Hugo Rangel Vargas
Bautista, la alternativa perredista
Viernes 15 de Enero de 2016
A- A A+

El Partido de la Revolución Democrática ha entrado en una fase crítica de su vida pública, y es que después de siete años en los que la corriente denominada Nueva Izquierda asumiera el control formal de la dirigencia de dicho partido, los retrocesos han sido evidentes en términos electorales, a los que hay que sumar el abandono de figuras emblemáticas e históricas de las filas de dicho partido y la disolución ideológica que podría enfrentar una vez que se concreten las alianzas con Acción Nacional de cara a los procesos electorales que sucederán en este 2016.
El recientemente electo dirigente nacional perredista, Agustín Basave, había asumido dicha responsabilidad envuelto en un halo de imparcialidad que le daba su génesis académico, la escaza militancia al interior del sol azteca y en consecuencia, su falta de pertenencia a alguna de las corrientes perredistas.
Pronto el novel líder aurinegro se vio envuelto en la vorágine del mercantilismo electoral, convirtiéndose en un puntal en las negociaciones que han permitido la construcción de alianzas electorales entre PAN y PRD en Zacatecas, Durango y últimamente, aunque de manera atropellada, en Veracruz y Oaxaca.
La oposición a dichos acuerdos ha sido férrea al interior de las filas del sol azteca debido a que violentan el mandato del Congreso Nacional perredista de septiembre del año pasado, mismo que ordenaba a la dirigencia nacional construir alianzas preferentemente con la izquierda en los procesos electorales de 2016, siendo el caso que de trece gubernaturas que se disputarán en el presente año, Nueva Izquierda y Basave han privilegiado el acuerdo con el PAN en nueve de ellas.
El golpe en la mesa de Basave al poner a consideración su renuncia en caso de que los integrantes de la dirigencia nacional perredista impidieran las alianzas con el PAN en Veracruz y Oaxaca abrió especulaciones sobre la posibilidad de una dirigencia interina e incluso sobre el rumbo que tomaría el PRD con la renovación de la misma el próximo año, poniendo en juego dos alternativas históricas concretas: la decisión de que el PRD contribuya a la reunificación de las izquierdas rumbo a 2018, o bien la conclusión de su proceso de disolución a partir de una alianza con Acción Nacional en la elección presidencial.
En esta coyuntura ganó terreno una voz que se había mantenido en la esfera de la cautela y la mesura y que ha contribuido a la gobernabilidad del sol azteca en los últimos años: Héctor Bautista y su expresión Alternativa Democrática Nacional (ADN) han sido factores de reflexión sobre las posibilidades históricas que cancelan las alianzas incondicionales con Acción Nacional y la necesidad de reactivar el espíritu de acción del perredismo.
La militancia histórica de izquierda del legislador mexiquense, ubicada en la década de los 80 en el Partido Mexicano Socialista y en el Partido Mexicano de los Trabajadores, es probablemente un factor determinante de la postura que ha asumido la expresión que dirige al interior del sol azteca, misma que claramente aspira a la construcción de un amplio frente de izquierda rumbo a 2018.
A la preclara posición política de Bautista se suma su habilidad de operador y negociador, que fue factor fundamental para el ascenso de Basave y seguramente para su continuidad al frente del sol azteca, situaciones ambas que, de no haber ocurrido, hubiesen abierto la posibilidad de la permanencia o el triunfo de un integrante de Nueva Izquierda como líder nacional del PRD, y la consecuente definición de la negación del diálogo con las otras fuerzas de izquierda.
Tácticamente la permanencia de Basave al frente del PRD representa el menor de los males para la izquierda. Ideológica y políticamente, pero sobre todo históricamente, Héctor Bautista podría ser la pieza clave en la construcción del punto de quiebre que recoloque a dicho partido en la ruta para la que fue creado: ganar la Presidencia de la República para las fuerzas progresistas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas