Hugo Rangel Vargas
Cerati: Pasión por la eternidad
Viernes 4 de Septiembre de 2015
A- A A+

Con una tremenda normalidad nos invade el futuro. Stephen Hawking ha planteado que hay dos maneras de transitar en el tiempo, una, digamos el llamado tiempo real, que es de corte horizontal y cuyo trayecto nos conduce al envejecimiento; la otra tiene carácter vertical, sólo comprensible en la ciencia ficción y que marcha perpendicularmente a la línea de tiempo real. Recorrer de esta última manera el tiempo demanda seguramente la ligereza y levedad de la imaginación, de esta magnitud es la convocatoria indecible que contiene el talento de un argentino que nació en el emblemático 1959.
Gustavo Cerati retó al tiempo y se abrió a él. Colocó en cada una de sus letras la cita de un anagrama quizás aún indescifrable y que serviría para entender a un músico que se preocupó más por hacer un recorrido que por saber a dónde iba. Bocanadas de psicodelia se impregnaban desde las primeras composiciones que en Soda Stereo retaban a la tradición rockera de América Latina.
Para Cerati no había moldes. En una Argentina confrontada con Inglaterra por Las Malvinas y en la que se prohibía la música en inglés, la Fuerza natural y la “Magia delirante” del poeta bonaerense le llevaron a adquirir la influencia de las atmósferas del rock progresivo británico mezclado con el espíritu irredento del pop. Así, en su inspiración artística, “Beautiful” no era sólo un reto a las barreras del idioma impuestas por un nefasto conflicto, significaba precisa y levemente beber la pereza del soñar.
El mundo parece adquirir una tesitura menos compleja en los ojos claros de Cerati y en sus ágiles manos que al enfrentar la guitarra se atrevieron a poner a gravitar al paladar de muchos en torno a un “Jugo de luna”, receta infalible que Sabines ya de por sí recomendaba en dosis precisas para quienes se habían intoxicado de filosofía, sólo que ahora con el efecto colateral de la perdición en un zigzag frenético.
El juego artificioso de Cerati comenzó con un “Jet set”, mofa alivianada de un status quo aspiracional al que se puede acceder con un Rolex en una muñeca que empuja un puño hacia el bolsillo roto. Él abrió un túnel de imaginación y fantasía que servía de evasión a toda una generación que en América Latina vivía en permanente crisis. La década pérdida no era sin embargo el contenido, ni por equivocación, de alguna inspiración para un prodigioso que sostenía que sus “letras no suelen hacer referencia a nada. Yo creo que la canción es artificio. No sólo lo creo, sino que defiendo a muerte esa idea estética”.
El viaje en el tiempo de Cerati siempre mira hacia el futuro, la vanguardia es su trayecto, la reinvención es su reto. Y es que, en efecto, de las historias pasadas no le aturdía saber. En la cabeza de Cerati no cabía pues el tormentoso ruido que causa la realidad y los lastres del pasado. La furia resulta incluso una máscara con la que la cotidianidad puede ser vista desde las alturas, mientras uno mismo se confunde con el éter de la totalidad.
El extremismo surrealista al que sentencia Cerati a su interlocutor, el escucha, puede llegar al punto de condenarlo al olvido entre números perdidos en canciones ocultas que, sin embargo, esconden la belleza del reto a la inteligencia. Pero algo se puede agradecer de esas expías impuestas a quienes nos atrevemos al viaje de la imaginación junto a Cerati: en toda su obra hay áreas inconclusas esperando a ser colmadas por la sensibilidad de quien interactúa con ellas.
Nada pudo haber sido más dolorosamente significativo para el poeta que el largo tiempo sin viaje que vivió los últimos meses de su vida, en el que la ausencia de olvido lo condenaba al fatal destino de los gigantes, en el que las horas pasaban y los días se sentaban a morir. Como si la letra de su muerte se hubiera escrito teniendo de fondo el reloj derretido, evocación mágica de La persistencia de la Memoria de Dalí, misma que pervive en su “Déjà vu” que ha dejado como letanía la afirmación dogmática: “Todo es mentira, la poesía es la única verdad”.
Navegar por el tiempo no es sólo una aventura, es renunciar al entorno impunemente; así como ocurre con un “Crimen sin resolver”. Atreverse a recorrer el tiempo imaginario del que habla Hawking es emprender un trayecto en el que sólo se contemplan colores adyacentes que divagan entre azules y rojos, como lo describiría Carl Sagan en Cosmos. Aunque esos largos viajes sólo pueden ser entendidos con un ancla de por medio, algo que deje claro lo que pasa. Para muchos, pese a un año de su ausencia, Cerati ha dejado esa áncora para asimilar que no hay extravío en el camino con la guía de la intuición: la pasión imposible del porvenir es la eternidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas