Hugo Rangel Vargas
Autodefensas y fibrosis social
Viernes 4 de Diciembre de 2015
A- A A+

Debe haber algún momento preciso en el que la sociedad deja de ser sensible a ciertas imágenes, estímulos, desastres o sucesos de choque. Quizá, envuelto en el cinismo, el descubrimiento de ese tránsito de capacidad de asombro acumulada a su negación, lo hizo Stalin al afirmar que “un muerto es una desgracia y un millón, una estadística”.
Lo cierto es que sin haber precisado este punto de quiebre, la sociedad michoacana ha visto cómo su facultad de reacción ha comenzado a anularse frente a sucesos que en condiciones normales serian trágicos, como si se tratase de un tejido blando atacado por flagelos que provocan heridas recurrentes, mismas que al cabo del tiempo cicatrizan inflamándolo y haciendo que pierda su funcionamiento normal; el pueblo michoacano se ha hecho inerte ante el permanente derramamiento de sangre al que ha sido sometido.
Apenas hace tres años, los michoacanos, pese a estar inmersos en el ojo del huracán de una guerra contra el crimen organizado, llenamos de asombro nuestras conciencias al saber de la aparición formal del primer grupo de ciudadanos armados que peleaban por su seguridad ante la incapacidad del Estado de brindárselas. Lo que se llenó en la agenda pública con el concepto de “autodefensas”, comenzó teniendo el hipertexto de “rebeldía” y posteriormente el de “dignidad”, pero siempre asociado al asombro.
La batalla que decidieron dar hombres como Hipólito Mora y José Manuel Mireles en La Ruana y Tepalcatepec fue el dedo que señaló la joroba del Quasimodo que eran las instituciones encargadas de brindar seguridad e impartir justicia a los michoacanos. Nuestro oído puso atención después a voces como las de Cemeí Verdía, que apuntó a la lengua bífida de la corrupción en los cuerpos de seguridad y otros tantos males; la letanía exhibicionista fue sucedida por señalamientos horrendos e impactantes a nuestra defectuosa quimera, mismos que fueron hechos por religiosos como Gregorio López o José Luis Segura.
La sangre continuó derramándose en territorio michoacano. Los muertos caían en centenas, o quizás miles, y eran a tres fuegos: el de los criminales, el de las autodefensas y el de los cuerpos de seguridad. El llanto y el dolor de mujeres y niños se acumularon y cicatrizaron con el agravante de la catarsis negada por el miedo a compartir el duelo de tantas pérdidas en tan poco tiempo. Pronto la capacidad de atención de los michoacanos fue saturada. Crimen tras crimen se agregaba a una cuenta interminable.
Hoy el aparato fisiológico encargado del asombro dentro de la sociedad michoacana ha hecho fibrosis. Mireles y Cemeí, símbolos de dignidad, están encarcelados sin que se asome justicia alguna; Hipólito, por su parte, padece la amenaza permanente de la prisión a la que se le acumula la del fuego de El Americano en su contra. Así, con sus líderes ensimismados y amenazados, los autodefensas se encuentran sometidos a una guerra de exterminio que ha sido denunciada por José Manuel Mireles desde septiembre del presente año.
Las ejecuciones impunes de líderes de autodefensas en Tancítaro, Yurécuaro, Nueva Italia, Churumuco y Parácuaro, entre otras latitudes del estado, se acumulan al baño de sangre que inunda a Michoacán desde hace años y que se agolpa como nudo en la garganta de un silencio más desesperante que el del grito de Hipólito a la opinión pública ante el cadáver de su hijo aquel 17 de diciembre del año pasado.
La ignominia de la cárcel a Mireles, Cemeí, así como de la reciente sentencia de un juez en contra de Hipólito Mora, pesa tanto como la de otros 384 autodefensas detenidos por un Estado mexicano que hace de estas condenas el monumento a su cinismo e incapacidad.
Es probable que la insensibilidad que ha acusado la sociedad michoacana ante las injusticias que han caído sobre los autodefensas sean el síntoma de la fibrosis social del conjunto de los mexicanos que permanecemos impávidos ante la corrupción, la pobreza y la frivolidad del gobierno que tenemos. Pero ya lo dice la sabiduría popular, “no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que los resista”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas