Hugo Rangel Vargas
Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible
Viernes 12 de Febrero de 2016
A- A A+

Los estrechos márgenes con los que puede ser conducido un enorme aparato tal como lo es la sociedad norteamericana resultan significativos para anclar el optimismo al terreno de lo concreto. No obstante ello, explorar alternativas y atreverse al riesgo de lo novedoso puede ser aleccionador en una democracia como la estadounidense, que deslumbró a pensadores tan brillantes como Alexis de Tocqueville.
El precandidato presidencial demócrata, Bernie Sanders, se ha osado a reanimar el debate sobre el verdadero contenido de la democracia norteamericana colocando el dedo en la llaga sobre temas políticamente incorrectos para una clase política que se ha estacionado en una zona de confort sin ofrecer a los ciudadanos de aquel país ideas innovadoras.
El senador de Vermont –autoproclamado socialista en un país que ha anatemizado a esta posición ideológica desde hace décadas– tiene en su agenda política electoral temas que son abordados sin complejos, ni lugares comunes: licencias de maternidad pagadas para los trabajadores, educación superior gratuita, cambio climático, reforma migratoria y del sistema judicial, salud pública universal, fin de las aportaciones de los consorcios a las campañas políticas y regulación a Wall Street.
Con su imagen desaliñada y su discurso ligero, se ha ganado las simpatías de un sector del electorado que parecía alejado de la política en Norteamérica: los jóvenes, quienes le llevaron a conseguir el empate técnico con Hillary Clinton en la elección interna de Iowa. Y es que ahí Sanders se alzó con el 84 por ciento de los votos de los electores entre 17 y 29 años, frente al catorce por ciento de Clinton.
El reciente triunfo del demócrata en la interna de New Hampshire lo coloca en la ruta del crecimiento electoral y de las expectativas de triunfo para una campaña hecha a contrapelo de los intereses tradicionales que operan en las sucesiones presidenciales norteamericanas.
En abono a las posibilidades reales de triunfo del oriundo de Brooklyn habrá que anotar la más reciente encuesta de la NBC, que lo coloca como un candidato más competitivo que Clinton en el cara a cara contra los prospectos presidenciales más sólidos del Partido Republicano: Ted Cruz, Donald Trump y Marco Rubio. Así, mientras Hillary sólo lograría el triunfo frente a Trump por un estrechísimo margen, Sanders derrotaría a los tres republicanos con diferencias de al menos 19 puntos.
Pero la complejidad del sistema electoral norteamericano abre espacios para la discrecionalidad. De ello da cuenta el par de elecciones en las que George Bush hijo ganó la Presidencia de aquel país. En la del año 2000, su contendiente, Al Gore, obtuvo medio millón de votos populares por encima de Bush, sin embargo, en el Colegio Electoral éste último ganó la mayoría de sufragios. De igual manera, la elección de 2004 no estuvo exenta de cuestionamientos por parte del candidato republicano, John Kerry, sobre la validez de la votación en Ohio.
Sin embargo, renunciar al optimismo es una opción más que una alternativa racional. El crecimiento de la campaña de Sanders ha demostrado que la sociedad norteamericana está en reconstitución permanente y que han comenzado a caer estigmas y temas intocables en el imaginario colectivo de los electores estadounidenses.
La militancia progresista del posible candidato demócrata, su agenda radical, su estilo renovado y fresco, no serán, sin embargo, suficientes para reconducir al país más poderoso del mundo hacia un cambio que beneficie no únicamente a los norteamericanos, sino al mundo entero. De ganar la Presidencia, Sanders estaría solo con su agenda en la Casa Blanca porque sus posturas parecen estar distantes de las de la mayoría de congresistas y gobernadores.
Sin embargo, la enorme energía social que ha desatado la puerta abierta de la utopía por la que se conducen los miles de voluntarios jóvenes y de ciudadanos que con sus aportaciones individuales han hecho de la estructura de campaña de Bernie una poderosa organización política; podrían ser el refuerzo social que en las calles de Norteamérica empujen la esperanza al terreno de los hechos. “Feel the Bern” no sólo es un slogan lleno de inteligencia publicitaria, representa también el anhelo de una sociedad que parecía condenada al desahucio.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas