Hugo Rangel Vargas
Semeí, Mireles y el Tri
Jueves 23 de Julio de 2015
A- A A+

El gusto por el futbol es apasionante en la medida en la que consume la atención de los aficionados durante los minutos de juego a la expectativa del elixir del gol. Amar el futbol no precisamente es amar el resultado de un encuentro, por mucho que el equipo del que se es fan se juegue la vida en él. Un concepto de juego debe predominar sobre los resultados, o como lo diría César Luis Menotti, “se puede perder un partido pero lo que no se puede perder es la dignidad por jugar bien al futbol”.
Una injusticia legal, una traición al futbol, una complacencia corrupta con el resultado; fue el espectáculo al que acudimos durante el juego en el que la Selección Mexicana de Futbol eliminó, en fase de semifinales, a su par panameño. Ahí, tal como ocurrió en el partido anterior ante Costa Rica, el seleccionado nacional no tuvo mucho que ofrecer más que la capitalización de la injusticia de un árbitro que concedió dos goles legalmente contados a su favor, pero infamemente concedidos por un réferi que forma parte de un gran engranaje que defiende al futbol como un negocio y no como un espectáculo.
La injusticia elevada a la suprema categoría de bondad, la injusticia encubierta tras el fango de la ley como letra, mas no como espíritu; esta es la hipocresía que tuvo como escenario un campo de futbol, pero que en otros momentos se ha reproducido en múltiples aristas de la vida del país para poner en evidencia a un Estado de Derecho en crisis de moralidad y pertinencia.
Aquí fue en donde un presidente venerado por la historia de bronce, Benito Juárez, distinguió con mucha claridad la diferencia entre legalidad y justicia al señalar que “a los amigos justicia y gracia; a los enemigos la ley a secas”, éste es el país de la vergüenza legalmente instituida que tiene en goce de libertad a Raúl Salinas de Gortari y a Rafael Caro Quintero, así es la ley en el México que pone en libertad a un ex gobernador a quien se le acusa de haber saqueado el erario de Aguascalientes y que tiene sin explicación convincente alguna y en plena impunidad masacres como las de Acteal, Aguas Blancas, Tlatlaya y Ayotzinapa.
El México que festejó los dos penaltis que le llevaran a su seleccionado a jugar inmoralmente una final de futbol es el mismo que tiene en la inanición y tras de un enrejado a un hombre que clamó justicia antes que legalidad tal como lo hizo José Manuel Mireles Valverde. Este país que contemplará el próximo domingo la consumación de un perjurio al futbol y a la lealtad deportiva, ha observado el encarcelamiento de un defensor de la dignidad del pueblo, Semeí Verdía, mientras sigue en la impunidad el asesinato de un menor en Ostula.
El tamaño de aquel “no era penal” del Mundial de Brasil 2014, tiene la proporción de la injusticia del “no era penal” tico y panameño; y estos a su vez son apenas un palidísimo reflejo de los absurdos de la prisión de José Manuel Mireles y de Semeí Verdía.
Pero el devenir permanente de injusticias y la acumulación de las mismas laceran la memoria de una sociedad lastimada que ha perdido su capacidad de asombro y ve cómo la cotidianidad consume infamias tal como un ser vivo respira. Quizá el mejor retrato de esta fibrosis que ha dejado en el pasmo permanente e indolente a nuestro país, sea el dicho de Gonzalo N. Santos que coloca a la moral en la dimensión pragmática del árbol que da moras.
Mireles y Semeí muy probablemente permanecerán tras las rejas porque han puesto el dedo en la dolorosísima llaga de un Estado que también ha extraviado su escala de valores, colocando a la sociedad en una gravísima crisis de inseguridad, mientras la clase política pelea sus privilegios y los amplía.
Esta es la misma crisis de valores que padece el futbol y que ha colocado a la afición en la pobreza de un resultado que traiciona el espectáculo, pero que servirá para reproducir las ganancias de directivos que mercan con una pasión que es la única salida hiperrealista a la lacerante cotidianidad de este país.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas