Alejandro Vázquez Cárdenas
Educación, ortografía y marchas
Miércoles 21 de Octubre de 2015
A- A A+

\"Queremos vecas\", reza un letrero, garabateado con pintura de aerosol en un céntrico muro, abajo, como responsable de este reclamo, las siglas de una calamitosa casa del estudiante, conocida más por su agresivo activismo político que por la calidad académica de sus moradores. En una marcha de supuestos o reales normalistas en Morelia se observa una pancarta con la leyenda \"granadero farzante\". Como estos dos ejemplos existe infinidad de casos similares. El problema no es exclusivo de Michoacán, sin que eso nos sirva de consuelo. Este nivel cultural es más evidente sobre todo en cuanta marcha, mitin o plantón intervienen personas que se identifican como moradores de determinada casa del estudiante, “normalistas” o, peor aún, como integrantes del llamado magisterio \"democrático\", la indefendible CNTE.
Observar estas marchas y plantones, aparte de permitirnos calibrar la capacidad de convocatoria que tienen determinadas organizaciones, nos da la oportunidad de valorar el nivel educativo y cultural de sus integrantes y confirmar la facilidad para manipular las masas, sean estas de trabajadores, sindicalizados o no, campesinos, desempleados, precaristas, hombres, mujeres, pero sobre todo, corroborar la ductilidad y credulidad de los jóvenes en su etapa de formación. Una pequeña y rápida encuesta nos permite confirmar que una gran parte de los integrantes de esa marcha o plantón sólo tienen una nebulosa idea del origen y los responsables reales de sus problemas y menos tienen idea de los mecanismos legales que deben seguir para resolverlos.
El habitual catálogo de enemigos de prácticamente cualquier marchista en México no es muy amplio, se reduce a unas cuantas personas o entidades; en los estados es el gobernador y/o su encargado de Seguridad Publica, que según el problema resultan ser represores o asesinos. A nivel nacional es el presidente Peña Nieto, villano favorito de los pseudointelectuales de la pseudoizquierda, sus matraqueros y la prensa afín al Mesías AMLO. Otros receptores de insultos pueden ser el secretario de Educación o bien se puede generalizar ubicando como enemigo a “la mafia del poder”.
No podemos exigir el mismo nivel educativo, por lo menos en lo que se refiere a la grafía en mantas y pancartas, a organizaciones populares, que se manifiestan en contra de determinada acción, generalmente gubernamental, que consideran lesiva a sus intereses. En estos casos es de esperarse que el nivel gramatical de los quejosos no sea el de un profesionista. Lo criticable en la mayoría de las marchas, bloqueos, tomas y plantones es que, escudándose en su innegable derecho a manifestarse, teóricamente en forma pacífica y ordenada, pretendan violentar y, si se puede, suprimir, por el tiempo que a ellos les dé la gana, el derecho que tiene la ciudadanía al libre tránsito en las vías públicas y al uso de edificios públicos. Es más, da la impresión de que en realidad, lo que buscan es generar molestias e inconformidad en los sufridos habitantes que tienen la necesidad de circular por esas vías o utilizar esas instalaciones \"tomadas\".
La verdad es que pocas cosas causan más irritación a la ciudadanía que contemplar a una horda de irascibles representantes del neolítico bloqueando una vialidad con el pretexto que sea. La irritación sube de grado al analizar las reales causas de esa movilización y corroborar la manipulación que pretenden hacer a la opinión pública. En estos casos la autoridad debe, obligadamente, retirarlos sin mayor trámite si es que quiere cumplir lo que le impone la ley, y posteriormente trasladar la inconformidad al plano de la negociación dentro de la legalidad. Nunca en la calle.
Ya lo advirtió el ciudadano gobernador Silvano Aureoles a los “normalistas” y similares, “no se permitirá un solo bloqueo más”. Está en juego su palabra.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada