Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¡Tras el ladrón!
Lunes 20 de Julio de 2015

El televisor es “real”. Es inmediato, tiene dimensión. Te dice lo que debes pensar y te lo dice a gritos.

Ha de tener razón. Parece tenerla.

A- A A+

Nuevamente los medios señalan al \"ladrón\", lo apuntan con el dedo, primeras planas, todas las televisoras y radio aturden con el mismo asunto, no hay para dónde voltear. Ha transcurrido más de una semana y otra vez la burra al trigo. Muchas veces hemos caído en las mentiras de los medios, y seguiremos cayendo mientras no nos eduquemos para la reflexión. Un individuo pensante es peligroso, es por eso que el pensamiento crítico ha sido extirpado de las universidades, del bachillerato, de la educación básica. Reflexionar cuesta trabajo, en los templos del saber (por los dogmas) se nos educa para archivar eventos, conocimientos, datos; jamás para hacer preguntas, ser escéptico. Domesticada la rebeldía el rebaño ahora es pastoreado por los medios, instrumento de los dueños del mundo.
Hace algunos días estando en un sitio exclusivo para profesores universitarios, en diversos corrillos, el tema recurrente era el mismo, nombres, detalles, hipótesis, propuestas de captura… Lo mismo que el cuento del loro de Vicente Riva Palacio. Los académicos replicaban con “@&% lo escuchado en los “noticiarios”. En el “feis” la misma cotorra. Para los curiosos sobre el perico: http://www.lahojavolandera.com.mx/volandera/HOJA_053.pdf.

El país en pedazos y…

El rompecabezas de país es complicado armarlo, para las nuevas generaciones sumidas en las nuevas drogas tecnológicas, les resulta una tarea casi imposible, pues ellos corren a velocidades inimaginables, sin tiempo para platicar, observar a la gente, mirar a lo lejos, sin el placer de contemplar, “perder el tiempo, sin escuchar al entorno... Sin preguntarse el qué pasa, por qué. Los libros de texto oficiales han contribuido a desdibujar nuestro país. La prontitud, lo inmediato impera en la actualidad.

Los niños

En el país se documenta por diversos medios, que miles de niños mueren de enfermedades curables por falta de hospitales y medicinas; que millones de niños están desnutridos por la “chatarra” de empresas multinacionales; otros tantos no van a la escuela pues son jornaleros; miles \"aprenden\" en escuelas de “palitos” a las que asisten sin alimento en el estómago; varios miles son víctimas del mercado sexual cuyos consumidores van desde sacerdotes hasta extranjeros de países “desarrollados”; miles de niños y adolecentes asesinados (23 mil en dos años)… ¿Somos capaces de imaginar a uno de los nuestros en esa condición?

Los jóvenes

La misma tragedia, sin un rayo de luz en el horizonte, en el cielo, ni para el inframundo. Millones buscando un empleo, de los únicos que hay, precarios, con salarios menores a 100 pesos diarios y sin ninguna seguridad social, con contratos mensuales, días de descanso y turnos variables. Los que concluyen la secundaria, miles de ellos sin cobertura para estudiar el bachillerato, cayendo en las garras de las escuelas particulares que alargan su agónica búsqueda por un futuro mejor. Los que logran concluir la educación media superior son únicamente cuatro de cada diez. México tiene un millón 600 mil jóvenes entre 16 y 18 años no estudian porque truncaron su formación al concluir la secundaria o desertaron del bachillerato. La eficiencia terminal es de 64 por ciento, de cada 100 estudiantes que ingresaron a primaria, únicamente 36 concluyen su formación en bachillerato. ¿Y para qué?
La educación superior es privilegio para muy pocos jóvenes, tres de cada diez tienen esa posibilidad, un poco más de siete millones entre 19 y 23 años no cursan una licenciatura. La UNAM, IPN, UAM rechazaron a más del 90 por ciento de los aspirantes a estudiar una licenciatura. ¿Qué opción tienen? Alcohol, drogas, trabajo precario, violencia, emigrar, hogares contrahechos… Sin una luz en el rededor.
Los jóvenes excluidos son el producto de la carencia de recursos económicos, vienen de las familias pobres.
Los “suertudos” nuevos profesionistas, ahora deambulan en el mundo de los “privilegiados” que buscan un empleo que cubra sus fantasías que ahora se esfuman en la terrible realidad.

Los viejos

En México somos más de diez millones que llevamos caminados arriba de 60 años, lo que representa que uno de cada diez mexicanos logramos ese privilegio-castigo, pues sólo dos de cada diez es capaz de solventar sus gastos, ocho viven arrimados o en la orfandad. Lo “bueno para ellos” es que hay empresas solidarias que los emplean empacando la mercancía que los ricos y medio ricos compran en Soriana, Comercial Mexicana, son algunas de ellas.

La economía

Los medios, los mismos de la tautología sobre el ladrón que se escapa y señalan con su dedo acusador, sus economistas, los expertos hablan de los indicadores en la bolsa, las inversiones, el dólar, euro… pero la que se siente sin saber leer-escribir, la que pega en el estómago, en la enfermedad… la reciente la mitad de los mexicanos no la tocan.
Del otro lado, los que caben en un autobús, los 50 hombres más ricos del país, los que ordenan a sus gerentes que colocan en las casas de gobierno para dictarles leyes, despojos, represiones, encarcelamientos, recortes en educación y salud, poner a la venta petróleo, electricidad, aeropuertos, carreteras, siderúrgicas, puertos… viven una vida que ni los reyes del medioevo imaginaron.

La violencia

Los miles de desaparecidos, se sabe que son más de 20 mil en el peñato, miles de asesinados, los cientos de encarcelados por disentir… es la guerra sangrienta. La otra, la silenciosa mata de poquito a poquito, la que tortura cotidianamente, la que padecemos los aún vivos es más letal. Sin comida, techo, tierra, agua, trabajo, escuela, hospital, libertad, la antidemocracia, injusticia… también es violencia.

Y mientras

La “soma tecnológica” del mundo feliz acosa a los habitantes de la ciudad “Fahrenheit 451” donde las letras viven ausentes. Mientras las imágenes, sonidos y los perfumes artificiales priven en ambiente, la soma perdurará mientras no nos preguntemos qué nos trajo al desastre, quiénes son los que nos conducen y condujeron hasta aquí.
Encontrada la respuesta, vendrán la organización y la acción. Es decir falta un tantote para salir del hoyo. De los mesías no vendrán las soluciones. El ejemplo del mesías que traicionó a sus “discípulos” de Grecia confirma lo dicho.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?