Alejandro Vázquez Cárdenas
Una carta para los mexicanos
Miércoles 30 de Diciembre de 2015
A- A A+

Es fin de año y por estas fechas todo articulista o periodista que se respete anda de vacaciones, los periódicos disminuyen su tiraje y, la mera verdad, en este país, que poco lee, pues se lee aún menos.
Para esta ocasión y en espera de contar cuando menos con un par de lectores, rescato un artículo no muy nuevo pero que lamentablemente continúa tan vigente como cuando se creó.
Aclaro que desconozco quién es el verdadero autor de esta “carta”, eso en el caso de tener un autor concreto pues sospecho que es un compendio de consideraciones que algunos desocupados y otros no tanto han hecho al reflexionar sobre las condiciones económicas de México y la poca y deformada información que tiene el público sobre estos asuntos.
La dichosa carta circuló en su momento como correo masivo y también se encuentra en diversos blogs. Va el texto.
\"Querido amigo mexicano: cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque. Cómo puedes quejarte y llamarte pobre cuando eres capaz de pagar por un metro cúbico de agua más del doble de lo que pagan aquí en los Estados Unidos; cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, gas y de teléfono un 60 por ciento más caras de lo que cuestan en Estados Unidos. O cuando por un carro normal que a mí me cuesta un máximo de 20 mil dólares tú puedes pagar por el mismo 38 mil porque tú sí puedes darte el gusto de regalarle 18 mil dólares al gobierno y los gringos no.
“Pobres son los habitantes de Florida o de California (el estado más caro de Estados Unidos), por eso el gobierno estatal, teniendo en cuenta su precaria situación financiera, cobra sólo el dos por ciento de IVA (hay otro federal del cuatro por ciento que da un total del seis por ciento) y no como ustedes, que pagan más del doble.
“Además, son ustedes los que tienen ‘impuestos de lujo’, como IEPS (por alcohol, cigarros, puros, cerveza, vinos etcétera), que alcanza hasta el 120 por ciento del valor original, otros como ISR (Impuesto Sobre la Renta), Impuesto sobre Automóviles Nuevos (ISAN), IMPAC (impuesto a los bienes de las empresas). Impuesto a los inventarios (impuesto a las mercancías de las empresas), el dos por ciento sobre hospedaje (impuesto adicional por renta de habitación hotelera).
“Porque si ustedes no fueran ricos, ¿qué sentido tendría tener unos impuestos de ese calibre? ¿Pobres?, ¿de dónde?, un país que es capaz de cobrar el ISR por adelantado como México, necesariamente tiene que nadar en la abundancia porque considera que los negocios de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias. Los pobres somos nosotros, que no pagamos impuestos sobre la renta si ganamos menos tres mil dólares al mes por persona (más o menos 51 mil pesos mexicanos).
“Las tarjetas de crédito les cobran alrededor del 60 por ciento de intereses (entre comisiones, uso de cajeros etcétera), ¡eso es ser rico!, no como en Estados Unidos, que apenas cobra el ocho por ciento anual generalmente (7.8 por ciento), justamente porque no están en condiciones de pagar más.
Supongo que, como todo rico, tienes un carro y que estás pagando un ocho por ciento o diez por ciento anual de seguro; si te sirve de información, yo pago sólo 345 dólares por año (cerca de cinco mil 800 pesos). Y como te sobra el dinero, tú sí puedes efectuar pagos anuales de mil dólares aproximadamente por concepto de eso que ustedes llaman ‘tenencia’ si tu vehículo tiene determinado precio, mientras que en Estados Unidos no pueden darse ese lujo, y cuando mucho pagan quince dólares anuales por el sticker sin importar el modelo que sea, ni cuantos cilindros tenga, ni el valor de la factura, pero claro, eso es para gente apretada de recursos que no puede erogar los enormes flujos que ustedes los mexicanos manejan. Saca la cuenta. ¿Quién es el rico y quien es el pobre?, los gringos son tan pobres, que si su coche cae en un bache y le ocasiona daños severos al carro, demandan al gobierno por tener baches en la carretera y el gobierno les debe de pagar los daños.
“Por último, más del 20 por ciento de la Población Económicamente Activa en México no trabaja. Aquí, en cambio, sólo hay un cinco por ciento en la misma situación; ¿no te parece que vivir sin trabajar es un lujo que sólo los ricos se pueden dar?
“Vamos mexicano, te quedaste en México porque eres rico. Son los pobres los que nos vamos a probar suerte a otro lado\".
Hasta aquí la carta. Para pensar un poco, ¿o no? ¡Feliz Año Nuevo!
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada