Hugo Rangel Vargas
“Un amigo se metió a la mafia…”
Viernes 9 de Octubre de 2015
A- A A+

Las expresiones culturales de una sociedad, como su música, el cine, la pintura y otras tantas, están determinadas estructuralmente por el modo de producción imperante, en tanto dan consistencia y legitiman a éste.
En nuestro país, la cultura del narco no es producto de una generación espontánea o de la imaginación desorbitada de los creadores musicales o artísticos. Si hay manifestaciones culturales vinculadas a la ya mencionada actividad ilícita es porque el narcotráfico representa ya todo un sector de la producción en el país, con formas muy propias de reproducción económica. Por ello es que esta actividad, según datos del Departamento de Estado norteamericano, en 2012 blanqueó 25 mil millones de dólares –algo así como el 3.5 por ciento del PIB–, ha generado como apéndice a toda una “cultura” que lo justifica y le da congruencia.
De entre los miles de narcocorridos que circulan en el mercado, el de “El Centenario”, interpretado por el grupo Los Tucanes de Tijuana, habla de una situación que orilla a individuo a incursionar en actividades ilegales para dejar su condición de pobreza. Esto, que podría ser la apología de la actividad criminal, ha servido para que algunos gobiernos hayan comenzado a prohibir la reproducción de estas piezas musicales en espectáculos masivos, en el transporte público y en lugares de concentración social como bares y restaurantes.
La prohibición de los narcocorridos ha sido impuesta en diferentes momentos por el Ayuntamiento de Tijuana, por el gobierno del estado de Sinaloa y recientemente por la autoridad municipal de Ciudad Juárez, y aunque la medida del gobierno sinaloense fue derogada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, estas han sentado un precedente de censura a las manifestaciones culturales derivadas del narcotráfico.
Una encuesta de la empresa Parametría, levantada en 2011, da cuenta del grado de penetración de los narcocorridos en lo que los mexicanos escuchan de manera cotidiana, ya que sólo el cuatro por ciento de los entrevistados señalan nunca haber escuchado este tipo de canciones. Sin embargo, para ese mismo año, otro estudio demoscópico levantado por Excélsior arrojaba que dos terceras partes de los mexicanos estaban de acuerdo con la entonces recientemente dictada medida del gobierno sinaloense de prohibir los narcocorridos.
Sin embargo, la experiencia ha demostrado que la prohibición y la censura sólo profundizan la promoción, intensifican el interés y en todo caso generan clandestinidad. Y es que si el narcocorrido ha alcanzado un grado de penetración tan elevado en el país, esto se debe a la profunda crisis económica que orilla a muchos mexicanos a pensar en las actividades ilícitas como salida para acercar medios materiales de vida a sus familias.
Si bien la defensa de lo ilícito tiene un fuerte promotor en el lenguaje y la semiótica del mundo del narcotráfico, mismos que están presentes en las composiciones de los corridos que exaltan esta actividad, la impunidad y las condiciones materiales objetivas que dan viabilidad y rentabilidad a la misma son el verdadero motor de la cultura del narco, que ha invadido desde hace más de 40 años múltiples espacios de la vida cotidiana del mexicano, apoyando como puntal la generación de un mercado de consumidores de enervantes y de fuerza de trabajo que arroja ganancias millonarias a los capos.
Seguramente permanecerán en el ambiente las intenciones de censura a la cultura del narco, sin embargo, la batalla contra la ilegalidad no puede darse únicamente en el campo de las percepciones; el terreno de fondo se encuentra en las condiciones de miseria que permiten la reproducción del narcotráfico y la violencia. De ello habla la propia letra del corrido “El Centenario”: “…un amigo se metió a la mafia porque pobre ya no quiso ser”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas