Alma Gloria Chávez
Cherani K’eri
Viernes 26 de Junio de 2015

“¿Cómo nos íbamos a quedar de brazos cruzados?... ¿Cómo, si además de nuestros bosques querían dañar a nuestros hijos?”.

Mujer de San Francisco Cherán

A- A A+

En columna de opinión de conocido diario nacional informativo, de fecha 22 de mayo de 2013, Pablo Alarcón Cháires reflexiona: “La construcción de utopías colectivas y rebeldes siempre ha representado un peligro para el orden instituido. Su peligro estriba en que permiten la restitución del tejido social local y regional, rescatan y reconfiguran el territorio, fortalecen la identidad colectiva, robustecen los lazos de solidaridad, de identidad, de pertenencia, de amor al terruño, acercan y construyen conciencias y, quizá lo más importante, representan una opción para la construcción de una verdadera democracia”. Esto, refiriéndose al surgimiento de los primeros grupos de autodefensa en el estado.
Y lo mismo se puede aplicar al precedente de elección de autoridades por usos y costumbres en la comunidad indígena de Cherán, que ha marcado la vida social contemporánea de los pueblos purépecha en la región, llevando a la práctica el derecho de autonomía.
A principios del año 2011, mientras en el Estado michoacano se desplegaban dispendiosas campañas pre-electorales para la elección de autoridades que por lo general sólo representan (y gobiernan) a grupos minoritarios partidistas, gremiales o empresariales, la comunidad de Cherán se encontraba ante la disyuntiva de participar en ese proceso de elección que “de por sí” sólo provocaba mayor divisionismo entre la población, o pensar en cómo organizarse y lograr exigir a las autoridades electas una efectiva protección a su territorio, a su gente y a las autoridades comunales electas mediante el proceso de “usos y costumbres”.
Cabe recordar que al inicio del proceso electoral local de ese año, Michoacán contaba ya con derechos sustantivos a nivel constitucional, como lo es el reconocimiento de las etnias propias del estado; y se establecía “el deber de proteger y promover el desarrollo de sus culturas, recursos y formas específicas de organización social”.
Dentro de este contexto nacional, el parteaguas en materia jurídica se produjo de la mano de los movimientos indígenas continentales del V Centenario del Descubrimiento de América. De tal forma, que en 1992 se reformó el entonces artículo 4º. constitucional para reconocer por primera vez en la historia constitucional del Estado mexicano la existencia de los pueblos indígenas y la “pluriculturalidad de la nación mexicana”.
El pueblo indígena de Cherán, como muchos otros en el estado, mediante el reclamo decidido y persistente por el reconocimiento de sus culturas y sistemas jurídicos consuetudinarios en la administración de justicia, son los protagonistas que han logrado esas reformas constitucionales, en el entendido de que continúan luchando para conseguir el pleno reconocimiento de sus derechos y cultura indígenas.
En esta primera década del siglo XXI, hombres y mujeres comuneros/as de Cherán ya admitían un resquebrajamiento de su organización tradicional y sufrían cada vez con mayor rudeza los ataques violentos a sus bosques y a sus personas por integrantes del crimen organizado (coludidos muchas veces con las mismas autoridades locales) que llegaron a cobrar la vida de varios pobladores… hasta que la comunidad cansada, en asamblea, dijo: ¡Basta!
Antes del registro oficial de candidatos a la Presidencia Municipal de Cherán y luego de la realización de asambleas barriales para elegir a quienes les representarían (postulados por dos de los partidos políticos existentes) en la contienda, el 15 de abril de 2011 comuneros y comuneras de Cherán tuvieron un enfrentamiento con “talamontes” e integrantes del crimen organizado. Y a partir de ahí, comenzó un movimiento que surgió en el Barrio Tercero. Volviendo a la antigua práctica de rondas de vigilancia, los cuatro barrios de la comunidad instalaron de manera permanente “fogatas”, en torno a las cuales y mediante guardias rotativas, todos los habitantes cuidaron a su pueblo de nuevas incursiones de miembros de la delincuencia y como acuerdo de asamblea, se expulsó a la autoridad y policía municipales, proponiendo un nuevo sistema de gobierno al interior de la comunidad.
Y si el precio de esta decisión ha sido alto, por la pérdida de vidas de varios cheranenses, hoy niños, niñas y jóvenes pueden contar con orgullo cómo, después del 18 de diciembre de 2011, Cherán llevó a cabo la consulta simultánea en los cuatro barrios para respaldar la decisión de elegir a sus autoridades según sus usos y costumbres, siendo el 22 de enero de 2012 cuando se conforma el Concejo Mayor del Gobierno Comunal bajo las normas, procedimientos y prácticas tradicionales. Los doce integrantes del Concejo Mayor, cuatro por cada barrio, rindieron protesta el 5 de febrero de 2012 en la Plaza Principal de Cherán.
Este año 2015, se ha renovado el Concejo Mayor, surgido de los cuatro barrios que conforman Cherani K’eri: Jarhukutini, Ketsikua, Karakua y Parikutini, por cuyos pobladores tenemos en Michoacán el ejemplo de un esfuerzo histórico por reconstituir el anhelo de toda comunidad: vivir libre de violencia y de injerencia criminal, valorando y viviendo lo propio, con un profundo sentido de identidad.
“Cherán K’eri es el nombre con el que recientemente se ha dado a conocer el pueblo de San Francisco Cherán. Este nombre hace referencia a un pueblo que se ha engrandecido en la defensa de sus bosques, de su gente, de sus costumbres y de su historia”. Colectivo Angátapu, 2013.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar