Alejandro Vázquez Cárdenas
El Islam y la tolerancia
Miércoles 23 de Septiembre de 2015
A- A A+

La no muy actual pero sí renovada y agudizada emigración de habitantes de pueblos del Oriente Medio y norte de África, que huyen de las deplorables condiciones que existen en su países, ha tocado profundas fibras sentimentales de Occidente, singularmente con la foto de un niño ahogado en una playa de Turquía, tras el naufragio de dos embarcaciones de refugiados sirios. Dicha foto generó conmoción en Europa, enfrentada a una creciente presión para gestionar la llegada de miles de migrantes. Los dos barcos que naufragaron habían salido de la localidad turca de Bodrum con destino a la isla griega de Kos, puerta de entrada de la Unión Europea.
Imposible no sentir pena, tristeza y conmiseración al ver la foto del niño ahogado, y fácil es extender esa pena a todos los refugiados procedentes de esos atrasados y violentos países islámicos. Sin embargo no todos los habitantes de Europa y América reaccionan igual ante esta situación.
¿Razones? Básicamente una, religiosa, son refugiados musulmanes, seguidores del Islam y con una visión del mundo muy diferente a la de Occidente. Personas que difícilmente se adaptan a países con tradición democrática, laica y con leyes que penalizan la discriminación, el odio racial y que dan el mismo valor al hombre que a la mujer. Una rápida revisión de los grandes asentamiento musulmanes de Francia, Holanda y España muestran evidentes señales de la escasa o nula integración de estos personajes a la cultura del país que los ha recibido, no sólo en costumbres, vestimentas y ritos, sino incluso en cosas tan comunes como la televisión abierta. En los barrios musulmanes se observan enormes cantidades de antenas de televisión, pero orientadas para recibir las emisiones de Al Jazzera y sus virulentas prédicas antioccidentales. Ahí las madrazas (escuelas teológicas) suplantan en buen parte a la educación laica estatal.
Lamentablemente las muestras del odio musulmán a Occidente y a la tradición judeocristiana son pan de todos los días. El rencor, el resentimiento y la intolerancia de algunos segmentos fundamentalistas islámicos se puede constatar con facilidad.
La génesis del odio islámico hacia Occidente ha sido analizada desde varias perspectivas, desde las puramente religiosas hasta las más complejas que involucran razones culturales, económicas, históricas, políticas y geográficas. Rencor ancestral acumulado que no admite el simplismo de justificar todo a partir de la creación, en 1948, del Estado de Israel. Ejemplos reales del odio islámico los tenemos no sólo en las agresivas declaraciones de los líderes del terrorismo, sino también en boca de sus jeques y mullahs al predicar en diversas mezquitas. Ejemplos tenemos varios: sermón relativamente reciente del imán Al-Azhar Sheikh Muhammad Sayyid Tantawi, líder musulmán de mayor rango en el mundo sunita (una de las dos divisiones más grandes dentro del Islam). Este señor es equivalente al Papa para los católicos. En su sermón dijo: «Los sionistas y cruzados (cristianos), los enemigos de Alá, los descendientes de monos y puercos, son la escoria de la raza humana, las ratas del mundo, los violadores de los pactos y acuerdos, los asesinos de los profetas, y sí, son descendientes de puercos y monos».
Imagine a alguien, ya no digamos a un obispo, sino a un simple cura del rito católico, pronunciando semejante sermón, la prensa mundial lo acabaría.
Que los fundamentalistas islámicos son intolerantes hasta con ellos mismos, lo vemos en la diaria violencia del sanguinario Estado Islámico (ISIS), grupo terrorista de naturaleza yihaidista sunni singularizado por su violencia brutal en contra de quienes no piensan como ellos.
Ahora bien, no todos los musulmanes son radicales intolerantes, pero sí, innegablemente, muestran gran dificultad para integrarse y aceptar la totalidad de las normas que los occidentales consideramos normales y necesarias. Un ejemplo sencillo, en Riad, capital de Arabia Saudita, en los McDonald’s existe obligadamente segregación entre hombres y mujeres. Recordemos que “Islam” significa “sumisión”, algo que no a todos convence.
En fin, uno llega a pensar, por momentos, que quien dijo que el Islam, más que una religión, es una enfermedad, tiene algo de razón.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada