Juan Pérez Medina
El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”
Martes 20 de Octubre de 2015
A- A A+

El flamante señor gobernador está empeñado en resolver la situación de crisis económica y social de Michoacán bajo la premisa de la máxima del gobierno de Porfirio Díaz: “Orden y progreso”. Todo en el marco de la ley, sin importar el carácter que estas leyes y a qué intereses responden. El dizque gobernador de izquierda se ha planteado hacer de Michoacán un territorio donde prevalezca el dicho porfiriano de “pan o palo”, y así lo ha declarado en todos los medios y casi todos los días desde que comenzó su gobierno. Ante la actitud de rechazo que mediante diversas acciones ha venido desarrollando el magisterio michoacano antes, durante y después de la aprobación de las leyes impulsadas por Peña Nieto en materia laboral y administrativa, en la lógica del dominio y expansión del mercado. Impulsor de dichas reformas en el Congreso de la Unión, Silvano Aureoles no ha quitado el dedo del renglón para señalar que se aplicará la mal llamada Reforma Educativa. El 15 de octubre pasado, en Tuzantla, amenazó con el uso de la fuerza para detener el descontento magisterial, asegurando que de ser necesario \"vamos a tener, van a haber suficientes\" policías. Al igual que Aurelio Nuño, con quien ha establecido una serie de acuerdos y estrategias para aplicar la “reforma” el 15 de octubre anterior, estableció que habrá negociación pero no marcha atrás en la aplicación de la ley, por muy impopular que esta sea para los afectados.
Apoyados en una permanente campaña de desinformación y en los partidos políticos firmantes del Pacto por México, tratan de aislar y arrinconar a los maestros, con la finalidad de acabar con el activismo que durante dos décadas por lo menos han mantenido en contra del actual orden económico y social. Saben que si logran silenciar a los maestros, durante mucho tiempo no habrá quien encabece la inconformidad ante sus injustas acciones.
En el centro de la estrategia se mantiene la idea de que es necesario acabar con las movilizaciones que tanto molestan a la ciudadanía, y eso significa someter a los maestros, los estudiantes normalistas y las organizaciones que intenten manifestarse, sin atender el fondo de sus demandas y planteamientos.
De lo que se trata es de alcanzar la paz a costa de lo que sea necesario y así impulsar el desarrollo de las políticas neoliberales que han fracasado en todo el mundo. Los datos no mienten y son alarmantes: incremento de la concentración del ingreso económico en los sectores más privilegiados, grandes grupos de población padecen desnutrición, más de tres cuartas partes no tienen acceso a la seguridad social y cerca de la mitad de los trabajadores no están integrados al sistema de salud pública. El desempleo y el subempleo han crecido aceleradamente (45 por ciento de la Población Económicamente Activa sobrevive en el sector de la economía informal en el país). Datos oficiales en México dan cuenta de 65 millones de pobres y de estos 40 millones en pobreza extrema; el salario mínimo registra una pérdida de su poder adquisitivo acumulada del 80 por ciento en relación con el valor alcanzado a finales de la década de los 70. La tasa de sindicalización sigue disminuyendo mientras aumenta la tercerización de la economía y se disminuye el papel de los sindicatos en la relación obrero patronal. Eso sin considerar que “muy pocas personas tienen sindicatos reales en el país” . Se han privatizado los teléfonos, ferrocarriles, puertos, gas, aeropuertos, generación eléctrica, metalúrgica, petroquímica, caminos, telecomunicaciones, la industria eléctrica y petrolera, litorales, playas, bosques, etcétera, en una larga noche nacional y patria que parece no tener fin.
Precisamente de eso se trata la Reforma Educativa y lo he dicho ya cientos de veces: de despojar de sus derechos laborales a los trabajadores de la educación. El derecho a contar con un sindicato que los defienda y un Tribunal que los oiga y falle con justicia y el derecho a la permanencia en el trabajo y el de contar con las prestaciones que han conquistado por ley.
Se trata también de que se intensifique la jornada de trabajo y los maestros realicen mayor trabajo por menos salarios. El fenómeno no es privativo del magisterio, ni siquiera del país, si no que corresponde a una situación de carácter mundial que ha provocado que el tiempo de trabajo correspondiente a la obtención del salario de los trabajadores disminuya en relación con el tiempo de trabajo del trabajador con que se queda el patrón o empresario. En nuestro país esta situación es vergonzante y cada día que pasa se agrava, pues en 2008, del 100 por ciento del tiempo de trabajo que realizaba un trabajador, el destinado para la obtención del salario era de doce minutos, mientras el tiempo del proceso de trabajo y de vida que queda en manos de empresarios y de gobierno en México fue de siete horas 48 minutos; para 2012 esta situación era mucho más grave ya que el tiempo de trabajo correspondiente al salario disminuyó a nueve minutos, mientras que el tiempo correspondiente al patrón-empresario alcanzó las siete horas y 51 minutos en el mismo año.
El problema pues es de fondo y no sólo de forma. Se trata del proyecto de vida que está en juego: el dominio del mercado como ha sido hasta hoy y desde hace más de 40 años o su antítesis, representada por la humanización de la vida y la priorización del interés social por encima del poder del capital.
Queda claro que en la cabeza del actual gobierno no está la intención de profundizar las contradicciones del capital y su modelo de desarrollo sino, por el contrario, el interés de fortalecer el actual modelo depredador y salvaje. La ausencia de una alternativa lo coloca en el camino del derrumbe y el desprecio social. Las amenazas no son declaraciones a la ligera, sino que están acompañadas por los hechos, ya que la entidad se está llenando de policías y militares que patrullan las calles y fortalecen la capacidad de respuesta del estado ante la manifestación de la inconformidad.
Está más que claro que el gobierno derechista y neoliberal/priista del perredista Silvano Aureoles se ha colocado al lado de los gobiernos llamados por Noam Chomsky como “gobiernos canallas”, por su carácter represivo, autoritario y altamente neoliberal.
Los que ahora aplauden sus acciones en el futuro acompañarán la indignación de los que ahora se manifiestan. Los que creen que la vida se resuelve por la vía de la generación y aplicación de leyes impopulares, en el futuro no lejano habrán de condenar a los ahora aplaudidos, so pena de condenarse junto con ellos. Los condenarán repitiendo la historia de Fausto Vallejo y Salvador Jara, de quienes se habló bien a carretadas en su inicio y se les condenó al final de la misma manera.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!