Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
Tapabocas del último concierto de la OCUM
Martes 2 de Junio de 2015
A- A A+

En una de sus acepciones, define la Academia Española de la Lengua el término \"tapabocas\": Razón, dicho o acción con que se hace callar a alguien, especialmente cuando se le convence de que es falso lo que dice.
Esto bien se aplica para el último concierto de la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana (OCUM) en relación a lo escrito por mí en esta columna el pasado 12 de mayo, cuyo párrafo comprometido copio ahora:
\"(El concierto del 6 de mayo fue) austero por donde se le vea. Muy breve, sin atrilista invitado alguno y con solistas que son jóvenes estudiantes o recién graduados de las escuelas de música locales. Sé que por su actuación les pagan muy poco o nada. Así viene siendo desde hace algunos meses\".
En la velada del pasado miércoles 27 de mayo hubo trece atrilistas invitados (aunque a ninguno se le pagó), solista extranjero invitado de la Universidad de Arizona y director mexicano invitado que ya se mueve en el ámbito internacional (la actuación de estos dos también fue gratuita). El concierto fue largo (de hora y media de duración) y se presentó una obra sinfónica mayor. El resultado final fue magnífico. Como ustedes pueden apreciar, me taparon la boca, pero no del todo. La OCUM se mueve en un ambiente de pobreza económica extrema y de milagro sobrevive. Al solista y director invitados ni siquiera se les invitó a cenar después del concierto. ¡Bueno!
Con teatro lleno de un magnífico público y bajo la dirección del maestro Ludwig Carrasco Curinzita, puntualmente abrió la OCUM con la Serenata para cuerdas, de Edward Elgar (1857-1934), compositor inglés, el más reconocido de esa nacionalidad después de Henry Purcell. Es una pieza de su temprana adultez, probablemente reescritura de una suite de adolescente. Es de tres movimientos de romanticismo inglés (con oficio, aunque cierta frialdad) y encanto juvenil. Ludwig Carrasco condujo a la OCUM por mares tranquilos en esta obra hasta llevarla a su fin con gusto y serenidad, como preludio venturoso de una velada que habría de ser hermosa.
Siguieron, como contraste, con el estreno mundial de Fantasía mediterránea, del mexicano de Monterrey, Abdel Vega, quien reside y trabaja en España. Pero no hubo grandes contrastes ni fueron molestos. Se trata de una pieza de buen tamaño, de lenguaje tonal contemporáneo, que privilegia la dinámica pero sin excesos, juega bien con tonalidades limítrofes y conserva un sentido lírico agradable para nuestros oídos antiguos. El autor dice que está inspirada en la fiesta de moros y cristianos de la ciudad de Alicante, que festeja una batalla de reconquista española en el siglo XIII. La verdad es que más parece una pieza de música absoluta. La OCUM, bajo la dirección de Ludwig Carrasco, nos la ofreció muy audible, resaltando los valores positivos de la obra, que no son escasos. Siendo el estreno mundial de una obra de un autor hasta esa noche desconocido para mí, no puedo ofrecer un juicio de valor. Sonó como sonó y habrá que darle tiempo al tiempo.
Intermedio breve para estar una vez más en mi vida en una audición del Concierto No. 1 para piano y orquesta, de Ludwig van Beethoven (1770-1827), una de las muchas piezas favoritas, aunque esto suene paradójico, de los beethovenianos apasionados. Para hacer la parte solista invitaron al maestro norteamericano Rex Woods, de la Universidad de Arizona.
La obra es perfecta, de equilibrio clásico absoluto y sentimiento romántico juvenil emergente. La estructura formal es canónica, los temas melódicos son sobrios y optimistas y la armonía y la dinámica son audaces. Pero lo que es novedoso es la sensación que deja de ser la expresión de un estado de ánimo muy emotivo. De tres movimientos, el primero es una forma sonata espléndida con claros elementos dramáticos, que se acentuaron cuando Rex Woods nos ofreció una cadenza asaz de emocionante, desconocida por mí hasta ese día y que terminé por saber que era una segunda que le hizo el propio Beethoven al concierto. ¡Qué hermosa experiencia! El segundo movimiento es mozartiano por su suavidad y largura y el tercero es rápido y juguetón, pero sobrio.
Todo esto lo disfrutamos en una estupenda versión que nos brindaron el pianista Rex Woods y la OCUM, con la concertación de Ludwig Carrasco. Nada que criticar y no más que pedir. Es más, me parece que el encore sobró.
Hasta la próxima.

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural