Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
In memoriam Pierre Boulez
Martes 12 de Enero de 2016
A- A A+

El pasado miércoles 6 de enero, a los 90 años de edad, falleció Pierre Boulez, al que se ha llamado “el último vanguardista musical del siglo XX”. Por su trascendencia en la cultura universal como compositor y director, la noticia ha sido de ocho columnas en todo el mundo occidental y parte del oriental. En Cambio de Michoacán aparecieron largas notas el jueves y el viernes, transcribiendo los comentarios de sendos músicos profesionales que fueron muy cercanos a Boulez: Daniel Bareinboim y Miguel Salmon del Real. Es difícil decir algo mejor o más significativo que ellos pero me atrevo a hacerlo porque lo haré como he escrito esta columna desde hace 23 años: desde la butaca de un melómano cultivado pero para nada profesional de la música o del periodismo cultural. Mis opiniones son más emotivas que intelectuales y siempre sinceras.
Pierre Boulez nació en Montbrison, Francia, el 26 de marzo de 1925. Murió en Baden-Baden, Alemania, el 5 de enero de 2016. De joven estudió matemáticas en el Instituto de Lyon.
Mi primer contacto consciente con la música de Pierre Boulez se dio en los últimos años de la década de los 60 del siglo pasado. Escuché en Radio UNAM la grabación de una obra relativamente reciente entonces (1955): Le marteau sans maître (El martillo sin maestro), para contralto, flauta en sol, viola, guitarra, vibráfono, xilófono, percusión y director, a pesar de ser tan pocos ejecutantes. No me gustó nada y quizá no terminé de oírla pues dura 45 minutos. Mi disgusto y molestia estética tenía que ver con su atonalidad absoluta, que supera o empeora la de Schoenberg. Me pareció que su mérito residía en el ritmo. A pesar de todo esto, tuve que reconocer que era una obra de una audacia innovadora enorme. Los que saben encuentran en esta cualidad el mayor mérito de Boulez: su vanguardismo a rajatabla.
Hay quienes sostienen que es el máximo innovador de la música en el siglo XX. Yo creo que ese fue Stravinsky, que lo hizo trabajando sobre el ritmo. Boulez lo hizo sobre la tonalidad, o mejor dicho, sobre la atonalidad, que tanto estorba a los oídos y el cerebro de los melómanos antiguos como yo.
Con motivo de escribir esta entrega revisé algo de lo escrito como crítica musical reciente. Encontré a quien dice que las últimas obras de madurez de Boulez son música serena, más expansiva y accesible. Me fui a YouTube y escuche Sur incises, para tres pianos, tres arpas y tres percusiones de teclados (1998) y Une page d’éphéméride para piano solo (2005) y me resultaron igual de imposibles. Pero no puedo negar lo novedoso de cada obra después de 50 años de estar componiendo, la enorme tenacidad de vanguardista extremo y que evita la grandilocuencia.
La enseñanza, aunque la ejerció profesionalmente en Lucerna, no fue su fuerte; pero hay muchos músicos alrededor de todo el mundo, compositores y directores, que lo reconocen como maestro.
En 1970, el presidente francés George Pompidou lo invitó a crear y dirigir una institución para la exploración y desarrollo de la música moderna, dando lugar al IRCAM (Institut de Recherche et Coordination Acoustique/Musique), del que Boulez fue director hasta 1992 y que en 2010 todavía tenía una oficina ahí. Para esa institución creó el Ensamble InterContemporain, conjunto instrumental para la música moderna.
Pero el Pierre Boulez que yo admiro y quiero es al director de orquesta, al que tuve oportunidad de escuchar largamente en la Tetralogía (El anillo del nibelungo) de Wagner, en el Festival de Bayreuth, en 1970. Su lectura fue objeto de controversia, como también lo fue la puesta en escena de Patrice Chéreau, pero el enfoque que Boulez consiguió para el drama de Wagner sólo se pudo conseguir por su moderna intimidad con la música que derivó del cromatismo wagneriano. Boulez logró que el pasado y el futuro se iluminaran mutuamente en una producción artística inolvidable, que hoy es considerada como un clásico.
Se ha ido Pierre Boulez y con él, un poquito de mi mundo.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural

Tapabocas del último concierto de la OCUM

Buen concierto de la Osidem en su casa

Los tiempos cambian

De los Niños Cantores de Morelia, con motivo del Día del Niño

Buen miniconcierto de la OCUM

Horacio Franco y la Osidem en el Teatro Ocampo