Alma Gloria Chávez
Territorio de volcanes
Viernes 17 de Julio de 2015
A- A A+

“Los pueblos mesoamericanos, quizá más que ningún otro en el mundo, entrelazaron sus vidas terrenales con las dimensiones espacial y temporal en una amplitud cósmica total”.
Carlos Guzmán Böckler, antropólogo.

Sobre todo los pueblos indígenas que viven en las faldas de un volcán, desde tiempos inmemoriales han organizado su mundo y su vida en torno a la temporada de lluvias, de siembra, de sequía y de abundancia, y la naturaleza es su guía. Si a los cerros se les considera no sólo depósitos del agua, sino una especie de santuarios, a los volcanes (que en lengua náhuatl denominan “cuescomates”), además de reconocerlos como fuentes de agua y de todos los elementos que pueden beneficiar al hombre, se les venera y respeta como entidades sagradas, que “también suelen disgustarse”.
Actualmente, en territorio mexicano se encuentran activos el Ceboruco y San Juan, en Nayarit; el Pico de Orizaba y San Martín, en Veracruz; La Malinche, en Tlaxcala y Puebla; Tres Vírgenes, en Baja California; el Evermann y Bárcena, en el Archipiélago de Revillagigedo; Chichón y Tacaná, en Chiapas; el Jocotitlán, en el Estado de México; el Derrumbadas, en Puebla; el Tancítaro, en Michoacán; el Iztaccíhuatl, ubicado en la frontera del Estado de México y Puebla, además de los que últimamente han vivido periodos de actividad eruptiva: el Nevado de Toluca, el Popocatépetl y el Volcán de Colima. “Los volcanes tienen la costumbre de dormir por mucho tiempo: por unos 100, 600 o 1,000 años, para después, empezar una nueva etapa eruptiva” -afirman vulcanólogos que se especializan en “leer” la historia que se encuentra guardada en las rocas que dan forma a los volcanes.
En el país existen alrededor de diez campos volcánicos (según datos del Centro Nacional de Prevención de Desastres) y, por ejemplo, en el campo volcánico de Michoacán-Guanajuato, donde existen alrededor de dos mil pequeños volcancitos, los científicos piensan que existe la posibilidad de que nazca un hermano del Jorullo y El Paricutín. Otros campos volcánicos son El Chichinautzin, al sur de la Ciudad de México, donde se contabilizan entre 300 y 320 volcanes, siendo los más jóvenes El Xitle, el Teutli y el Chichinautzin; el de Los Tuxtlas, en Chiapas; otro en los alrededores de la ciudad de Xalapa, Veracruz; el de Valle de Bravo, Estado de México y el del Pinacate, en Sonora.
En febrero de 1943, en la Sierra michoacana nació el Volcán Paricutín, en tierras del poblado del mismo nombre, cuyos habitantes tuvieron que emigrar cuando sus casas, sus tierras y sus vidas se llenaron de lava y ceniza. Fue un volcán que tuvo poco tiempo de vida, pues sólo presentó actividad eruptiva durante nueve años. En 1952, se apagó la corta vida del Paricutín que hizo recordar al pueblo purépecha lo que es vivir entre volcanes, pues 184 años atrás, a 75 kilómetros de ahí (en 1759) había nacido El Jorullo.
“Vivir entre volcanes –menciona el arqueólogo Arturo Montero- tiene ventajas y eso lo sabían las culturas prehispánicas que se asentaron a sus pies. Las cenizas y lava que deja una erupción contienen minerales que revitalizan los suelos y los hacen fértiles. En sus exploraciones arqueológicas en el Iztaccíhuatl, el Popocatépetl o el Nevado de Toluca, el arqueólogo Montero ha encontrado sitios y objetos que muestran que desde inicios de la era cristiana existe una relación ritual con los volcanes: se les lleva ofrendas y se les agradece que sean proveedores de fertilidad y agua.
El Popocatépetl, al que los “tiemperos” (personajes que se comunican en sueños con los volcanes) llaman Don Gregorio, es uno de los “cuescomates” más venerado en la actualidad, seguramente porque en sus faldas se encuentran más de 35 poblaciones de tres estados: Morelos, México y Puebla. Y es de Puebla la comunidad de Santiago Xalitzintla, cuyos pobladores suben cada 12 de marzo hasta una cueva del Popo, ubicada en una zona conocida como El Ombligo, para llevarle música, un traje y comida como ofrenda y de paso le piden un “buen temporal” para las cosechas. El 30 de agosto, la ofrenda se la llevan a “la volcana”: al Iztaccíhuatl.
El culto al Popocatépetl en la región del volcán, es de origen tolteca, coinciden los antropólogos, por el tipo de ofrendas prehispánicas ahí encontradas. “Los días de guardar” de Don Gregorio son el 12 de marzo, el 2 y 3 de mayo (cuando se piden las lluvias); el 15 de junio en que la peregrinación se hace para “regular” las lluvias y el 30 de agosto, cuando se vuelve a peregrinar para agradecer.
En estos últimos días, el Volcán de Fuego de Colima ha dejado sentir su explosividad, obligando a más de 300 habitantes de once rancherías a ser trasladados a albergues en Colima y Jalisco. Pero aún a sabiendas del riesgo, muchos de ellos regresan a “ver cómo se encuentran sus milpitas y animales”. Este volcán de tres mil 860 metros sobre el nivel del mar, ha presentado eventos eruptivos desde 1913 y desde 1998 entró en plena actividad, con algunas explosiones, derrumbes, nubes de ceniza y flujo de material piroplástico.
Los científicos que hoy estudian los volcanes, reconocen en los pueblos indígenas la relación de respeto que aún se conserva hacia estos focos neurálgicos de la tierra y los comparan a los seres humanos: cada uno tiene su propia personalidad. “Los hay dormilones, jóvenes, serenos, furiosos, viejos e inquietos. Y el Popocatépetl, aunque ya no es ningún joven, es de lo más inquieto y complicado”.
México, según especialistas, puede presumir de que en su territorio habitan varios gigantes. El más grande es el Citlaltépetl o Pico de Orizaba, con 5,675 Mtrs.s.n.m.; el Popocatépetl, tiene 5,426 metros de altura.
La Cuenca del Lago de Pátzcuaro está rodeada de más de 100 picos de volcanes. Su presencia en nuestro territorio resulta la manifestación más evidente de que habitamos un planeta vivo y tenemos necesidad de aprender a convivir con él.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar