Rafael Mendoza Castillo
La minoría gobierna a la mayoría
Lunes 10 de Agosto de 2015
A- A A+

La relación de poder, que articula la mayoría sobre la minoría, el amo y el esclavo, burguesía y proletariado, gobernantes y gobernados, ricos y pobres, satisfechos e insatisfechos es reveladora de que unos, los pocos, explotan y alienan a la mayoría. Aunque esta última, continúa resistiendo y rebelándose, de varias formas.
Para clarificar lo anterior, se requiere que en nuestra conciencia o subjetividad se incorpore un acto de admiración, de pregunta, de autoconciencia, de distancia, conforme a la razón crítica, con la finalidad de quitarle, a dicha relación de poder, sus pantallas, sus velos, sus máscaras, a fin de conocer y reconocer, que su estructura tiene un contenido histórico, el cual permite la posibilidad de transformarla en otra opción, otra alternativa y otro sentido, que elimine todo aquello que provoque dolor, terror o sufrimiento en los excluidos y marginados.
Es importante entender que dichas relaciones de fuerza, de dominio y de obediencia, no son naturales, sino que son construidas por los mismos componentes de la relación y, por lo tanto, uno de ellos, los oprimidos, esclavizados, subordinados y explotados, pueden decidir, vía la acción constituyente (política), romper esas cadenas y generar otras opciones de vida, fundadas éstas en otra formación social, con un nuevo entramado institucional, más acorde con lo humano.
Las relaciones de poder que van dando sentido a lo que existe como objetos, cosas, saberes, conocimientos, creencias, conciencia, esquemas de percepción (habitus), prácticas y acciones, son apropiadas o expropiadas por seres concretos, élites, oligarquías, poderes fácticos, que las ponen a su servicio particular, aún siendo una minoría de la población.
Es correcto decir que esa minoría, no sólo concentra el poder, la riqueza, la relación de fuerzas militares, policiacas, sino que produce también un sentido simbólico, que le sirve para engañar y mentirle al otro, que permanece en desventaja en dicha relación social.
Por otro lado, es muy ilustrativo recuperar las ideas del bueno de David Hume: “Nada es más sorprendente para los que consideren los asuntos humanos con mirada filosófica que ver la facilidad con la que la gran mayoría es gobernada por una pequeña minoría, y observar la sumisión implícita con la que los hombres anulan sus propios sentimientos y pasiones en favor de los de sus dirigentes”.
La relación de poder que envuelve a gobernantes y gobernados, no corresponde a un fatalismo o determinismo mecánico, causado por dioses o por la naturaleza, sino que ahí está presente la voluntad humana o pleito de voluntades (poder), acompañada ésta, de sujetos reales, con distintos intereses, deseos y sentimientos, unos a favor del bien común y otros, buscando la satisfacción personal, de grupo o de clase social.
Ante esta problemática, me surgen varias interrogantes. Recordar, que sin preguntas, sin asombro, sin admiración, que pedía Aristóteles, no existe la posibilidad de comprender, de explicar, sobre todo, de reconocer que en esa relación dominado-dominador, explotador-explotado, existe una estructura simbólica, un capital simbólico y una violencia simbólica, como mediaciones. No cabe duda que el que domina explota y el que explota domina. En ese sentido, quien pretenda humanizar dicha relación, lo que hace es perpetuarla, eternizarla y reproducirla, en el tiempo y en el espacio.
La violencia simbólica, como estrategia de gobierno prianista, siembra en la conciencia y en el comportamiento de la gente, en las clases subalternas, miedo y terror, los cuales paralizan a los ciudadanos ante el mundo. Esa violencia simbólica no sólo es formal, lógica o psicológica, sino que está presente en lo real, en lo cotidiano, y a diario topamos con actos violentos, con cuerpos sin vida, con desaparecidos y, en general, cuerpos violados y torturados (los gobernantes ni la ven ni la oyen). A esto no se le puede llamar vida, sino muerte del tejido social.
Es necesario develar los mecanismos, a través de los cuales el poder y el capital reproducen la sumisión y la conformidad social, en la mayoría de la población. Esos mecanismos no son patentes y claros, ante la conciencia de las personas, sino que tienen la cualidad de permanecer invisibles y, a veces, nos olvidamos de su existencia. Por eso, el poder difunde, vía los medios de comunicación, de toda naturaleza, opiniones, creencias, mitos, mentiras, imágenes, verdades a medias, muy ajenas a la conceptualización, conforme a la razón crítica.
Algunos intelectuales consideran la posibilidad de construir un consenso racional, deliberativo y público, entre clases explotadas y clases que tienen años haciendo uso privado de las instituciones del Estado, que hoy nombro como canalla y que no tiene nada de simplificado o achicado. Este último ha venido cumpliendo con los dogmas que le impone la globalización, esto es, ha privatizado el patrimonio de la nación, reducción del gasto público y, lo peor, desregulariza todo aquello que tiene que ver con la problemática social y de distribución de la riqueza. De ahí la desigualdad brutal que padecen millones de mexicanos.
En ese sentido, no es posible un consenso racional, porque no somos una sociedad de iguales, sino una sociedad donde la desigualdad y la injusticia social son reales, se observan, se ve y la sufren seres de carne y hueso. Por eso es imposible el consenso racional. Por ello, avizoramos un desenlace violento, si no paramos el tren desbocado del capitalismo, cuya ley o valor de cambio, concentra la riqueza en el uno por ciento de los mexicanos (un millón de familias). Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)