Eduardo Nava Hernández
La acometida contra el trabajo
Miércoles 14 de Abril de 2010
A- A A+

Fue en 1948, bajo la presidencia del Cachorro de la Revolución Miguel Alemán, que el entonces recientemente depuesto líder del sindicato ferrocarrilero, Jesús Díaz de León, El Charro, recuperó a sangre y fuego, con pistoleros y elementos de la Policía Secreta, las oficinas del gremio de las que la movilización democrática de los trabajadores lo había expulsado. Ese vergonzoso hecho inauguró la era del charrismo no sólo como un sistema de oprobiosa sumisión de los sindicatos al poder presidencial y simbiosis entre el sistema político y las organizaciones laborales, sino como práctica para hacer nugatorios derechos elementales para el trabajo como, entre muchos otros, el de libre asociación. Durante un largo periodo -que no concluyó con la alternancia entre partidos en el poder- el charrismo ha sido también un mecanismo para que gobierno y patrones den la vuelta en muchos sentidos y particularmente por la vía de la “negociación”, pero sin excluir la represión, a la legislación laboral.
El charrismo, la corrupción de las autoridades y los elementos que en la propia legislación favorecen el control de los procesos laborales por el Poder Ejecutivo (Secretaría del Trabajo, juntas de Conciliación y Arbitraje, etcétera) son los factores que han impedido que una normatividad en general favorable a la protección de los derechos laborales sea constantemente burlada y que incluso las organizaciones sindicales hayan dejado en las últimas décadas de asumir un papel protagónico en la vida nacional. El charrismo ha hecho la diferencia con otros países de América Latina y del mundo en donde los sindicatos participan activamente negociando las condiciones de trabajo de la clase obrera. Pero ese factor se sustentó siempre en una premisa: el alineamiento de las agrupaciones laborales con el régimen de la Revolución Mexicana cuyo representante nato era el presidente de la República.
Hoy que nadie sostendría que el gobierno mexicano es heredero del proceso revolucionario que inscribió los derechos del trabajo en el texto constitucional y que sus propios representantes (por boca de Vicente Fox) lo han declarado como un gobierno de empresarios y para los empresarios, las relaciones con el aún vigoroso charrismo se han trocado más complejas, y más costoso el apoyo que éste otorga a ese gobierno, como resulta evidente en los casos del SNTE, el sindicato petrolero, la CTM y otros. Por ello es que a los ojos del propio sector empresarial y del gobierno que lo representa se ha hecho necesario modificar a fondo la propia Ley Federal de Trabajo para adecuarla a las prácticas que ya el capital y el sistema que le sirve han convertido en cotidianas y erradicar definitivamente cualquier vestigio en ella de protección al trabajo o derechos para la clase laborante.
Ni el sindicalismo -por lo demás muy débil numérica y políticamente en el país- ni los salarios (entre los más bajos del mundo), ni los siempre burlados derechos que la ley otorga a los trabajadores han constituido obstáculos verídicos a los objetivos de competitividad y productividad que hoy se declaran objetivos prioritarios por sobre las condiciones de vida y trabajo de los asalariados. La subcontratación (outsourcing), la jornada por horas, el trabajo a destajo o la contratación temporal aun subsistiendo la materia de trabajo son prácticas hace mucho arraigadas en las relaciones laborales. El derecho de huelga ha encontrado desde hace mucho cortapisas y condicionamientos suficientes para hacerlo casi inexistente, y los inflexibles topes salariales y el accionar de las autoridades laborales le han hecho perder sentido. Pese a todo ello, es decir, a pesar de lo desfavorables que son las relaciones laborales para los trabajadores, no se ha incentivado el empleo, y el sector informal y la auto-ocupación crecen de manera incesante.
De lo que se trata con la iniciativa de reforma laboral del PAN y el gobierno calderonista, en realidad elaborada en las consultorías de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Coparmex, es de transferir a la propia ley esas prácticas antilaborales que ya son usos y costumbres. Esto se da después de un largo periodo de desgaste y derrotas de los sindicatos y de una de las más intensas ofensivas de que se tenga memoria contra el trabajo desde el referido charrazo y la represión contra los ferrocarrileros o el movimiento magisterial bajo el priísmo, esta vez orientada en particular contra el Sindicato Mexicano de Electricistas y el de los minero-metalúrgicos, que no han aceptado someterse a los designios del calderonato. El hecho mismo de que la iniciativa haya sido elaborada a espaldas del sector laboral, sin consulta alguna con los sindicatos, da cuenta de que el capital y el gobierno se han propuesto como objetivo infligir una derrota histórica a la clase trabajadora, no sólo a través de hechos consumados sino de la cancelación legal de derechos y garantías, si bien no siempre ejercidos, sí subsistentes.
Contrariamente a lo divulgado por los epígonos del capital, la lucha de clases no sólo no ha desaparecido sino que se intensifica al calor de las iniciativas con que el propio capital y sus representantes políticos pretenden establecer su milenio de dominación. Sólo una política de frente amplio de los trabajadores que incorpore a cada uno de sus destacamentos, actualmente movilizados o no, puede hacer retroceder la pesadilla que el capitalismo salvaje, ya en retirada en muchas otras naciones, prescribe para la nuestra. Ellos pretenden celebrar el centenario de la primera revolución que en el mundo inscribió constitucionalmente los derechos del trabajo cancelando éstos. ¿Lo vamos a permitir?

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia

Cuatro flagelos de la crisis