Hugo Rangel Vargas
Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?
Viernes 28 de Agosto de 2015
A- A A+

En las últimas décadas, en nuestro país los funcionarios públicos encargados de elaborar la política económica han llevado a la práctica la idea de mantener la estabilidad de precios a toda costa. Para ellos, mantener a raya el crecimiento de los precios o de la inflación es prioritario como objetivo por encima del crecimiento económico o la generación de empleos.
Y es que los defensores de esta idea sostienen que a largo plazo el crecimiento económico llegará si se mantienen precios estables que permitan desarrollar con normalidad las inversiones y el clima de negocios. El fetiche de los precios es tal que, para sus creyentes, no se puede transigir ni un ápice en la disciplina antiinflacionaria, por lo que el sacrificio de un poco de crecimiento económico en aras de un férreo control inflacionario es loable a la luz de la recompensa futura de prosperidad y empleo.
Los resultados de estas políticas públicas están a la vista en México. Las tasas de inflación, objetivo central de las administraciones neoliberales se han visto controladas drásticamente al punto que el crecimiento de los precios en la primera quincena de agosto tuvo un mínimo histórico desde 1988 al alcanzar una tasa anualizada del 2.64 por ciento.
En contra parte, desde la administración de Carlos Salinas de Gortari, en la que el crecimiento de la economía tuvo una tasa promedio anual de 3.9 por ciento, esta cifra ha mostrado un descenso sexenio tras sexenio para llegar, a lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto, al 1.8 por ciento en promedio anual. El control de la inflación sin duda ha cobrado la penitencia del crecimiento económico, pero la recompensa de la prosperidad a futuro no ha llegado después de casi 30 años de sacrificio.
Sin embargo, una temporada difícil parece avecinarse para el castillo de naipes que se ha construido sobre la base de la estabilidad de precios. La depreciación de la moneda nacional frente al dólar, que ha acumulado en los últimos doce meses un 22 por ciento, amenaza ya con empezar a cobrar efectos sobre la inflación, dejando nuevamente sin utilidad los tributos que se han rendido ante el control de esta última variable en los últimos años.
Hasta el momento los efectos inflacionarios del incremento en el tipo de cambio no se han dejado ver debido a que los precios de ciertos insumos que tienen un encadenamiento sobre la definición de los costos de la producción de muchos bienes y servicios, como algunos combustibles, electricidad y algunos metales, no han mostrado signos de incremento.
Paradójicamente, a ello hay que agregar, según declaraciones del propio gobernador del Banco de México, que la “demanda agregada débil ha contrarrestado algunos costos mayores en insumos importados causados por la depreciación de la moneda nacional”, lo cual significa que nuestra debilidad económica provoca que las importaciones de bienes, ahora más caros ante un tipo de cambio más alto, no haya crecido y, en consecuencia, esto no se traduzca en presiones inflacionarias.
Sin embargo, parece cuestión de tiempo para que la devaluación le cobre la factura a la inflación en una economía dependiente de insumos y de paquetes tecnológicos importados del vecino país del norte. Al menos así lo evidencia el crecimiento del índice de precios al productor que durante julio se mostró al alza en rubros como mercancías y servicios finales, actividades primarias, entre otros, alcanzando tasas anualizadas cercanas o superiores al cinco por ciento.
Esto no significa otra cosa más que los costos de los insumos de la producción ya están teniendo impactos a la alza y el hecho de que estos se trasladen a incrementos en los precios depende de cómo responda el sector industrial y comercial en su traslado al precio final al consumidor.
Mientras esto ocurre permanece en vilo la idea de la utilidad del ya recurrente llamado a “apretarse el cinturón” que ha mantenido a la economía mexicana en permanente estado de depresión ante el espejismo del crecimiento futuro con estabilidad de precios.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas