Rafael Mendoza Castillo
Las Normales y el gerente de la SEP
Lunes 19 de Octubre de 2015
A- A A+

La persona que lleva la máscara del autoritarismo no necesita de la reflexión, de la duda, de la sospecha, y cree que el otro no existe ni piensa. En este tipo de personas o funcionarios se inscribe el actual secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer. Para este personaje sólo existe el cumplimiento de las ideas y dogmas que la clase empresarial le dicta en materia educativa.
La clase empresarial solamente tiene en su horizonte de vida acumular ganancias e incrementar su capital; su interés es destruir la naturaleza, las relaciones humanas, explotar al otro, robarse el patrimonio de la nación. En este momento hacen suyo el campo educativo porque vienen por el bono de 50 mil millones de pesos (deuda pública). De ahí su empeño y entusiasmo por aplicar una evaluación laboral y administrativa que castiga al docente. Estos empresarios y sus servidores los funcionarios, los diputados prianistas y chuchistas perredistas son herederos de la escuela lancasteriana, cuyo lema era “la letra con sangre entra”.
El gobierno actual y la oligarquía financiera defienden una concepción ideológica y cultural, sustentada en un modelo económico neoliberal, que exige una formación de conciencia, de comportamiento, o un perfil de persona que responda a los intereses privados de dicha clase hegemónica. Este bloque hegemónico hace de lo común, de lo público, algo privado, es decir que privatiza lo que es de todos. En el entendido que no sólo privatizan las cosas, bienes y servicios, sino también a la conciencia, a través de un individuo narciso y egoísta (todos por sí mismos). Veamos.
Es indudable que todo plan o programa de estudio, como partes de un currículum escolar, no constituyen documentos neutrales o inocentes desde el punto de vista ideológico o epistemológico. Estos documentos se inscriben en una política educativa y ésta incorpora un tipo de filosofía, que en este caso de la Reforma Educativa laboral, adopta la visión conservadora y liberal en la búsqueda de un individuo identificado con la propiedad privada y ajeno a los valores de solidaridad en la comunidad.
Pensar el presente desde la historia nos permitirá encontrar los sentidos que hoy la globalización del capital transnacional impone no sólo en la integración económica, sino las visiones culturales que usan para construir los perfiles, en este caso en las normales formadoras de docentes. Para muestra un botón. No podemos olvidar que en 1950, durante el mandato de “orden y libertad” de Adolfo Ruiz Cortines, definió el normalismo como un elemento institucional e ideológico. De este imaginario alienante los maestros y maestras de la CNTE se han emancipado.
El pleito no solamente es político, sino también se presenta en lo teórico. En el primer caso se trata de emanciparse de la subordinación a un poder que hoy sirve a la acumulación de capital y también a un imaginario que reduce al docente a la sumisión, al deber ser, a la moral reiterativa y lo aleja de la sabiduría, de la crítica, de la pregunta filosófica y, lo peor, de la acción constituyente para transformar el mundo injusto y desigual de hoy. En este imaginario oficial el docente queda como sembrador de semillas que germinarán, consejero, guía, apóstol y para encauzar niños.
Los planes y los programas de estudio de las escuelas Normales son propiedad de los gobiernos en turno. Sus contenidos y los perfiles de ingreso y egreso son propuestos por la clase dominante. Hoy ni siquiera son propuestos por estas, sino que se las dictan organismos internacionales. Las actuales clases políticas y empresariales son muy buenas para tomar dictados educativos extranjeros, ajenos totalmente a los mexicanos.
Afirman algunos investigadores de lo educativo que la orientación de los planes de estudio de las escuelas Normales, se han movido de manera recurrente entre el desarrollo de habilidades técnicas (maneras de hacer) para la docencia y la adquisición y el dominio de los contenidos de enseñanza. El pensamiento crítico y el humanismo están ausentes. Se prohíbe pensar en otros contenidos y formas de vida distintos al capital.
En 1969 se realizó una reforma a los planes de estudio en la que destaca la separación de la enseñanza del nivel secundaria de las Normales y se propone una ampliación del plan de estudios a cuatro años. En 1972 se hacen cambios al plan de estudios de 1969, se hace otra en 1975 y en 1978 se transitó hacia el plan 1975 reestructurado.
Los planes de la década de los 70 se destacan por el énfasis que le dan a la didáctica, sustentada ésta en la tecnología educativa. Los aspectos relevantes son incrementar los años de estudio (de tres a cuatro), el reconocimiento de estos en nivel licenciatura y la elaboración de una tesis como requisito para obtener el grado de maestro normalista.
En 1984 se dio una nueva reforma con dos propósitos centrales: a) orientar la formación del maestro mediante un esquema que combina teoría y práctica; b) desarrollar un perfil docente investigador con grado académico de licenciatura, teniendo como antecedente el bachillerato. Incluyen cuatro líneas de formación, pedagógica, psicológica, social e instrumental. Se destacan gran número de asignaturas y se privilegia el contenido teórico.
En 1997 se hizo una nueva propuesta donde se destaca el apoyo al desarrollo de los niños, mejoramiento de la expresión y fortalecer la aplicación de lo que aprenden. En esta modificación hacen su entrada las competencias y habilidades necesarias para usar conocimientos en contextos reales. La estructura se presenta en dos grandes campos: a) formación común y b) formación específica. El primero aborda conocimientos que el estudiante compartía con otros profesionales de la educación básica. El segundo se centra en conocimientos científicos de los procesos de desarrollo de los alumnos.
En 2012 fue la última modificación de los planes de estudio de las licenciaturas de las escuelas Normales, según las autoridades, con base en las consultas que se hicieron en 2009. Seguiremos comentando en próximas entregas. Por el momento hago la invitación para resistir al lobo oficial y proponer planes y programas educativos en las Normales públicas, distintos al capitalismo corporativo. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción