Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Delincuencia, azote permanente
Viernes 11 de Diciembre de 2015
A- A A+

Son muchas las voces que alzan la voz contra la delincuencia que día a día azota en varias ciudades del estado en general y de la capital michoacana en particular; son múltiples los reclamos sobre la falta de seguridad que viven transeúntes, comerciantes y dueños de casas habitación; parece una plaga incontrolable que actúa con toda impunidad y a todas horas, nadie está tranquilo por el riesgo que implica esta práctica que daña el patrimonio familiar, personal y que orilla a vivir con temores permanentes; ninguna autoridad o fuerza policiaca, llámese como se llame, han podido resolver o al menos disminuir dicho fenómeno que despoja de sus pertenencias a gente honrada para servir de subsidiario a inconscientes malhechores que con la mano o la pistola en la cintura provocan terror en cualquier momento del día.
Por ejemplo, vecinos de la colonia Industrial en Morelia reportaron a Vivilladas que en unos pocos días, mínimo, cuatro negocios han sufrido atracos con lujo de violencia, o que facinerosos con cualquier trampa entran a las casas y en un dos por tres cargan con todo lo que se les venga en gana, bueno, hasta vehículos de mudanzas han llevado para hacer más redituable su trabajo; algunas personas han puesto demandas pero otra parte prefiere guardar silencio porque saben que todo reclamo será infructuoso o temen una posible venganza. Sea como sea el resultado es el mismo: existencia de robos, nula vigilancia policiaca, capitales perjudicados y cero detenidos.
Como en referencia, en la misma colonia reconocida porque en antaño existía una fábrica de harina muy famosa así como una aceitera, los habitantes reclamaban que en ocasiones rondan por ahí algunas patrullas pero lo hacen únicamente por las calles principales, como la Guadalupe Victoria, pero se olvidan de vigilar en las pequeñas como León Guzmán, Zinc, Cobalto, por mencionar algunas, que son las que presentan más incidencias; incluso se tiene detectado uno de los modus operandi de los maleantes: entre 07:00 y 09:00 de la noche se la pasan husmeando dentro de un automóvil, normalmente son dos personas en su interior, detectando posibles víctimas, ya sean viviendas, negocios o personas; hacen recorridos, alguno se baja, camina en sentido contrario y se vuelve a subir a otro vehículo para pasar la información o para tratar de despistar a las personas si es que ha sido observado, de modo que conocen las rutinas y los actividades de sus posibles víctimas… lo hacen con toda la calma y todo el tiempo del mundo porque no hay uniformados sagaces que les impidan aplicar sus artimañas. Las consecuencias ya las conocemos.
No hace muchos días en que habitantes de otra colonia que se encuentra cercana a los dominios de Santa María también nos informaron que sólo ahí llevan registrados ¡23 atracos!, entre asaltos a individuos y robos en viviendas. Parece una locura, parece increíble pero así lo afirmaron, se quejaron de que la Policía sólo protege centros comerciales, bancos o tiendas de conveniencia pero se olvidan de las personas comunes y corrientes, así que ante la ola delictiva tomaron acuerdos como vecinos: optaron por colocar mantas de advertencia a los delincuentes, se organizaron para realizar rondines permanentes, incluso algunos van armados y están dispuestos a enfrentar lo que venga porque uno de los asaltantes que fue capturado por ellos y que tenía varios “milagritos” en su haber a los pocos días fue puesto en libertad y regresó a continuar con sus mañas habituales, así que ya no están dispuestos a seguir soportando tanto abuso. La desesperación se ha apoderado de las víctimas y esto puede degenerar en una tragedia. No será culpa de los vecinos, sino de las autoridades respectivas que son incapaces de poner solución a los problemas.
Los ejemplos aquí presentados son sólo algunos casos porque existe un sinfín de irregularidades que se viven en múltiples colonias de Morelia, tal y como ocurre en otros lugares de Michoacán, como ya lo afirmamos.
En este mismo espacio hemos tocado en dos o tres ocasiones la problemática planteada, hemos exhibido que la gente ha colocado alarmas en negocios y en hogares, exigen luz eléctrica porque sabemos que la obscuridad es cómplice favorita de los bandidos, se han colocado cámaras de seguridad en algunos negocios, negocios que no son de tiendas importantes como los Oxxo o los Extra; en tienditas de la esquina mejor ponen rejas para encerrarse aunque ello represente incomodidad tanto para el comerciante como para el cliente, los autos son acondicionados con alarmas cada vez más sofisticadas pero los ladrones van al día para sortear los retos que la tecnología impone. Por desgracia las múltiples formas de prevención en muchas ocasiones son insuficientes.
Causas que provocan la delincuencia son variadas, en las que podemos mencionar: la falta de empleo, los salarios de hambre que pagan los patrones, la drogadicción, la desintegración de algunas bandas delictivas de fuerte impacto, la falta de una educación que fortalezca la armonía comunitaria, el descaro para conseguir dinero “fácil”, la ausencia de valores por lo que se presume desintegración familiar y, desde luego, el marco de impunidad en que vivimos los michoacanos, provocada tanto por la incapacidad gubernamental como por la ineficiencia de las fuerzas policiacas, mismas que sufren la infiltración de ciertos elementos que practican la delincuencia en varias de sus manifestaciones y que, protegidos por una placa oficial se sienten omnipotentes.
Sería lamentable que este tipo de escritos o denuncias en diversos medios de comunicación o en palabras directas de los mismos afectados siguieran siendo comunes, sería lamentable que en lugar de reconocer la eficiencia de las autoridades tuviéramos que recurrir de nuevo a la denuncia social para que se logre algo positivo y sería aún más lamentable que existiera apatía e ineficacia en los diferentes órdenes de gobierno que dicen velar por los intereses del pueblo y muy preocupados por impulsar el turismo en la entidad. Advertimos: si no hay remedio o avance en la lucha por la delincuencia nuestra de cada día, la población puede revelarse en bloque y hacer justicia por su propia mano, pero todos sabemos que no es lo recomendable, para ello existen las instituciones y las leyes, quienes deben cumplir y hacer cumplir la prioridad que tiene un gobierno eficaz: la tranquilidad y seguridad de sus gobernados. Asimismo, debemos tener cuidado y ser una sociedad productiva porque “la maldad es generalmente producto de la ociosidad social”. Por último, recordemos las palabras de Thomas Macaulay, quien externó: “Los políticos tímidos e interesados se preocupan mucho más de la seguridad de sus puestos… que de la seguridad de su país”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas