Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
Música clásica en Morelia en vacaciones
Martes 28 de Julio de 2015
A- A A+

Esto es una hermosa novedad en el ámbito cultural de la ciudad, que cumple varias funciones: alivia el síndrome de abstinencia de los melómanos empedernidos y ofrece foros de expresión a jóvenes músicos, que los necesitan como parte esencial de su formación profesional. El Conservatorio de las Rosas ha programado por lo menos cuatro conciertos para este periodo vacacional, tres de ellos la semana pasada, a hora temprana de la tarde, en la Sala Niños Cantores. Yo estuve en el del miércoles 22 de julio.
Corrió a cargo del Quinteto de Vientos Cantera Winds, constituido por alumnos avanzados de las cátedras correspondientes de la Facultad Popular de Bellas Artes de la Universidad Michoacana. Ello son Andrés Aviña, flauta; Carlos Campos, oboe; Antonio Altamirano, clarinete; Edel Ortiz, corno francés, e Iván Cruz, fagot. Lo dirige, aunque no aparece en escena, el maestro Everardo Gastélum. Hicieron un programa breve, variado e interesante. La Sala Niños Cantores lució media entrada.
El quinteto de alientos es un conjunto clásico de la música de cámara. Su consolidación en ese ámbito es reciente si se compara con los grupos basados en la familia de los violines. Su mayor y más importante repertorio data del siglo XX pero hay ejemplos desde 100 años antes.
Para abrir la velada, Cantera Winds puso una pieza del año 1900, “Pastoral”, de Gabriel Pierné, compositor francés que vivió y compuso en tres periodos trascendentales de la música: el fin de la romántica, el impresionismo y el modernismo. La pieza que escuchamos es de una ambigüedad y medianía increíbles. Utiliza un tema bucólico único y de pobre lirismo, que repite y desarrolla sin variedad ni fortuna. Dura apenas cinco minutos, pero parece largo por lo aburrido. Entiendo que es una pieza obligada para un conjunto joven y en formación como Cantera Winds, a la búsqueda de repertorio variado, y también entiendo algunas desafinaciones del corno, instrumento tremendamente difícil de dominar.
Siguieron con el “Quinteto No. 1”, de Giuseppe Cambini (1746-1825), italiano radicado en París que lo compuso en 1802. Es una obra característica del clásico temprano, muy sólida en su academismo, equilibrada, de lindas melodías armonizadas en forma sencilla pero deliciosa y puestas en los ritmos moderados de la época, pero con una clara dinámica que mucho se disfruta a lo largo de sus tres movimientos clásicos. Bien ejecutada por Cantera Winds resultó claro que les falta madurez para conseguir una interpretación más en el sentido clásico de la obra, orgánico de los cinco instrumentos. Pero me parece de mérito haberla puesto y dárnosla a conocer en buena forma.
En la segunda parte tocaron la “Suite Candelaria”, de Mario Kuri Aldana (1931-2013). Este maestro mexicano abordó la música clásica y la popular teniendo mejores logros en esta última; el bolero “Página blanca” es magnífico. En la música clásica no tuvo la misma fortuna y cayó en algún plagio muy burdo. La “Suite Candelaria” es una serie de tres piezas cortas (“Canción”, “Jarabe” y “Rondó provinciano”), melodías folclóricas mexicanas armonizadas para quinteto de alientos, pero sin ningún desarrollo o trabajo académico mayor. No me parece obra de mayor mérito y no la escuché con interés, lo que me impidió valorar la interpretación.
Cerraron el programa con “Danza del mediodía”, magnífica pieza del mexicano Arturo Márquez (nacido en 1950). Pieza característica del autor, es larga, con temas propios, largos también y de lirismo muy afortunado, armonizados de forma tal que puede ponerse y gusta con casi cualquier combinación instrumental y en ritmos propios de Márquez, aunque tomados de ritmos caribeños muy emotivos. Yo no la conocía, pero es inconfundible en su autoría y es deliciosa.
Por las razones que sean, emoción nacionalista o mayor estudio o modernidad, fue la obra que mejor se ejecutó e interpretó en la noche, emocionó profundamente al público y mucho la aplaudimos. No hubo encore y qué bueno.
Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural