Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Periodismo…peligro latente
Viernes 14 de Agosto de 2015
A- A A+

Si afirmamos que ser periodista, en cualquiera de sus vertientes, en México es un peligro latente, corremos, y con razón, el riego de que todos opinen: no solamente dicho gremio sino gran parte de la población mexicana y ciertos turistas extranjeros que tienen la osadía de visitarnos; ahora que si quieren especificar más, no faltarán quienes puntualicen los asesinatos o secuestros a mujeres, homosexuales, a transportistas, y así podíamos seguir con una lista interminable en cualquier jerarquía social o profesional. Todo ello es preocupante, pero lo más preocupante es que año tras año, mes con mes, seguimos diciendo lo mismo y no pasa nada, aunque autoridades federales digan, a través de sus medios oficiales, que se hace todo y con éxitos comprobados… nada más alejado de la realidad. En México se vive en zozobra constante, desde luego quienes cumplen una u otra tarea en el periodismo, no quedan exentos de ello, al contrario, siendo un quehacer de difusión y denuncia pública, en consecuencia están más expuestos ya que el anonimato prácticamente no existe.
A últimas fechas han sonado casos lamentables, casos donde la violencia y las circunstancias se encuentran en oscuridad, o al menos no existe transparencia total, donde el periodismo se ha puesto de luto, donde, de alguna forma, se ve trastocada la labor informativa puesto que su impacto mueve o influye en la opinión pública, aunque la sociedad no quiere ni héroes ni mártires de la información, pero al mismo tiempo ha demandado claridad y justicia en los hechos. El último de ellos ocurrió en el estado de Veracruz, otra vez involucrada dicha entidad, siendo asesinado el reportero de Televisa Juan Heriberto Santos Carrera y cinco personas más, entre ellas un reconocido delincuente; el asunto es que ante la opacidad de los hechos y la falta de credibilidad y capacidad en las autoridades surgen más dudas que certezas del acontecimiento, porque se ha vuelto común involucrar a periodistas ya no como víctimas, sino como posibles cómplices o afines a ciertos elementos nocivos, versión más sencilla para deslindarle responsabilidad al Estado. Sin dejar de reconocer que pueden existir casos aislados donde el representante de prensa pueda estar involucrado en actividades no convenientes.
A nivel mundial la queja de agencias noticiosas de renombre ha sido constante, inclusive ha ido en aumento, México se encuentra en el ojo del huracán en cuanto a seguridad de periodistas se refiere (asesinato, secuestro, extorción, intimidación) nuestro gobierno ha sido señalado como ineficaz, inoperante para sanar una sociedad que está podrida desde sus entrañas y a muy altos niveles; una colectividad que reclama paz, justicia y desarrollo social, pero que es testigo y víctima de la inutilidad de esquema político que es más accesible para cumplir con requerimientos y exigencias de organismos internacionales que con las propias de su pueblo, lo que en el argot popular podría señalarse como “candil de la calle y obscuridad de su casa”.
De acuerdo con el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés), incluso de acuerdo con la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros sin Fronteras (RSF), México ocupa el lugar 148 de 180, en donde el número uno es el país con mayor libertad, en donde se encuentra Finlandia, en donde ningún periodista fue asesinado ni agredido durante el año pasado.
La posición de México se debe a que en la última década han sido asesinados más de 80 periodistas y 17 han desaparecido. Cerca del lugar de México, pero con mejores evaluaciones están Malasia, Bangladesh, Burundi, Camboya y Venezuela. Mientras que el 29 por ciento se encargaban de reportar sobre corrupción, 21 por ciento sobre política, doce por ciento sobre cultura, seis por ciento sobre derechos humanos y tres por ciento sobre deportes.
La mayoría (94 por ciento) fueron hombres y en uno de cada diez de los asesinatos hay sospecha de que la orden haya provenido del gobierno. De acuerdo con el mismo Comité, 72 por ciento del total de los casos quedaron en total impunidad, mientras que en 28 por ciento la aplicación de justicia fue parcial. Los cuatro países donde han sido asesinados más periodistas que en México durante este año son Yemen (cuatro), Sudán del Sur y Siria (cinco) y Francia (ocho). En los tres primeros hay guerras civiles en curso y en Francia fueron consecuencia de un ataque terrorista a la revista Charlie Hebdo. Los reportes aquí presentados no tienen considerados los acontecimientos de las últimas semanas, mucho menos lo ocurrido hace tres días en Orizaba, Veracruz.
Hace un año México estaba considerado, en todo tipo de estudio como el sexto lugar donde los periodistas corrían más riesgos, de asesinato o secuestro, pero en este año se encuentra posicionado en el quinto; así que, por lo percibido, pronto podríamos ocupar un tercer lugar para obtener así medalla de bronce. ¡ Claro que sí se puede!
La familia periodística, de cualquier región del país, constantemente se encuentra de luto o en la incertidumbre por secuestros, así es imposible realizar una tarea informativa clara, transparente y eficaz como el oficio y la sociedad lo requieren, de ahí que urjan medidas para la protección del gremio en particular y de la población en general. Sabemos que es complicado porque no sólo se trastocarían intereses de bandas delictivas, sino inclusive de empresarios y políticos que anhelan continuar viviendo en el glamur y la impunidad.
Comprendemos que es difícil y hasta peligroso ser gobernante, pero más difícil y riesgoso es no serlo, ya que la gente común, donde se encuentran los periodistas, no cuentan con autos blindados ni con sofisticados equipos de seguridad, salen de sus casas sólo acompañados con el fervor a Dios y con la bendición de su madre… hay políticos, empresarios y delincuentes que pareciera que nunca la han tenido.
En 2012, Pepa Bueno recordó una frase del periodista Miguel Ángel Aguilar, según el cual “en las inundaciones, lo primero que falta es agua”, y la trasladó al periodismo: “Cuando el río de la información nos arrasa, hace falta más que nunca el periodista que interprete. Y este es un ejercicio que está en peligro en todo el mundo”. ¿Acaso, nada se podrá hacer?

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas