Miércoles 3 de Noviembre de 2010
A- A A+

El holgado triunfo de Dilma Rousseff en la elección presidencial brasileña del 31 de octubre (56 por ciento de los votos contra 44 de su oponente José Serra) llama a la reflexión y los comentarios por sus tantas aristas novedosas. Porque Rousseff es la primera mujer que es electa a encabezar un gobierno en el país; por su pasado izquierdista radical y guerrillero durante la larga noche de la dictadura (1964-1985); porque una mujer declaradamente atea y que ha tenido en contra, sin excepción, a todos los grandes medios, ha obtenido el respaldo mayoritario en la nación católica más grande el mundo; porque es la consolidación de un movimiento hacia la izquierda que no sólo involucra al gobernante Partido de los Trabajadores, sino a sus aliados de esa tendencia como el Partido Socialista Brasileño, triunfador por sí mismo en seis de los estados de la Federación, y al Partido del Movimiento Democrático Brasileño, que gobernará cuatro. Pero todo ello no debe hacer olvidar que el 31 de octubre es la coronación de la larga trayectoria política del presidente saliente, Luiz Inazio Lula da Silva.
Da Silva, que deja el cargo con un insólito y para tantos envidiable 90 por ciento de aprobación, hubiera podido, teniendo también el control del Congreso, buscar una segunda reelección, como muchos se lo aconsejaban. Se negó rotundamente a ello y a cualquier modificación constitucional ad hoc, y decidió, en cambio, emprender la más digna culminación de su vida política, la de un relevo exento de caudillismo pero que asegurara la continuidad de su exitosa gestión.
Es la de Lula (el hipocorístico que ha usado desde la infancia y que él integró legalmente a su nombre desde 1982) una trayectoria por mucho excepcional. Nacido de una familia campesina en una aldea de Pernambuco, séptimo de ocho hermanos, a los nueve años se trasladó con su madre y sus hermanos a la principal ciudad del país, Sao Paulo, donde mucho antes se había mudado a trabajar su padre, Aristides Inazio da Silva. Desde los doce años empezó a trabajar como lustrabotas y vendedor callejero, y a los catorce entró a trabajar en una siderúrgica. La escuela la había abandonado antes de terminar la primaria; pero en un curso de capacitación se especializó como tornero. Sólo en 1966, a los 21 años, comenzó a interesarse en la política, cuando un hermano mayor fue arrestado y torturado por los militares golpistas. Pero su participación no habría de darse, como la de aquél, en el Partido Comunista, sino en el sindicalismo.
En 1972, Luiz Inazio fue elegido secretario de los metalúrgicos de São Bernardo do Campo y, desde 1975, presidente del sindicato metalúrgico. Desde esa trinchera fue que combatió a la dictadura, encabezando varias huelgas en las que se movilizaron cientos de miles de trabajadores. En 1980 fue arrestado por breve tiempo tras un paro de más de 40 días, y en ese mismo año encabezó, junto con muchos otros dirigentes obreros, intelectuales, artistas y seguidores de la teología de la liberación, el llamamiento para la fundación del Partido de los Trabajadores.
En el difícil proceso brasileño de transición a la democracia -uno de los más prolongados en América Latina-, y mientras el primer presidente civil designado por el Colegio Electoral, Tancredo Neves, moría antes de asumir la presidencia, Lula fue elegido diputado con una votación histórica en Sao Paulo e integró la Legislatura en la que finalmente se modificó la Constitución para permitir la elección directa por voto universal. A partir de ello, todo fue crecer su figura. En 1989, líder ya indiscutible del PT, fue por primera vez candidato presidencial, pero fue vencido por el abanderado empresarial Fernando Collor de Mello, cuya gestión naufragó en medio de escándalos de corrupción e ineficiencia. Lula, nuevamente, fue uno de los líderes de la protesta social contra esta nueva forma de dictadura, apenas maquillada, cuyo triunfo fue lograr la renuncia de Collor. En 1993, ya bajo la Presidencia sustituta de Itamar Franco, Da Silva contendió por segunda vez, pero fue derrotado por el candidato centro-izquierdista de una fuerza también emergente, el Partido Social de la Democracia Brasileña, el prestigiado intelectual y técnico Fernando Henrique Cardoso, combatiente también, desde la intelectualidad contra la dictadura. El PT se ubicaba ya claramente como la fuerza a vencer para la derecha y ésta, sin una fuerte opción propia, se inclinó por el tecnocratismo socialdemócrata de Cardoso. En 1998 Cardoso fue reelegido, pero Lula, candidato por tercera ocasión, continuaba avanzando y mantenía la oposición más consistente y, sobre todo, la más directamente vinculada con las masas populares, los desamparados, los explotados de todo el país.
Fue en su cuarta participación, en 2002, que finalmente Luiz Inazio Lula da Silva alcanzó la Presidencia. Un obrero sin grado académico sucedió así a uno de los más prestigiados académicos del país, quien en sus dos gobiernos se había ido corriendo hacia la derecha y asumiendo crecientemente los postulados del neoliberalismo. El gobierno de Lula no rompió con las bases de la estabilización económica construidas por Cardoso: estabilidad monetaria y financiera, reducción del déficit, atracción de capitales; pero orientó la política económica claramente hacia la satisfacción de las necesidades populares, con agresivos programas de creación de empleos, combate a la pobreza extrema, reforma agraria. En ocho años (Lula fue reelecto en 2006), lega una de las economías más estables del subcontinente y un país con crecimiento económico que ha dejado de ser uno de los más desiguales del planeta, como lo era apenas hace diez años. La reciente crisis financiera mundial sólo produjo una reducción de un punto porcentual en el PIB brasileño (México: una caída de casi ocho puntos), y el coloso sudamericano se proyecta a nivel mundial como una de las potencias emergentes junto con China, la India y Rusia. Su política exterior es por completo independiente de la del imperialismo: promueve activamente en la región la Unión de Naciones Sudamericanas, Unasur, y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, pactada este mismo año en México, como alternativas al fracasado Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) de los Estados Unidos, y a la periclitada OEA, respectivamente.
La más reciente empresa de Lula también ha sido exitosa: en la sucesión presidencial recién concluida, ha consolidado por segunda ocasión la hegemonía social e intelectual de la izquierda y ha concluido un ejercicio democrático en el que hace unos meses casi nadie creía: la abdicación al caudillismo. La estrella del emblema del Partido de los Trabajadores brilla más alto y con más esplendor que nunca.


Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia