Hugo Rangel Vargas
Los temores de Peña Nieto
Viernes 31 de Julio de 2015
A- A A+

La inmensa aventura de la vida trae desde la niñez épicas travesías que comienzan con el primer paso. Desde el aprendizaje del andar, los pequeños seres humanos asimilamos que los tropiezos son parte de la pedagogía de este mundo. Ahí, sin embargo, en las caídas y durante los yerros de la infancia, el primer clamor invoca el auxilio de la madre. Este impulso elemental, que queda grabado en nuestras mentes, se reproduce durante otros momentos difíciles, que ya en la etapa adulta nos llevan a hacer expresiones como el dormir en posición fetal o correr a la casa paterna durante algún momento de crisis.
Colocado en un vendaval de contrariedades y estragos, extraviado por un futuro prometedor devenido en pesadilla, el presidente Enrique Peña Nieto dio muestras el pasado 25 de julio de la vivida reacción de quien se encuentra en medio del vapuleo y debe regresar a casa a acicalarse las heridas y a llorar el trago amargo del tropiezo.
Anunciada como una reunión de evaluación al interior del PRI de lo que va de la administración peñanietista, el evento del tricolor denominado Unidad para Continuar con la Transformación de México fue más bien el asilo de un presidente que no ha dado pie con bola en los grandes temas nacionales y que pese a ello sostuvo a su partido como la primera fuerza política en el pasado proceso electoral.
Fieles al estilo de antaño, los priistas se aprestaron a recibir al que ellos mismos denominan “el primer militante” de su partido. En un evento faraónico en la sede nacional del tricolor sólo hubo espacio para dos oradores: César Camacho Quiroz y Enrique Peña Nieto. El protocolo palaciego así lo exigía y frente a él, Peña Nieto respondió con un discurso de más de media hora.
La preocupación de la disertación presidencial delineaba con precisión los dos temores que le obligaban a regresar a la casa paterna. En su lista de demonios a exorcizar no se encontraba el fracaso de las reformas estructurales, la crisis de inseguridad que sigue asolando a franjas enteras del territorio nacional, el crecimiento de la pobreza que han arrojado las cifras oficiales pese al esfuerzo de la Cruzada contra el Hambre, la sombra de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa o las violaciones a los derechos humanos por los cuerpos de seguridad nacional, la devaluación rampante de la moneda nacional; vaya, ni siquiera la fuga de El Chapo Guzmán. No, para Peña Nieto había dos grandes fantasmas que acicatean sus temores: el descontrol de la sucesión presidencial y la posibilidad del ascenso de lo que él llamó \"populismo\".
Contra la adelantadísima sucesión presidencial lanzó el exorcismo retórico del llamado a cerrar filas en torno al \"proyecto de nación\". Pero ahí, en la catedral del simbolismo político, donde adquirió valor la frase de que \"en la política la forma es fondo\", estaban en primera fila quienes ya han comenzado a trazar sus rutas para el 2018. Y es que lo que quizá pudo haber sido pensado como un llamado a la fortaleza y la unidad al interior del tricolor, podría ser más bien una evidencia del permanente y continuo debilitamiento del control del presidente sobre su gabinete, que ahora parece el campo de batalla de su propio relevo.
Al segundo demonio, al del \"populismo y la demagogia que amenazan el planeta\" y frente a cuyo \"riesgo\" \"México debe estar consciente\", el presidente Peña Nieto convocó a la renovación de la \"misión ética y social\" del PRI, en la que \"la rendición de cuentas y el combate a la corrupción\" deben ser el ejemplo que den las autoridades. Esto que bien pudo ser tomado como un ardid presidencial por construir un enemigo común que una al PRI, es la proyección de una derrota adelantada que podría cobrar las facturas de una desastrosa administración peñanietista que permita conquistar la mayoría electoral a una opción política que Peña Nieto ya comienza a calificar con el mote de \"populista\".
La agenda presidencial parece tomar un nuevo giro después del proceso electoral intermedio. En la nueva lista de prioridades ya ha quedado claro que la sucesión presidencial y la derrota del \"populismo\" son los ejes en los que, con camisa roja puesta, Enrique Peña Nieto definirá el derrotero de los siguientes tres años de su administración. Entre tanto el presidente ha llorado los tropiezos en los brazos paternos y se alista a emprender un nuevo andar del que ya ha develado sus temores.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas