacen sino fortalecer a uno u otro de los polos del espectro político de las derechas no se construirá jamás un proyecto propio de la izquierda electoral, hoy seriamente debilitada por la defección del PRD. Lo esencial es conformar ese proyecto con una perspectiva independiente de la oligarquía y avanzar en él hasta donde se pueda.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

El Poder Judicial en el ojo del huracán

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley