Hugo Rangel Vargas
Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?
Viernes 11 de Diciembre de 2015
A- A A+

Mi primera reacción cuando algunos medios de comunicación (de esos que suelen asumirse como agoreros del fin de la historia, de tragedias apocalípticas o de bonanzas paradisiacas) anunciaban la conclusión del momento histórico que colocó a la izquierda en buena parte de los gobiernos del cono sur a partir de los resultados en la elección presidencial de Argentina, fue decir que una golondrina no hacía primavera.
Sin embargo, después vino otro revés para las fuerzas progresistas del sur del continente y el chavismo fue derrotado en la elección parlamentaria del pasado 6 de diciembre. A la mañana siguiente, el órgano electoral había dado 107 diputados de la Asamblea Nacional a los opositores de la Mesa del Unidad Democrática, quienes también se alzaron con el triunfo en 17 de los 23 estados, incluidos bastiones históricos del chavismo.
En Argentina, como en Venezuela, el kirchnerismo se enfrentó mediáticamente a la oposición y sus operadores en las televisoras, radiodifusoras y medios escritos. Ahí Mauricio Macri se impuso al candidato de la izquierda, Daniel Scioli, por apenas tres puntos porcentuales. Sin embargo, en las provincias la mayoría electoral fue progresista.
Pero pese a los reveses sufridos por la izquierda, aún no puede hablarse claramente de un viraje de los gobiernos de Sudamérica hacia la derecha. En Venezuela, la mayoría opositora en el Parlamento tendrá que vérselas con un presidente Maduro que ha demostrado tenacidad y capacidad de operación política. En Argentina, la mayoría que llevó a la oposición al poder pende de un frágil margen de ventaja y de una composición territorial que sigue dando a la izquierda el gobierno local de buena parte de la población.
Aunado a ello prevalecen gobiernos progresistas en el sur, como el de Evo Morales, Tabaré Vázquez y Rafael Correa, cuya vitalidad y resultados en conquistas de libertades democráticas –tal como ocurre en Uruguay–, así como en materia económica –Ecuador obtuvo en 2014 un crecimiento económico cuatro veces superior al promedio de la región–, resultan una fortaleza para los mismos.
Pero más allá de las posibilidades de viraje de signo político en los gobiernos de América Latina, vale la pena recordar que el ascenso de la izquierda al poder estuvo precedido por un periodo de crisis económica de 1998 al año 2000, a los que los gobiernos respondieron con contracción del gasto público, así como por escándalos de corrupción que cobraron facturas electorales a los partidos políticos de derecha que se encontraban en aquel entonces en el poder.
El escenario previsible, al menos para el caso de Argentina, es el del regreso a las políticas de ajuste estructural y de contracción de la política fiscal en un entorno internacional incierto en materia económica, derivado de la caída en los precios del petróleo, medidas que justamente precedieron a la debacle electoral de la derecha en 2003 en aquel país.
Las tendencias electorales de los próximos años en los demás países del subcontinente latinoamericano tampoco son concluyentes sobre la posible derechización de sus gobiernos. En Colombia, la pacificación parece abrir cauce a las posibilidades de triunfo de la izquierda. En el caso de Perú, la derecha parece estar mejor posicionada rumbo a la elección presidencial del próximo año. Para México está clara la posibilidad de que en 2018 la izquierda ascienda al poder presidencial.
La golondrina entonces aún no hace primavera.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas