Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Recursos naturales, en bandeja de plata
Viernes 29 de Enero de 2016
A- A A+

Desde que tenemos uso de razón hemos tenido en mente que los recursos naturales son del pueblo de México, de los mexicanos, de modo que si no existe equivocación podríamos presumir que la gran extensión de litorales, las montañas, los llanos, los recursos que se encuentran en el subsuelo como el petróleo y el gas, por mencionar algunos, orgullosamente nos pertenecen, pero debemos quitarnos la venda de los ojos, debemos sacudirnos la ignorancia porque de todo ello, poco o casi nada nos pertenece; los gobiernos federales, en una primera instancia los priistas, luego los panistas con Vicente Fox y Calderón y ahora de nuevo priista, hicieron y han hecho todo para despojarnos de los tesoros de que nos proveyó la naturaleza. Ya nada tiene exclusividad para el pueblo de esta tierra azteca. Con el pretexto de la inversión, el progreso, las fuentes de empleo y, desde luego, la economía y el turismo en general se ha otorgado a la iniciativa privada, mayor parte extranjera, todo lo que podamos imaginar y que antes era intocable, hoy los recursos naturales se ofrecen al mejor postor en bandeja de plata.
Distintas han sido las estrategias y los pretextos para que grandes hombres de negocios se apropien de lo reservas ecológicas y reservas energéticas; empezaron con facilitar autorización para el aprovechamiento de múltiples costas o playas, le llamaron “comodato”, se entregaron por 100 años, desarrollaron complejos turísticos de gran importancia por las bondades que de ello emanan pero que han permitido que los dones territoriales mexicanos sean aprovechados por empresarios e inversionistas respaldados por la complicidad de políticos corruptos y sinvergüenzas. Los mexicanos no somos libres de caminar en la zona costera que depende de un consorcio que a la vez depende de grupos transnacionales porque tienen mote de privadas.
Hemos tenido gobiernos incapaces y abusivos, que en lugar de haber promovido centros vacacionales con inversión mixta, por lo menos, prefirieron abrir el cuerno de la abundancia, donde los capitalistas se quedan con la abundancia y los descendientes de Moctezuma, con el cuerno.
Los ejemplos pudieran proliferar como racimo de uvas pero sólo enumeraremos los principales centros turísticos a nivel del mar como Acapulco, Loreto, Veracruz, Vallarta, Manzanillo, Cancún, donde se concedieron no únicamente las playas y los bellos paisajes que los caracterizan, sino reservas ecológicas que, por supuesto, fueron destruidas en aras del progreso. Quizá de lo más lamentable, inaceptable y que puede quedar como un monumento a la corrupción y a la impunidad es el caso de Xcaret, en Cancún, donde se destruyeron reservas ecológicas sin piedad alguna y otras más son administradas por particulares que han hecho de ahí un paraíso, paraíso que bien pudo ser aprovechado en beneficio de la nación y que, sin embargo, como siempre, tienen que venir extranjeros a ponernos la muestra o bien a saquearnos, porque si es verdad que muchas ganancias se quedan en territorio mexicano la gran mayoría de estas se encuentran en bancos internacionales a nombre de prominentes extranjeros quienes estuvieron y estarán felices de contar en su momento con la complicidad de funcionarios mexicanos de alto nivel. Y no pasa nada.
Hoy en día, en aras de impulsar un desarrollo turístico, ha sido muy cuestionada la concesión que se entregó en el tiempo de Felipe Calderón en la zona de Tajamar, en Cancún, un espacio considerado como reserva ecológica por contar, o contaba, con uno de los más grandes manglares del país y ahora ha sido devastado, aunque las autoridades lo nieguen. Se entregó aunque existían desde aquel entonces normas oficiales como la 029 y 052, que prohíben todo tipo de desarrollo urbano y manipulación de canales de agua por el daño que se causa al entorno. Si se hubiese respetado, si no hubiese existido tanta podredumbre en el sistema, nos referimos a quienes lo autorizaron y a quienes lo siguen permitiendo, el proyecto Malecón Tajamar nunca tendría que haberse autorizado, porque más del 65 por ciento del territorio está compuesto por un manglar, un género de protección especial, pero simplemente les valió un cacahuate. México es el país del sí se puede, y claro que se puede. Pero fregar a la nación y a su pueblo porque para ello existe un remedio que se llama impunidad.
¿Pero qué es un manglar y cuál es su importancia?, es un bioma, formado por árboles muy tolerantes a la sal que ocupan la zona intermareal. Su nombre proviene por lo mangles, que son arboles que tienen grandes raíces y pueden vivir en un sistema inundado como lo son los pantanos o desembocaduras de ríos y son muy importantes y son considerados como reservas naturales en la mayoría de los países que los contienen, ya que cohabitan un gran porcentaje de peces, moluscos, reptiles, manatíes, aves, etcétera, tanto de los ríos como del mar; se reproducen y nacen ahí por la poca corriente que existe. Son vitales para el ecosistema porque además representan una red de protección contra grandes ventarrones, aún contra huracanes.
Por la presión de ambientalistas, de organizaciones afines y de visitantes que usan las redes sociales, el complejo turístico ha detenido en etapas su construcción, pero consideramos que más temprano que tarde no habrán de faltar amparos que permitan a los inversionistas seguir con la obra y, en consecuencia, con la catástrofe de una reserva natural que debería ser custodiada por las grandes ventajas que ofrece. Ojalá nos equivoquemos pero dudamos que este tema tenga punto final, con mayor razón cuando actuales autoridades ambientales han señalado que no hay ni habrá tal destrucción. Nuestra nación representa un mundo de oportunidades para los extranjeros o para los mexicanos multimillonarios y los políticos entreguistas, al fin y al cabo el pueblo sigue viviendo de la esperanza.
Alguien por ahí expresó: “Me contaron que a los peces no les importa ser pescados, pues tienen la sangre fría y no sienten dolor. Pero no fue un pez el que me lo contó”. Recordemos toda manifestación de vida merece respeto. Por favor, pensemos en nosotros, en nuestro mundo, pues es el único que tenemos.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas