Julio Santoyo Guerrero
Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno
Domingo 12 de Julio de 2015
A- A A+

Cuando se instaló la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, en enero de 2014 el paisaje que prevalecía en la entidad era desolador. Las instituciones del gobierno estatal y las municipales habían dejado de funcionar y estaban subordinadas al crimen organizado. El propio Ejecutivo federal había reconocido en tono moderado la debilidad de las instituciones. El movimiento de autodefensas expresaba la condición límite que muchos ciudadanos vivían y que los había llevado a tomar las armas.
Si el crimen organizado había llegado hasta la Casa de Gobierno qué podía esperarse en los municipios que no fuera el dominio oprobioso del crimen. Las instituciones que debían proveer la protección de los derechos constitucionales de la población no cumplían más esa función. Fueron convertidas en oficialías de partes de los capos regionales. Y todo esto lo sabía el presidente por eso reconoció públicamente que las instituciones en Michoacán estaban debilitadas.
Uno de los ejes de trabajo que se impuso la comisión que encabezó Alfredo Castillo aludía al fortalecimiento de las instituciones porque el caos michoacano no sólo tenía que ver con seguridad y con la urgencia de atacar a la delincuencia y desarticular su organización, tenía que ver con algo aún más delicado: el naufragio y la descomposición de las instituciones públicas. Lo ordinario era que en partes del territorio estatal las instituciones estaban fallando, estaban ausentes, no proveían seguridad, no garantizaban la vida, no ofrecían servicios regulares, no protegían el trabajo y la actividad económica legítima, estaban imposibilitadas incluso para proteger el abasto de alimentos, medicinas y combustibles.
A pesar de esta crisis el eje del fortalecimiento de las instituciones no implicó un eficaz despliegue de acciones y tampoco tuvo un seguimiento y una evaluación que nos permitiera saber, a más de un año de distancia, cuál era finalmente la condición de las instituciones estatales y municipales. No se supo a ciencia cierta hasta dónde estaban corrompidas, hasta dónde estaban infiltradas, hasta dónde estaban cumpliendo adecuadamente su propósito constitucional, hasta dónde seguían siendo confiables. Terminó la gestión del comisionado y con él se cerró el capítulo de las débiles instituciones michoacanas, el discurso de cierre destacó el cumplimiento exitoso de su trabajo entendiendo con ello que todo había regresado a la normalidad.
Lo cierto es que el retorno a la normalidad de seguridad, paz y trabajo ha sido una fábula, no se corresponde con la vida real. La delincuencia está de regreso o seguramente nunca fue derrotada; los pueblos siguen protagonizando alzamientos anticrimen y denunciando la inacción de las instituciones; el secuestro, la extorsión, los asesinatos están ahí de nuevo dando constancia de la febril actividad delincuencial; la ingobernabilidad ha permanecido y tiende a agudizarse sin que se vislumbren tiempos de remanso. El efecto de la aspirina que le suministró a Michoacán el gobierno federal a través del comisionado ha perdido su efecto.
El analgésico de la elección del 7 de junio que incitó el optimismo del electorado está perdiendo rápidamente fuerza. La crudeza se impone, la terca realidad no da tregua. Imposible no percibir que la problemática insuficientemente atendida por el comisionado Castillo le está haciendo crisis el gobernador Jara y que esa seguirá siendo la misma realidad crítica que deberá atender el gobernador electo a partir del 1 de octubre.
Y como realmente no hubo un cambio cualitativo de la realidad, y Michoacán no es diferente, mal hace el gobierno electo al no poner su atención en ese gigantesco detalle. El problema que tiene el gobierno michoacano no es de organigrama, de si suprimen ésta o aquella entidad. El problema es mayor, es de profunda perspectiva política, de instituciones que siguen siendo fallidas. El problema es que las instituciones de justicia no hacen justicia; el problema es que las instituciones de seguridad no garantizan la seguridad; el problema es que las instituciones de Gobernación no dan pie con bola en la gobernabilidad; el problema es que las instituciones que administran las finanzas públicas siguen con las arcas vacías y sin sancionar a quienes tomaron el dinero; el problema es que las instituciones que deben proteger el medio ambiente son incapaces de proteger un estanque; el problema es que las instituciones que regulan el transporte no regulan nada, y así con otras más.
Ojalá todo fuera un asunto de organigrama, eso significaría que el diagnóstico no advierte males mayores y que es suficiente con quitar y poner cuadritos y líneas al organigrama. Sin embargo, nos debe preocupar, y mucho, que el nuevo gobierno crea sinceramente que el problema se reduce al rediseño del organigrama y no vea lo demás: el naufragio de las instituciones gubernamentales.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo