Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
A 22 años del “¡ya basta!”
Lunes 4 de Enero de 2016

Ahora sólo queremos terminar diciéndoles que para honrar y respetar la sangre de nuestros caídos no basta con sólo recordar, extrañar, llorar ni rezar, sino que debemos seguir el ejemplo y continuar la tarea que nos dejaron, hacer en la práctica el cambio que queremos. Por eso, compañeros y compañeras, para este día tan importante es el momento de reafirmar nuestra conciencia de lucha y de comprometernos para seguir adelante, cueste lo que cueste y pase lo que pase; no permitamos que el mal sistema capitalista destruya lo que hemos conquistado y lo poco que hemos podido construir con nuestro trabajo y esfuerzo durante más de 22 años: ¡nuestra libertad!

Palabras del EZLN en el XXII aniversario del inicio de la guerra contra el olvido.

A- A A+

Hace 22 años, después de llegar del Defectuoso y ver a la familia, después de las trasnochadas y los excesos, caí en cama con una gripe de los 60 mil diablos, pero el 2 de enero salí a comprar el periódico, el Excélsior, y cuál sería mi sorpresa al ver los encabezados que detallaban el alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que invitaban a derrocar al gobierno de Salinas; las imágenes de indígenas con paliacates y pasamontañas tomando el Palacio de Gobierno de San Cristóbal de las Casas, ¿quién se podía imaginar que algo así pasaría?
Algunos de los que fuimos víctimas del engaño del remedo de socialismo en Europa oriental deambulábamos como huérfanos de utopía y el balde de agua fría zapatista nos despertó y desde entonces a algunos nos mantiene viva la esperanza, a otros “la calentura revolucionaria se les bajó muy rápido con sólo un Mejoral”, Dicho de la comandanta Licha Ramos Fitz.
Para el 4 de enero de 1994, Juanito Alvarado, Omar mi hijo y algunos de sus compañeros de la escuela salimos en plena madrugada a hacer “pintas” en los muros de la ciudad, no entendíamos qué pasaba pero sí coincidimos con el levantamiento, decíamos que por fin alguien se oponía a la aplanadora capitalista.
Meses después me integré al Comité de Apoyo a Chiapas, integrado por Licha, Fernanda Navarro, Ofelia Cervantes y una decena de compañeras más, los machitos no aparecían o éramos unos cuantos. Tiempo después nos convertimos en el Comité Civil de Diálogo Utopía y comenzamos a estudiar los documentos que llegaban a cuenta gotas de Chiapas.
Acostumbrado al “centralismo democrático” y a los liderazgos irrefutables del Partido Comunista Mexicano –del que me desprendí cuando entró al circo electoral como Partido Socialista Unificado de México– en plena sesión de estudio al leer que el EZLN no aspiraba al poder, exploté y dije, “vayan a la chingada”; Fernanda, azorada por mi reacción, abrió los ojos y comprendí mi exabrupto. Pregunte “¿cómo se piensa acabar con el capitalismo sin tumbar el poder?, ¿quién va a dirigir lo que sigue?, ¿cambiar las cosas sin la dictadura del proletariado?”, así varias preguntas más.
Cuando estudiábamos con detenimiento lo que planteaban los zapatistas, nos dimos cuenta de que el planteamiento del EZLN rompía con el viejo esquema de los dirigentes y la cúpula de mando. Algo inédito nacía, nacía el “aquí el pueblo manda y el gobierno obedece”, algo que se vive en las cinco Juntas de Gobierno o Caracoles y que he constatado en las múltiples visitas a diversas comunidades zapatistas. En el Comité Utopía, con 21 años acompañando a los zapatistas, nos hemos mantenido sin dirigencias, sin el que tira línea, sin mesías, los acuerdos son colectivos y por consenso, autogestivo. Algo raramente visto en los diferentes colectivos no adheridos a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

Lo que sigue

Ya con muchos años de tenacidad, los zapatistas siguen resistiendo las agresiones, encarcelamiento, los asesinatos, desapariciones a manos de los gobiernos municipales, estatal y federal que usan al Ejército, policías y grupos paramilitares como el recién renacido Paz y Justicia.
En su mensaje de aniversario 22 del “¡ya basta!” hacen hincapié en que las comunidades y municipios autónomos zapatistas han erradicado el alcoholismo y la delincuencia que son propias de las comunidades que aceptan ayuda del gobierno. Las condiciones de vida son mejores que en las que son esclavas de los apoyos del Estado; la salud, educación, el trabajo colectivo, las cooperativas de mujeres, las tiendas comunitarias y muchas cosas más mantienen vivas a las comunidades zapatistas.
Nos convocan a que dejemos de creer en los partidos políticos que derrochan migajas en tiempos electorales, regalando cemento, láminas de cartón, tinacos, semillas y más tarde se transforman en nuestros verdugos.
“Antes, para saber si alguien era zapatista, se veía si traía paliacate rojo o pasamontaña, ahora basta ver si sabe trabajar la tierra, si cuida la cultura, si estudia para conocer la ciencia y la técnica, si se respeta como mujeres que somos, si tiene la mirada en alto y limpia, si sabe que manda como colectivo, si ve los cargos de gobierno autónomo rebelde zapatista como servicio y no como negocio, si cuando le preguntan algo que no sabe responde ‘no sé… todavía’, si cuando se burlan diciéndole que los zapatistas ya no existen, que somos muy pocos, responde ‘no preocupas, ya vamos a ser más, de repente tarda, pero sí vamos a ser más’; si mira lejos en calendarios y geografías. si sabe que el mañana se siembra hoy”.
“Palabras del EZLN en el XXII aniversario del inicio de la guerra contra el olvido”, a dos días de su aparición en la página Enlace Zapatista, lleva más de 21 mil visitas. Por algo será que son uno de los referentes de lucha a nivel internacional.
¿Seguiremos esperando al partido político o al mesías que vengan a indicarnos lo que tenemos que hacer o seremos capaces de organizarnos por nuestra cuenta?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?