Hugo Rangel Vargas
Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes
Viernes 18 de Septiembre de 2015
A- A A+

En una crisis, los economistas tienen dos maneras diferentes de responder en su atención: una es la de la expansión del gasto y el déficit público para estimular la demanda agregada; y la otra es la de la contracción del gasto público, que a decir de los partidarios de esta vía, provocaría condiciones de estabilidad monetaria, mismas que ayudan al ambiente favorable para la inversión y la ulterior recuperación económica.
La primera opción suele ir acompañada de un crecimiento de la masa de dinero en circulación, lo que impulsaría a la baja a las tasas de interés estimulando así a la inversión; la segunda vía por el contrario sostiene que se debe sostener la disciplina monetaria para estabilizar los precios.
El mundo ha sido testigo en los últimos años de la implementación prácticamente paralela de estas dos vías de política económica frente a la depresión que se ha vivido desde 2008 y a la que han tenido que hacer frente los economistas que toman decisiones desde los gobiernos de Estados Unidos y de Europa.
La crisis que se gestó desde finales de 2007 y que tuvo como primer episodio la caída del banco estadounidense Lehman Brothers se ha extendido hasta el presente año por el conjunto de países desarrollados, empujando a la baja a las economías de prácticamente todo el orbe.
Frente a esta crisis, la respuesta de Europa y de Estados Unidos fue diferenciada. Los países integrados en la Unión Europea han atendido las recomendaciones de la contracción del gasto público hechas por las instancias conocidas como la Troika, a través de los llamados programas de consolidación fiscal. Los gobiernos de Europa han supuesto que las políticas de contracción del gasto y de restricción monetaria, enfocadas a reducir el déficit público y mantener el nivel de dinero circulante en la economía, provocarían confianza en los mercados, lo que, en último término, generaría empleo y recuperación económica.
En contraparte, Estados Unidos ha respondido con una fuerte expansión del gasto público que le llevó a tener un déficit casi equivalente al diez por ciento del PIB en 2009, punto más álgido de la crisis económica, y a incrementar la deuda gubernamental a niveles que equivaldrían a prácticamente el 95 por ciento del PIB en el año 2012. A esta expansión del gasto público se ha correspondido una bajísima tasa de interés y desde finales de 2008, la Reserva Federal bajó su rango objetivo para la tasa de fondos federales de 0 a 0.25 por ciento y comenzó a inyectar dólares a la economía para tratar de estimular su crecimiento.
Después de prácticamente siete años de ajustes diferenciados a sus respectivas economías para atender a la crisis, los resultados saltan a la vista también de manera diferente en ambos casos. Europa permanece estancada y la OCDE ha calificado en días pasados a su crecimiento económico como “decepcionante, dados los factores favorables de los que se beneficia”. A ello hay que agregar el enorme costo social de las políticas de desmantelamiento de los estados benefactores que según la OXFAM han provocado que en 2011, 120 millones de europeos se encontraran en condiciones de pobreza; cifra que se incrementaría entre quince millones y 25 millones hacia 2025 de continuar las políticas de contracción del gasto público recomendadas por la Troika.
Estados Unidos ha comenzado a ver signos de recuperación alentadores: el crecimiento económico ha sido revisado a la alza en 3.7 por ciento para el segundo trimestre de 2015, el libro beige ha reportado recuperación de la actividad económica en doce regiones del territorio norteamericano, el crecimiento del PIB ha provocado también una mejora en la recaudación fiscal generando reducciones en el déficit público que en 2015 será de apenas 2.4 por ciento del PIB y finalmente es previsible que la FED comience a elevar las tasas de interés a un ritmo gradual.
Sin asumir posición, los efectos económicos de distintas políticas públicas deben ser puestos en su justa dimensión. Si la economía es una ciencia, los resultados de las técnicas de política económica que derivan de ella deben ser evaluados por sí mismos y no a través del cristal de dogmas o de posiciones ideológicas preconcebidas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas