Rafael Mendoza Castillo
Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última
Lunes 7 de Septiembre de 2015
A- A A+

Es importante que “nuevo comienzo” no lleve a cabo una ruptura con la memoria histórica; por el contrario, resulta fundamental ir al pasado, desde el presente, a fin de efectuar una reflexión, un acto de pensar, una autoconciencia que nos permita recoger aquellos sentidos y significados que se identificaron más con la condición humana. Pero también develar otros, que se orientaron hacia la violencia física y mental, al robo, al despojo, la corrupción y la impunidad. No se puede partir de cero. Que “nuevo comienzo” no signifique olvido total del pasado, sino una actitud para revisarlo e interrogarlo.
Revisar y pensar la herencia histórica obliga, a quienes hoy acceden al Solio de Ocampo, a tomar distancia de la misma, porque ahí, en ese pasado, existen acciones, hechos de gobiernos anteriores, proyectos incumplidos, deudas, represiones, sufrimientos, inseguridades y muy pocas alegrías para los ciudadanos. No puede haber borrón y cuenta nueva.
Por otro lado, en esa herencia quedó un registro en el imaginario de la gente, donde los vacíos de poder, que dejaron las administraciones anteriores, fueron ocupados por organizaciones criminales, por poderes fácticos, grupos empresariales. Todos ellos buscaron sus intereses particulares y el bien común y la política quedaron en el olvido. En el nombre de la seguridad se anuló la política, cuyo valor es el contenido de lo público.
El “nuevo comienzo” que hoy se instala en el poder público de Michoacán no lo hace desde la nada, sino que llegó al proceso electoral, con una serie de percepciones que incluyen compromisos con la Federación. El secreto (lo opaco anula a la democracia representativa) forma parte de ese hecho, que puede ser de subordinación o de coordinación con respeto a la soberanía del estado. Esto lo veremos pronto, no adelantemos conclusiones.
Tomar distancia de la subordinación o de la coordinación respetuosa es importante porque elegir una u otra se reflejará en el contenido de las políticas sociales, económicas, culturales, científicas y tecnológicas que proyecte el PRD o la figura de cohabitación para los michoacanos. Si el “nuevo comienzo” elige la primera relación, todas su políticas tendrán el sello de las reformas estructurales que Peña Nieto y la plutocracia le han impuesto, unilateralmente, al país. Si se elige la segunda, el PRD tendrá un margen de maniobra para tomar decisiones en favor de los que el desarrollo capitalista ha dejado en la marginalidad, en el olvido; es decir, los pobres.
Tampoco nos engañamos ni engañemos a la gente, ningún partido de los registrados sostiene un espíritu anticapitalista, más bien orientan sus acciones por intereses privados, por reproducir las reglas y normas del propio orden neoliberal. Esperamos que el “nuevo comienzo” rompa con esa relación social y se oriente en la construcción de instituciones de bienestar para la mayoría de los excluidos. Esta política no impide a los michoacanos pensar en los movimientos sociales, los cuales, por su autonomía y espíritu anticapitalista, por su política social, desde abajo, están en mejores condiciones de transformar este orden del capital.
Sabemos que la historia es un campo de batalla donde la voluntad de unos pocos ha vivido de la sangre, del cuerpo, de la mente de la mayoría. Pero esa batalla no implica un determinismo natural o de dioses, sino que incluye la conciencia crítica, la rebeldía, el enojo y la acción constituyente de los excluidos, de la voluntad popular, para transformar esta realidad social que ha protegido a los poderosos, a los explotadores, a los dominadores.
El “nuevo comienzo”, si se orienta por defender la dignidad de los michoacanos,
fundará sus acciones políticas en poner límites, no sólo al gobierno federal, sino a cualquier fuerza política, expresada ésta en grupos criminales, empresariales, que pretendan ocupar espacios de poder o que intenten subordinar las decisiones del nuevo gobierno hacia el interés privado. Es aquí donde la política se vincula con la ética, dado que la primera se instala en la correlación de fuerzas de poder, de hechos, y la segunda le apuesta al valor como fundamento humano. Una política que acciona sin ética es fuerza bruta, pero una ética sin política es pura ilusión.
Por ello es importante que el “nuevo comienzo” construya un programa de reivindicaciones incluyente, de lo social, político, económico, cultural, científico, educativo, tecnológico, pero que recupere las experiencias en todos esos campos de los movimientos sociales que existen en el estado. El reconocimiento del otro en su diferencia cultural evita la hegemonía de una sola visión del mundo. Entender que ya no se puede gobernar siendo autoritarios, sino escuchando al otro, como igual y distinto. Frente a la política de fuerza para eliminar o desaparecer al otro, asumamos la política de respeto a lo que quiere y desea el otro, como opción social de futuro. Todo decálogo es un dogma.
El “nuevo comienzo” tiene que partir del malestar que existe en el tejido social, expresado éste en grupos, individuos, clases, movimientos sociales, en la realidad michoacana. En todos ellos existe frustración, coraje, rebeldía, resistencia, temores, miedos y esperanzas. Así, el movimiento de maestros de la CNTE resiste la imposición de una Reforma Educativa que le apuesta a un reordenamiento laboral y administrativo, pero no educativo. La comunidad de Cherán resiste a la partidocracia y al robo de su patrimonio histórico. Los grupos de autodefensas legítimas resisten ante grupos criminales.
Otros grupos e individuos, la mayoría de excluidos, resisten las fuerzas del mercado, las privatizaciones, el robo del excedente y el despojo del patrimonio de la nación, a veces en la soledad, frente a un televisor, en los vicios, en el yoga, en la religión y otros calmantes, ajenos la política. Qué fuerza, qué idea, puede despertar el entusiasmo y conjuntar las voluntades, organizadas o no, en un gran movimiento social, desde abajo, para frenar esta crisis, no sólo moral, social, sino civilizatoria. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción