Hugo Rangel Vargas
Cárdenas frente a Navarrete
Viernes 14 de Agosto de 2015
A- A A+

Aquella escaramuza de noviembre del año pasado protagonizada por Carlos Navarrete Ruiz y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano parece haber concluido con la razón a favor de este último después de la salida del primero de la dirigencia nacional del sol azteca, aprobada por el Consejo Nacional de dicho partido apenas este fin de semana que concluyó.
Lo que pudo haber sido una salida con cierto decoro y una muestra de apertura de parte de Navarrete Ruiz previo a la elección federal de 2015 terminó siendo una puerta de escape a la mayor crisis que ha sufrido el PRD desde su fundación.
Y es que los resultados electorales dan cuenta de un partido que perdió buena parte de sus espacios de representación y que, pese a seguir siendo la mayor fuerza política de izquierda, ha venido retrocediendo al punto tal que tendrá en la próxima Legislatura la menor bancada de su historia en la Cámara Baja.
Los planteamientos de Cárdenas en la carta del 17 de noviembre de 2014 eran claros: se había agudizado la crisis del PRD después de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la adopción de prácticas clientelares colocaban a dicho partido en una situación de postración y agotamiento; el partido, pues, desde su punto de vista, “se había ido diluyendo como institución y como opción política frente a la ciudadanía y la opinión pública”.
La alternativa frente a este trance, según Cárdenas, también era evidente: la salida de Carlos Navarrete de la dirigencia nacional era necesaria a efecto de que se abriera paso a una reforma profunda al PRD que cancelara el mecanismo de “corrientes y pesos relativos” en la toma de decisiones y poder así “enfrentar en mejores condiciones las coyunturas políticas inmediatas”.
Las demandas de Cárdenas fueron atendidas en un desabrido encuentro público entre él y el líder nacional del PRD el 25 de noviembre de ese mismo 2014. Después de ello, la renuncia del fundador de este partido no se hizo esperar y los resultados que entrelineas predecían las consignas de Cárdenas Solórzano sucedieron para el sol azteca unos meses después.
Con el reconocimiento implícito de la situación de crisis y de buena parte de los factores que la originaron, mismos que habían sido planteados por Cárdenas Solórzano unos meses atrás, Carlos Navarrete terminó dejando la dirección nacional de dicho partido, sólo que ahora con el agravante del desastre electoral que ocurrió en junio pasado y que ha puesto en vilo las posibilidades futuras del PRD en el escenario nacional.
La catarsis no sólo cobró como víctima la cabeza del dirigente que duró menos de un año en el cargo, también puso fin a la actitud de desdén de Nueva Izquierda (grupo al que pertenece Navarrete Ruiz) frente a la pulverización de las fuerzas progresistas que se aceleró desde la llegada de dicho agrupamiento a la dirigencia nacional del sol azteca.
Derivado de esto último surgió el nombramiento, por parte del Consejo Nacional perredista, de una comisión de diálogo con otras fuerzas progresistas, misma que ha sido entendida en la opinión pública como una delegación de interlocución con Cuauhtémoc Cárdenas y con Andrés Manuel López Obrador. Valga decir que en esta comisión no figura ninguno de los líderes importantes del grupo que ha mantenido la dirección nacional perredista en los últimos años.
La obcecación, pecado capital del ser humano que se dedica a los asuntos públicos, le ha cobrado una factura importante a Carlos Navarrete. Este yerro también es cometido por el otro interlocutor natural dentro de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, quien mantiene una postura intransigente frente a la posibilidad de diálogo con el PRD. Por lo pronto, en esa encrucijada para la izquierda, una figura ha ganado una nueva batalla en el terreno de la razón histórica: Cuauhtémoc Cárdenas, a quien el partido que fundó vuelve a verle a los ojos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad