Hugo Rangel Vargas
Reformas fracasadas
Viernes 20 de Noviembre de 2015
A- A A+

El Fondo Monetario Internacional ha revisado a la baja por quinta ocasión las expectativas de crecimiento de la economía mexicana para los próximos cinco años. El organismo ajustó el pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto de nuestro país pasando de 2.3 a 2.25 por ciento para 2015, y para 2016 lo redujo de 2.8 a 2.5 por ciento.
Pese a que se dijo que la ambiciosa agenda de reformas que el gobierno de Enrique Peña Nieto se planteó al inicio de su administración derivaría en una mayor expansión del mercado interno, así como en la reducción de la dependencia de la economía con respecto a los ingresos petroleros, los ajustes a la baja del crecimiento económico estimados por el FMI se deben justamente a la reducción en el dinamismo de la economía norteamericana, así como a la caída en la producción petrolera.
Y es que, una a una, las reformas estructurales de alto impacto en la actividad productiva nacional han demostrado que sus efectos se han quedado al nivel de meros cambios en el marco regulatorio, algunos de ellos incluso con secuelas perniciosas para algunos sectores de la población.
La Reforma Laboral, construida en la transición de los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto y pactada por las bancadas tanto de Acción Nacional como del PRI en el Congreso de la Unión, se dijo que serviría para mejorar las condiciones del empleo, toda vez que al flexibilizar las relaciones laborales sería más fácil que estas fueran enteradas a la autoridad.
La realidad demuestra otra situación muy distinta a la que ofrecían los constructores de la reforma en materia laboral. En los cinco años previos a su promulgación, esto es de 2006 a 2012, la cifra de crecimiento de empleos reportada por el Instituto Mexicano del Seguro Social era en promedio de 4.5 por ciento; una vez que entra en vigor la reforma, el promedio de crecimiento del empleo para 2013 y 2014 se redujo a 3.3 por ciento.
Por otra parte, la Reforma Fiscal –construida ya por la presente administración– ha sido un escollo para el crecimiento económico, y a un año de su implementación ha mostrado la dureza de la autoridad recaudatoria a los contribuyentes cautivos y la flexibilidad en el trato a grandes consorcios a quienes se les condonan fuertes cantidades en adeudos al fisco.
De manera adicional, esta reforma ha traído una elevación en los costos administrativos para las Pymes derivados de la implementación de la facturación digital, así como una mayor carga tributaria que desincentiva la formalidad.
En el mismo sentido, la Reforma Energética abrió una fuerte expectativa en los mercados internacionales al ofertar a los grandes consorcios un fuerte stock de petróleo y gas natural en un país de regulaciones laxas como México. Al interior, la Reforma Energética se vendió en la esperanza de una llegada masiva de capitales que derivaría en un crecimiento económico que llegaría al final del sexenio a tasas equivalentes al cinco por ciento.
No obstante, a más de un año de la promulgación de la reforma en materia energética esto no se ha concretado. Producto de la caída en los precios del petróleo en el mercado internacional, la Ronda 1 de licitaciones logró ofertas sólo en dos de los catorce bloques que se colocaron a disposición de los consorcios energéticos.
El entorno triunfalista con el que la presente administración puso en marcha su agenda de reformas ha sido echado por la borda por los resultados de las mismas. A las aquí mencionadas habrá que agregar la Reforma Financiera, que otorga estímulos a la usura, y la de Telecomunicaciones, que sigue manteniendo los privilegios del oligopolio del sector.
Es probable que el signo del fracaso no haya llegado a Los Pinos, pero si al menos el síntoma de la duda, el cual ha obligado al presidente a jugarse la última apuesta de sus reformas en la Educativa.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural