Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Los derechos humanos
Viernes 9 de Octubre de 2015
A- A A+

El tema sobre los derechos humanos en este país pareciera que hoy está en boga como si fuese una expresión del México actual, pero lamentablemente es un tema que ha preocupado en décadas a distintas generaciones, concretamente con los gobiernos priistas de Gustavo Díaz Ordaz y de Luis Echeverría Álvarez, en cuyos periodos de gobierno sucedieron una serie de crímenes de Estado y un conjunto de violaciones a la población. Aunque también viene a nuestra mente el episodio del Ejército Zapatista en Chiapas, que coexistió en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari; por otro lado, nadie podrá olvidar ni omitir el trato inhumano que se da a los tarahumaras, a los huicholes, a los lacandones, a los propios purépechas michoacanos y así sucesivamente; no acabaríamos de enlistar los sucesos más dramáticos donde, por supuesto, aparecerían el trato injusto a mujeres, a menores de edad, a personas obligadas a prostituirse, la falta de empleo, la falta de oportunidades igualitarias para el estudio, la vivienda, la salud; en general a la vida digna donde la diversión y los espacios de relajación forman parte de uno más de los derechos, derechos a los que toda la población, ni soñando, tiene acceso.
En el periodo de Peña Nieto, el tema a colación vuelve a retomar un sinfín de aristas por los acontecimientos de Ayotzinapa y de Tlatlaya, que por cierto el peñismo busca a través de entrevistas exclusivas del secretario de la Defensa Nacional, el general Cienfuegos, a su incondicional Televisa, poner un manto protector al Ejército y al propio gobierno federal; manto protector como, en su momento, también fue extendido por Ernesto Zedillo y Emilio Chuayffet hacia el gobernador Rubén Figueroa Alcocer después del genocidio en Aguas Blancas, Guerrero, donde Figueroa, “compadre” de Zedillo, fue acusado, con videos y un conjunto de pruebas, de ser el autor intelectual y simplemente salió impune, tan impune como decenas de gobernantes estatales y federales que han colocado a nuestro país como una de las naciones en el mundo donde más se violentan los derechos humanos de su pueblo.
Pero realmente, ¿qué son los derechos humanos? Para contestar estas interrogantes que hoy, como en décadas, se encuentran en efervescencia nacional, tuvimos que recurrir a una de las fuentes más serias y profundas que hay en el Internet: www. monografías.com.mx¸ espacio que nos ilustró, y retomamos aspectos como los siguientes:
Cuando hablamos de la palabra derecho, hacemos hincapié en un poder o facultad de actuar, un permiso para obrar en un determinado sentido o para exigir una conducta de otro sujeto.
Son llamados humanos porque son del hombre, de la persona humana, de cada uno de nosotros. El hombre es el único destinatario de estos derechos. Por ende, reclaman reconocimiento, respeto, tutela y promoción de parte de todos, y especialmente de la autoridad. Estos derechos son inherentes a la persona humana, así también son inalienables, imprescriptibles. No están bajo el comando del poder político, sino que están dirigidos exclusivamente por el hombre. Así como todos los hombres poseen un derecho, siempre otro hombre o estado deberá asumir una conducta frente a esos derechos.
Mucho tienen que ver los derechos humanos con la democracia. Los estados, donde se los reconoce, respeta, tutela y promueve son democráticos. Y los que no los reconocen son no democráticos, o bien autoritarios o totalitarios. (¿Si se violentan sistemáticamente los derechos humanos en México, podemos ser un país democrático como lo expresó recientemente Peña Nieto?, ¿o más bien, será un país con un gobierno totalitario o autoritario?).
Para que estos derechos humanos puedan realizarse y reconocerse dentro de un ámbito real, el Estado debe encontrarse en democracia. La democracia es la que permite que todos los hombres participen realmente del gobierno de manera activa e igualitaria, cooperando con el reconocimiento, respeto, tutela y promoción de los derechos humanos.
En todos los sistemas donde no existe base de democracia, existen diversas situaciones donde falta equidad y justicia.
En cambio cuando media democracia, el hombre está inserto en una sociedad donde la convivencia es organizada, donde cada ciudadano tiene la garantía de que sus derechos serán respetados y tutelados al igual que él debe respetar a los demás; donde la convivencia es acorde a la dignidad de la persona teniendo en cuenta su libertad y sus derechos humanos. El Estado cumple un papel fundamental porque las autoridades deben, además de reconocerlos, ponerlos en práctica dentro de la sociedad, para que puedan desarrollarse en un ambiente próspero. Hasta aquí el apoyo de monografías.com.
Pero sin duda, ronda en la mente de algunos lectores el cuestionamiento sobre cuáles son los derechos humanos. Los expondremos a continuación: a la vida, a la integridad personal física, psíquica y moral; a la libertad personal, a peticionar antelas autoridades, a la libertad de expresión, a la protección de la libertad y de religión, a reunirse libremente y a asociarse a la identidad y la nacionalidad, a la propiedad privada, a circular y a residir en el territorio de un Estado, a un juicio justo en un plazo razonable ante un tribunal objetivo, independiente e imparcial, a la presunción de inocencia, a la defensa a no ser discriminado a trabajar, a la salud, a la cultura, a la protección y asistencia familiar, a la asistencia de niños y adolescentes, a recibir protección y asistencia durante el embarazo y parto, a una alimentación, vestido y vivienda adecuadas, a la educación pública y gratuita en todos los niveles de enseñanza, a un medio ambiente sano y equilibrado, a la auto determinación de los pueblos, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz en relación al consumo y uso de bienes y servicios, a vivir en paz, al desarrollo humano económico y social sostenible.
Ahora que los hemos recordado, el lector juzgará si en verdad se respetan tales derechos o en México se violentan sistemáticamente. Cada uno de nosotros puede juzgar.
Eugenio María De Hostos, exclamó: “Derecho no ejercitado, no es derecho; derecho no vivido, no es derecho; derecho pasivo, no es derecho. Para que él sea en la vida lo que es en la esencia de nuestro ser, hay que ejercitarlo. Ejercitarlo es cumplir con el deber de hacerlo activo, positivo y vivo”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas