Hugo Rangel Vargas
Itinerario de campaña
Jueves 28 de Mayo de 2015
A- A A+

¿Qué sería de los viajes sin las crónicas? ¿Cómo daríamos cuenta, quienes emprendemos travesías, de las peripecias que en ellas ocurren sin las imágenes que se recaban por nuestros ojos y que acaban por acumularse en la incomprendida región cerebral llamada memoria? ¿Nos sentiríamos acaso igual de estimulados a transitar por veredas ignotas, sin que viajeros de antaño no nos hubiesen compartido sus rutas de migración, los olores que las invadían, las texturas que tocaron o los vientos que soplaban sus rostros?
La riqueza de un dietario es vastísima como para pretender ser circunscrita a la narrativa de un texto que ponga en blanco y negro los indómitos y azarosos incidentes de todo trayecto. Las crónicas, los cuentos, las leyendas, los diarios y todo esfuerzo escrito terminan siempre siendo una síntesis que, por excelsa que sea, tiene la limitante obtusa de la visión y de los recursos narrativos de quien los plasma.
Andar por brecha o terracería, viajar largos trayectos en caminos empedrados o allanados de asfalto o concreto; percatarse de cambios de clima, ambiente, colores de tierra, vegetación y fauna diversa; aspirar el olor de las flores y escuchar el crujir de hojas secas al pisar; pernoctar en habitaciones con armarios empolvados que tienen como huéspedes a la humedad y a una que otra araña vigilante; percatarse que el agua, el viento y la luz tienen sabores, olores y tonos matizados en cada punto del recorrido; son todas ellas señales que usa el destino para hacer saber que un viaje es una síntesis de la vida misma.
De viajes y viajeros, de Odiseas y de Ulises, de Ítacas y Penélopes, de Prestes Juan y de Marco Polos, de cartas y de mapas, de brújulas y tesoros extraviados; de todo ello hay narraciones que inundan el imaginario colectivo. Hoy el pequeño terruño que es Michoacán se encuentra siendo atravesado por múltiples emisarios.
Son cientos o quizá miles de seres humanos los que trazan rutinas diarias cuya diversidad de distancias y de puntos intermedios es exquisita: en medio de las estepas calientes entre San Lucas y Riva Palacio, de la Costa de Coahuayana a la tierra templada de Pareo, desde el roce de manos trabajadoras en Purépero hasta los olores a leña de los fogones en la Meseta; todas ellas son estampas de una campaña que inundan los sentidos de los activistas de todos colores.
Diversos testimonios recogen el andar de los activistas de todo signo político: el desgaste de llantas en carretera, el sudor de camisas e indumentarias al finalizar el día, las fotos y las famosas \"selfies\" que se desgranan en el ciberespacio, los miles de litros de agua que refrescan los labios y paladares resecos de intensos diálogos, las banderas que comienzan a desgarrarse después de cientos de veces de enfrentarse al viento, violentamente retado por el brazo que las agita.
Ahí están las minúsculas anécdotas que se acumulan en una campaña proselitista. De todas ellas se conforma una crónica colectiva. Sin embargo, tanto viajes como experiencias, tanto campañas como andares, no tendrían sentido sin su motivo fundamental: el sueño que las mueve.
Aquellos valientes que comenzaron a andar el mundo hace millones de años, motivados quizá por el instinto básico de la sobrevivencia, trazaron el rumbo de futuros andares. Hoy quienes arriesgan su pellejo y su vida misma en el sinuoso caminar de una campaña, lo hacen no por el impulso de la sobrevivencia personal, sino porque perviva la capacidad de soñar otros senderos cuyo fin de trayecto sea la felicidad. A estos guerreros, a los activistas de todo signo ideológico, la valquiria de los viajeros les recoge día a día sus memorias.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas