Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Los Portales de Morelia
Viernes 12 de Junio de 2015
A- A A+

En la mayoría de las poblaciones del país, los Portales son un punto de reunión importante, ya sea con fines políticos, comerciales o simplemente para charlar con los amigos, tomar un café o saborear un helado. Estos espacios sin duda alguna fueron protagonistas en el proceso electoral que aún no finiquita, fueron el sitio donde se valoraron los candidatos y los distintos partidos políticos, incluso, sirvieron de pasarela para que algunos suspirantes mostraran su mejor rostro y mejores atuendos en aras de la simpatía de la población votante. Para sacudir un poco la euforia electoral pensamos retomar ciertas anécdotas de tan importantes espacios que durante décadas se han convertido en magníficos escaparate socio-políticos que la ciudadanía reconoce en todos sentidos.
Algunos recuerdos de los años 30 son ahora parte de la historia de esta ciudad. Frente a Catedral, sobre la Calle Real, hoy Avenida Madero, el Portal de la “nevería” era el sitio predilecto de quienes deseaban paladear los helados de vainilla, chocolate y limón, en lo que fue el Restaurante El Paraíso; al igual que su aromático café, que se disfrutaba en las mesas del exterior. Su nombre es Portal Galeana; en esa dirección, al costado se encuentra el Portal Guadalupe, cuyo nombre oficial es Portal Hidalgo, ahí se instaló por un tiempo la famosa veterinaria de don Pepe.
Uno de los pilares de este portal fue manchado con sangre de un sacerdote que luchó por nuestra Independencia; en la placa colocada en 1910, dice que fue cruelmente sacrificado, nos referimos al presbítero José Guadalupe Salto, fusilado un 9 de mayo de 1812.
También el portal del lado poniente se tiñó con sangre de un hombre que tuvo gran influencia en la lucha por la libertad de nuestro país, Mariano Matamoros, quien un 3 de febrero de 1814 perdió la vida a causa de una lluvia de balas, escupidas por un mínimo de seis fusiles; así lo testifica el retablo colocado en 1860, dicho portal lleva su nombre para honrar su recuerdo.
Como centro especial de negocios, en un portal que vigila las espaldas de la Catedral, se ubicó el primer banco que conoció esta ciudad, lugar donde los hacendados hacían sus depósitos, mientras que por ahí, gente humilde mendigaba una moneda.
En este lugar, conocido antes como Portal de Consistoriales, y de nombre Portal Allende, en una casa marcada con el número 209, vivió en 1885 Mariano Jiménez, gobernador de Michoacán, y en el año de 1888 esta vivienda dio alojo al entonces presidente de la República don Porfirio Díaz. Sobre la misma calle de Allende se encuentra el Portal de Dolores, es decir, el Portal Aldama, donde las tiendas de tela y rebozo eran su máxima atracción.
Volviendo al portal de la “nevería”, más adelante del Palacio de Gobierno, se instaló la primera casa de discos, propiedad de la RCA Víctor, los cuales eran de 30 revoluciones, grandes, gordos y pesados, y sólo contenían una melodía por cada lado y se tocaban en las llamativas vitrolas, que para funcionar tenían que darles cuerda, misma que en ocasiones se terminaba a media canción y había que volver a repetir. En aquel entonces se escuchaban mucho las canciones “Soy un golfo” y “El adolorido”.
El hotel favorito de artistas, toreros y políticos era el Casino, ubicado en el Portal Hidalgo, donde se cuenta que los matadores, durante el desayuno, pedían pan de dulce y de sal, pero no probaban, ni de broma los cuernitos, ya han de saber por qué.
Por último, recordamos que, en las aceras de los portales por donde cruza la Calle Real, los parroquianos esperaban al urbano, cuyo recorrido hacía desde Villalongín hasta la estación del tren, ubicada en los hoy cruces de Guadalupe Victoria y Avenida Nocupétaro; era una carroza con capacidad para seis pasajeros; cobraban diez centavos y era tirada por una mula llamada “La Filomena”, que se convirtió en un atractivo adicional.
Lo aquí mencionado es parte del atractivo y folclore de un cuerpo que a pesar del ritmo tan acelerado que vivimos, requerimos valorar nuestras historias, leyendas y tradiciones, mismas que nos identifican como un pueblo culto, amable y fortalecido e identificado por sus raíces populares.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas