Alma Gloria Chávez
Defender nuestro legado cultural
Sábado 21 de Noviembre de 2015

Vocación social y vocación nacional: son atributos del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Delegación D-III-5 INAH Michoacán.

A- A A+

Ha sido durante los últimos meses de este año que los/as trabajadores/as del Instituto Nacional de Antropología e Historia, a nivel nacional, hemos permanecido atentos y realizando una serie de actividades informativas que nos han permitido a muchos/as entender lo riesgoso que resulta para nuestra institución la creación de una Secretaría de Cultura, iniciativa de decreto presidencial que sin la menor discusión o debate entre las comunidades que han forjado y dan vida al patrimonio cultural (material e inmaterial) de la nación, así como entre los académicos responsables de su estudio, conservación y difusión, es propuesta, con el fin inmediato, de ser tomada en cuenta en el paquete económico para el Ejercicio Fiscal 2016.
La propuesta de iniciativa, según los análisis que han hecho de ella especialistas en temas culturales y jurídicos, lesiona muchas de las atribuciones que el Instituto Nacional de Antropología e Historia posee, como lo son la investigación, conservación y difusión del patrimonio arqueológico, antropológico, histórico y paleontológico de la nación, con el fin de fortalecer la identidad y memoria de la sociedad, postulados que dieron origen a esta Institución fundada en 1939 por el gobierno del general Lázaro Cárdenas del Río. Desde entonces, el INAH ha representado el soporte identitario y jurídico de la nacionalidad mexicana.
Actualmente, a más de 76 años de su fundación, el INAH continúa cumpliendo con sus actividades a pesar de enfrentar serios obstáculos, tales como la restricción de recursos económicos y de personal de base especializado que desempeñe las tareas sustantivas que por ley le competen. Y cada vez se dificulta más al instituto la realización de sus funciones, ante las disfrazadas intenciones del gobierno federal, de grupos de empresarios (nacionales y extranjeros), coleccionistas e intelectuales del régimen, de modificar las leyes que norman nuestros principios con el evidente objetivo de privatizar nuestras zonas arqueológicas, monumentos y sitios históricos y museos.
Dos destacados investigadores de nuestra institución, los antropólogos Gilberto López y Rivas y Paul Hersh Martínez, en reciente entrevista a medios informativos nacionales advierten del interés que el Ejecutivo federal tiene para la aprobación (“al vapor”), por la Cámara de Diputados, de la iniciativa de proyecto que daría apertura a la creación de una Secretaría de Cultura (como aconteció, precisamente, durante el pasado fin de semana “feriado”), que hasta la fecha pretende omitir a la Escuela Nacional de Antropología e Historia, a la culturas de los pueblos indígenas o el patrimonio biocultural. Esto significa que es una propuesta para crear una secretaría que no contempla cómo se incorporarían a ella centro educativos y de investigación de tanta importancia como la ENAH, la Escuela Nacional de Restauración, Conservación y Museografía o la de Antropología e Historia del Norte de Chihuahua.
Esta “omisión”, aclaran los investigadores, sólo puede considerarse parte de una visión “absolutamente reduccionista”, o en su caso, estratégicamente prevista para lograr una “degradación académica” que debilitaría las encomiendas y aportes sociales del Instituto. López y Rivas menciona que la iniciativa contiene un artículo transitorio (el quinto), mediante el cual, a los 120 días de entrada en vigor, otorgaría al secretario de Cultura “todo tipo de atribuciones discrecionales”, por lo cual estaría en sus manos definir el destino del INAH. “Es algo nunca visto, es una secretaría que se forma en un vacío legal y al mismo tiempo le da al secretario las facultades para resolver, por la vía de los hechos, lo que serían las tareas sustantivas de esa nueva instancia cultural.
Para el antropólogo Paul Hersch la iniciativa resulta “una regresión” en tres aspectos: política, laboral y académica. Se puede considerar como un embate al Instituto Nacional de Antropología e Historia, último reducto de la revolución cardenista. “El patrimonio cultural es un concepto que ha evolucionado con los años, no es algo que se mete en una vitrina. Es una manera de convivir, de relaciones sociales que se han ido creando al paso del tiempo y eso no es susceptible de colocarse en esa secretaría; simplemente, esto (las relaciones y actividades humanas) no tiene cabida en ese diseño de cultura que se quiere imponer, porque entre sus artífices no existe una sensibilidad realista ante eso”.
Ambos investigadores opinan que esta iniciativa de decreto presidencial es una declaración de guerra contra el pensamiento crítico que se mueve dentro de las instituciones de una República “que cada vez es menos pública”, y que quien la redactó tiene la idea de “cultura” como un bien, una mercancía que debe ser explotada porque es parte del Producto Interno Bruto. Así lo dejan ver los términos utilizados en su redacción: “La conservación y el aprovechamiento intensivo del patrimonio y la infraestructura culturales”, el “desarrollo cultural productivo” y “reconoce en toda su importancia a la cultura como sector económico”.
“Sólo falta que a quienes realizan ceremonias y todo lo que de ellas se deriva (danzas, música, representaciones, gastronomía) se les cobre el IVA”, bromeó un amigo sociólogo. Y comentó que la fundamentación para la creación de esta secretaría le parecía comparable al hecho de invitar y animar a las comunidades para que siembren y cultiven árboles en sus tierras, dando nueva vida a los desaparecidos bosques, y luego permitir que los “empresarios de la madera” obtengan todas las facilidades para talarlos… “como sucede en la vía de los hechos”. Así es esto de la cultura: “presente en todos los grupos humanos”, pero explotada por quienes no son capaces de crearla.
Como trabajadores/as del INAH, a nivel nacional seguiremos exigiendo mantener vigente el carácter federal de la Ley de Zonas y Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos, conservar como eje fundamental el trinomio educación, cultura y patrimonio cultural, defender y fortalecer al INAH y su reglamentación y salvaguardar el patrimonio cultural de la nación y del mundo.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar