Alma Gloria Chávez
Los Nacimientos en México
Sábado 19 de Diciembre de 2015

La celebración de la Navidad data del año 325 de nuestra era.

Dato de Sonia Iglesias y Cabrera.

A- A A+

La Navidad, nos dicen quienes han estudiado las festividades del mundo cristiano, fue celebrada como tal en el siglo IV, durante la época del emperador romano Constantino (primer emperador romano convertido al cristianismo). Él juntó el Día del Sol Pagano y el Sabbat (día santo de los judíos) y creó, además, lo que ahora es el domingo. San Agustín de Hipona fue la persona que introdujo la Navidad en el Reino Unido junto con el cristianismo en el siglo VI. San Agustín vino de los países que utilizaban el calendario romano, así que celebraban la Navidad el 25 de diciembre. Poco a poco la gente de Gran Bretaña y de Europa occidental llevaron la tradición por todo el mundo.
Y la tradición más apreciada en la Navidad mexicana, sin duda, es la representación del Nacimiento del Niño Jesús o el Belén, como suele también denominarse al arreglo elaborado con figuras de barro, cera, metal, tela u otros materiales, que representan el nacimiento del Niño Dios y estampas bíblicas alusivas a tal acontecimiento. En algunos lugares, el Niño Jesús es mecido por los padrinos para arrullarlo, antes de colocar la figura en la cuna o pesebre, durante la víspera de Navidad. En México se sabe que es a San Francisco de Asís a quien debemos la preparación del primer Nacimiento viviente en una cueva italiana, en el año 1223. La Navidad de ese año lo sorprendió en la Ermita de Greccio y allí fue que tuvo la inspiración de reproducir en vivo la escena del nacimiento de Jesús.
Luego que San Francisco (autorizado por el Papa Honorio III) instalara el primer Nacimiento, se cuenta que el ejemplo fue seguido por grupos religiosos por toda Italia, cuyo arte de aquel entonces desarrolló iconográficamente en gran medida la escena de la Natividad, y el uso del pesebre parece haberse popularizado en la segunda mitad del siglo XIV. El más antiguo pesebre que se conserva, aunque sólo sea en parte, se encuentra en la basílica romana de Santa María la Mayor y es obra de Arnolfo de Cambio. Es en Italia donde estas representaciones alcanzaron gran popularidad, además de convertirse en verdaderas obras de arte durante los siglos XIV y XV.
Fue durante el siglo XV cuando la creación de Nacimientos logró su máxima difusión y, de acuerdo con los gustos de la época, dieron lugar a espectaculares composiciones escenográficas en las cuales las figuras despertaban más curiosidad que emoción. En Portugal, por ejemplo, se elaboraban grandes Nacimientos con figuras de yeso y ojos de cristal, desarrollándose toda una escuela a la cual se deben obras originales y de valor artístico evidente. A su vez, contemporánea fue la labor de artistas y artesanos españoles que realizaron preciosos Nacimientos con pequeñas figuras, como el maestro Salzillo, en Murcia, y Amadeu, en Barcelona.
Con mayor o menor intensidad esta costumbre de los nacimientos se extendió a partir del Renacimiento, en algunos países europeos. En cuanto a América, resulta más que evidente que con las naves descubridoras llegó a estas tierras la popular creación en barro del acto de fe navideña.
Manuel Caballero, michoacano que tuvo una columna en conocido semanario de cultura, documentó que “en México, los Belenes manifiestan de manera espléndida el pensar, el sentir y el ser del pueblo católico”. Las escenas de la Natividad “pueden ser, desde miniaturas en que cada figurita tiene sólo unos pocos milímetros de alto, hasta lujosos paisajes con castillos, lagos, montes y cuevas en que con gran sentido plástico se colocan las figuras de la Virgen, San José, los Reyes, un ángel, muchos pastores, beduinos, vendedores de antojitos, diversos personajes realizando actividades cotidianas, borregos, patos, camellos, buey y burro cerca del pesebre y en un rincón, medio escondido, siempre un cornudo Diablo”.
A manera de colofón, el mismo autor menciona: “A través de las figuras que conforman estas escenas, el Nacimiento nos recuerda que somos responsables de la vida: de toda vida que anida en nosotros y en el entorno y que está confiada a nuestro cuidado. Es pues, una fuente de inspiración para la humanidad”.
En México, el Nacimiento como tradición fue implantado por los frailes evangelizadores, quienes hicieron de él una importante imagen de catequización. De esto hay testimonios en pinturas y retablos, desde finales del siglo XVI, en escenas de la Natividad y la Adoración de los Pastores y Reyes. También existen evidencias de que en la Escuela Artesanal de Texcoco que fundó fray Pedro de Gante, éste adiestró a los indígenas para que elaboraran las figuras y los detalles de los Nacimientos. Seguramente de esas manos surgió la exuberante vegetación que pervive hasta nuestros días, teniendo como materia prima el barro.
En la capital del país fueron sumamente populares los Nacimientos, aunque modestos, pero de gran creatividad. De gran valor artístico, y muy notable, fue el del poeta Carlos Pellicer. Y Antonio García Cubas, quien escribiera tanto sobre narraciones, anécdotas y costumbres del siglo XIX, menciona que “los días de posadas se convierten en la época más alegre y animada del año. La Plaza de la Constitución era en los días del novenario o de las posadas una babel donde se confundían las voces de los que ofrecían sus mercancías y las de los compradores, con los gorjeos mal imitados que producían los muchachos soplando sin cesar sus flautillas de carrizo y silbatos de hoja de lata llenos de agua… juguetes muy variados en sus formas y tamaños, hechos de diversas materias y destinados para repartir en ellos la colación durante las noches de posadas; así como esculturas de barro o cera, ya agrupadas que representan a la Virgen y a San José, ángeles, bueyes echados, mulas, borregos y ánades, sin que falte en los mismos puestos el tradicional portal de Belén”.
Desde el pasado viernes 11, el Museo de Artes e Industrias Populares de Pátzcuaro tiene en su Sala de Exposiciones Temporales un bello Nacimiento elaborado en cera, autoría del maestro Eugenio Calderón Orozco, mismo que permanecerá en sus instalaciones (y con entrada gratuita a todo público), hasta el próximo mes de febrero, como dicta la tradición. Los horarios: de martes a domingo, de 09:00 a 16:30 horas. Están todos ustedes cordialmente invitados a admirarlo.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar

“Non omnis moriar”