Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Elecciones: de lo imaginario a la realidad
Viernes 19 de Junio de 2015
A- A A+

La tensión, la euforia y las manipulaciones prácticamente están por concluir, la fase más significativa de las elecciones, como lo es la emisión del voto, está caducando y en unos pocos meses toda la plataforma electoral, las promesas, las propuestas y los compromisos de campaña tendrán que ir tomando forma para responder en lo posible a una población deseosa de nuevos horizontes, de nuevos rostros, pero que en general una vez más decidió no dar la confianza total a determinado candidato o instituto, sino aceptar las dádivas que en múltiples formas y estilos dieron los llamados partidos tradicionales, o incluso algún partido satélite como lo fue el Verde, que derrochó dinero a diestra y siniestra.
Apreciamos que muchas esperanzas van a quedar de nuevo truncadas porque todo mundo fue testigo de las mil y una maneras en que fue cooptado el voto, en que fue manipulada la gente, comprobando que los mejores aliados de la política de alto impacto son tanto la miseria como la ignorancia, más allá de las simpatías que en forma natural algún candidato pudiera atraer. De otra forma no se explica cómo es que partidos políticos que son denostados de nuevo se encumbraran a pesar de los pesares, a pesar de las series de mentiras y promesas que perfectamente saben que no podrán cumplir.
En las elecciones presentes que aún siguen procesos legales, contrario a lo que se pregona, no existió la democracia, ni mucho menos fueron objeto de civilidad, pues la cohesión, la compra del voto, el reparto de materiales diversos cambiaron el rumbo de las mismas, pues si todo se hubiese desarrollado en completa lealtad, con humildad y honestidad, estaríamos hablando de una geografía política muy diferente a lo planteado con los resultados que se dieron. Aquí la pregunta es: ¿existe calidad moral para manejar los destinos de un pueblo cuando todo mundo sabe en qué condiciones se dieron las cosas?, ¿existirá capacidad para gobernar cuando las irregularidades fueron la salsa y el pan de una contienda bastante manipulada?
Silvano Aureoles, el candidato a gobernador del PRD y otras fuerzas que lo impulsaron, candidato porque ahora es gobernador electo, posición que difícilmente le arrebatarán a pesar de la impugnación promovida por el PRI, lo mismo que las 112 presidencias municipales, otros diputados locales al igual que otros federales, estarán calentando motores y buscando armar sus equipos, un armado que no será nada fácil por el cúmulo de interés que hay en su alrededor y por el vendabal de compromisos que sin duda obtuvieron; pero el tiempo se les está agotando y no resta que más que depurar armas y las personalidades para darle forma a los proyectos.
Michoacán se pintó de amarillo y negro, descartando la sorpresa de que Chon Orihuela, abanderado del PRI, llegara a la gubernatura, una gubernatura que desde un inició parecía perdida y que el tiempo no hizo más que constatarlo.
Ya es tiempo de conformar proyectos de trabajo, aunque algunos ya estaban encaminados; es tiempo de sortear al personal y de reorientar criterios porque en verdad existen muchos rezagos de todo tipo; ya es tiempo de regresar la fe de la gente porque cada día se hace más difícil convencer la participación ciudadana. El matrimonio entre la población y los elegidos aún está de luna de miel porque todavía no inicia la etapa marital en forma, el verdadero idilio, con sus pros y sus contras iniciará cuando se tome posición de los cargos y de las responsabilidades, y es aquí donde podrá comprobarse qué tanta vinculación habrá entre lo prometido y lo realizado, entre lo anhelado y lo efectuado.
No deseamos ser aves de mal agüero pero seremos testigos de un fenómeno común en los menesteres políticos, el contraste entre la expectativa y lo realizado muchas veces queda rebasado ya que, si es vedad que no deben esperarse milagros, mínimo hay situaciones que tienen que ir mejorando poco a poco, provocando que la sensación de mejoría se perciba en poco tiempo, porque de lo contrario, en un dos por tres la luna de miel que se antoja en los nuevos matrimonios se puede convertir, para desgracia de la gente, en luna de hiel.
De cualquier manera el escenario para los ganadores, los honestos y los tramposos, no representa miel sobre hojuelas porque independientemente de su buenas intenciones o no para hacer las cosas como la sociedad requiere, en la gran mayoría de los ayuntamientos y en el propio estado existe un déficit de dinero que es aterrador y que permitirá poco movimiento en favor de los programas establecidos. Existen algunos que tienen embargado hasta el Panteón Municipal, como en el caso de Zinapécuaro; ahora bien, ¿qué podremos decir de las arcas estatales que fueron saqueadas sobre todo en el periodo de Godoy y que ni Fausto, ni Reyna, ni el propio ex rector de la Universidad Michoacana, pasando por el comisionado Castillo, pudieron remediar?; por lo tanto, las finanzas públicas serán otra piedrita en el zapato que los nuevos gobernantes tendrán que sortear. Por cierto, varios de los elegidos simplemente no hicieron más que brincar como trapecistas de un cargo a otro, cayendo en lo que de manera común se conoce como chapulinazo.
Independientemente de todo, hacemos votos, y estos derechos, no comprados, para que las próximas autoridades, tanto las ejecutivas como legislativas, den su mejor esfuerzo y ahora sí trabajen en favor de la gente, que promuevan un programa integral de gobierno, que trasparenten los gastos, que llamen a los mejores hombres y mujeres para incorporarlos a sus equipos, muy aparte de la condición ideológica que ostenten, y sobre todo, que busquen hacer el bien porque estamos seguros que con un poco de actitud, de esmero y de buen corazón, las cosas empezarán a cambiar de manera favorable para un pueblo que ha sido sacrificado, olvidado y, sobre todo, engañado. Es momento de cambiar el estilo de hacer política, total, lo peor que les puede pasar a los políticos es que la gente no se arrepienta de haberlos seleccionado, aunque hubiese sido con su voto pagado. No vayan a interpretar la política tal y como dijera Groucho Marx: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas