Juan Pérez Medina
Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII
Martes 9 de Febrero de 2016
A- A A+

En 1995, después de que el Movimiento de Bases de los Trabajadores de la Educación (MBTEM) logró obtener la dirección sindical en un congreso seccional histórico que duró casi diez días, retomando la filosofía de lo que fue el Movimiento Democrático del Magisterio (MDM) que lo antecedió, elaboró de manera participativa y consensuada su Proyecto Político Sindical (PPS), que le dio orientación y cohesión sindical y política como medio para garantizar el no regreso a las prácticas sindicales charras que el SNTE había venido desarrollando en contra de los trabajadores y el sindicalismo democrático y de base. Este proyecto se basó en atención de seis tareas fundamentales, a saber:
1. Restituir el poder a la base.
2. Integrarnos al esfuerzo nacional para resolver los grandes problemas nacionales al lado del pueblo.
3. Construir un proyecto alternativo de educación.
4. Arrancar las reivindicaciones de las bases.
5. Realizar una gestoría democrática.
6. Unificar a los trabajadores de la educación.
El primer objetivo implicaba la génesis de un nuevo sujeto histórico de una alta conciencia social y política, donde cada uno de sus miembros fuera respetuoso de sus derechos, pero sobre todo, de los derechos de sus compañeros, poniéndolos a resguardo de la corrupción, y solidario con las luchas justas de los trabajadores del campo y la ciudad, fortaleciendo con ello la unidad del pueblo, su organización y su conciencia de lucha.
A más de 20 años de la creación del PPS es hora de que se lleve a cabo un riguroso examen sobre lo que cada una de las tareas contenidas ha logrado avanzar y, sobre todo, si la generación de ese sujeto político-sindical tan necesario ha logrado emerger y sentado sus raíces entre el magisterio.
Sería injusto no reconocer las enormes contribuciones de muchas maestras y maestros a esta aspiración que es en su justa dimensión el PPS. Decenas de maestros y maestras durante estos años transcurridos has realizado acciones épicas en contra del gobierno para defender su organización sindical y hacer avanzar cada una de las tareas propuestas. Maestros dignos, desinteresados en lo individual, con un compromiso de lucha probado y una alta moral en su actuación a la hora de enfrentar a los adversarios y enemigos, a la vez que ejercían la crítica y la autocrítica hacia sus compañeros o dirigentes en cualquiera de las estructuras de representación existentes al interior de la Sección XVIII.
Sin embargo, ante las condiciones actuales de avance del neoliberalismo en el terreno laboral y sindical y las contradicciones que saltan a la vista en el seno de la dirección sindical y entre la base a la que representan, se hace indispensable realizar un sólido análisis de lo realizado hasta ahora en torno a lo que es el PPS.
No es necesario buscar en las profundidades de la realidad social para determinar el avance del capital en materia laboral y en contra de los trabajadores y, por tanto, de las organizaciones sindicales y la unidad de los trabajadores. Nuestras reivindicaciones no sólo no han aumentado, sino que se han visto drásticamente disminuidas, como se demuestra con el estancamiento del incremento real de nuestras percepciones, la privatización de las pensiones y jubilaciones, el incremento en nuestras aportaciones y el uso de nuestros recursos para impulsar los grandes negocios, junto con una permanente caída en la atención de la salud en los hospitales públicos. En materia laboral es un hecho de ley la contratación a prueba y por tiempo indeterminado, la anulación de los tribunales laborales como instancia mediadora de la relación laboral y la anulación legal de la participación sindical en la representación de sus agremiados ante un conflicto de intereses. La Ley del Servicio Profesional Docente es la prueba fehaciente de esta nueva realidad laboral y sindical radicalmente pro patronal.
Los esfuerzos realmente loables de construcción de la unidad sindical no han alcanzado para detener esta ofensiva en contra nuestra, pues se ha limitado al manejo del conflicto y no ha pretendido ir más allá. Si bien ha sido significativo, no ha logrado una integración más estratégica y se ha mantenido como esfuerzos para la gestión de recursos y negociación de asuntos reivindicativos menores y de índole particular de cada gremio, insisto, sin ir más lejos, cosa que sí ha atendido estratégicamente el gobierno.
El sujeto histórico que el PPS ha delineado no sólo no ha alcanzado la mayoría de edad, sino que por momentos ni siquiera se alcanza a distinguir. Por lo menos en los últimos diez años, al seno de la Sección XVIII el proceso de toma de decisiones horizontales vino disminuyendo y reconcentrándose al seno del Comité Ejecutivo Seccional. Los plenos estatales llevados a cabo carecen de participación de la base. Los asuntos allí discutidos se desconocen el los centros de trabajo y llegan a cada trabajador a través de los coordinadores regionales para acatarse. No hay conocimiento previo de los asuntos a tratar ni discusiones previas en asambleas sindicales. Los representantes delegacionales y de centros de trabajo llegan (cuando llegan) sin propuestas de sus compañeros a las asambleas regionales de cada semana y, sobre todo, a los plenos estatales, que es la instancia de deliberación para la acción de periodo. El CES ha sustituido a la base y acuerda en su nombre tal y cual se hacía cuando gobernaban los charros. Ello no sólo ha fortalecido el centralismo antidemocrático, sino que ha detenido y revertido el proceso de construcción del poder de base y la generación de un nuevo tipo de militante sindical. En ese mismo tiempo, los procesos democráticos de acción sindical para democratizar la gestoría han sufrido también una merma muy pronunciada. Es del conocimiento general que la gestión que en el CES se realiza contraviene los principios democráticos afectando a miles de trabajadores, pero sobre todo, ha fortalecido la corrupción. La venta de plazas, el otorgamiento de muchas de ellas sin ajustarse a los procedimientos establecidos, como aquello de que cuando un trabajador de retira con doble plaza o tiempo completo una plaza es propuesta por SEE-CES y la otra por el trabajador, quien podía proponerla a un familiar que en muchas ocasiones ni con perfil del puesto contaba o incluso llegar a venderla al mejor postor. Contratar a sus familiares y amigos y situarlos en lugares de privilegio y llevar a cabo cambios de adscripción irregulares a cambio de favores, y no pocos de ellos de carácter económico, ha derrumbado la moral que el movimiento magisterial se formó cuando nació. Eso explica en parte la generación de tantos y tantos conflictos entre trabajadores, la purga de quienes se atrevieron a enfrentar tal situación y la generación de un sinnúmero de agrupaciones y sindicatos de trabajadores que realizan gestión de manera cotidiana en la Secretaría de Educación. Hoy la tarea de construir la unidad está más lejos que nunca y tiene sus responsables en niveles de dirección.
De la contribución del sindicato a la lucha del pueblo poco se puede decir. Para muestra basta sólo revisar el último plantón para liberar a los estudiantes normalistas presos. Como siempre, la solidaridad respecto a la presencia de maestros fue mínima y en otros casos totalmente marginal. No se diga respecto a la participación en la exigencia de la libertad de los autodefensas contra el reemplacamiento o por otras causas que no sean las que directamente les atañen. La falta de solidaridad es más que evidente. En fin, son estos apuntes iniciales de una serie de elementos que saltan a la vista y que reclaman un tratamiento mucho más puntual. El PPS debe ser analizado a la luz de los hechos por sus creadores y establecer con precisión sus alcances hasta hoy y sus posibilidades futuras, pues un proyecto es para llevarlo a cabo, no para referirse a él cuando de justificarse se trata.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El Movimiento magisterial michoacano y las condiciones que lo hicieron posible

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México