José Padilla Alegre
El derecho y sus glosas
Elección sin candidatos independientes o candidatos sin partido
Sábado 23 de Mayo de 2015
A- A A+

Derivado de la condena a México por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el caso Castañeda Gutman, en el año 2008, mediante la cual se requería a nuestro país para que sin decirlo por su nombre, se legislara sobre las candidaturas independientes y con ello tener una cobertura más amplia del derecho a la democracia -ser votados-, razón por la que en nuestro derecho patrio se encuentran reguladas las candidaturas de referencia desde el año de 2012 en el artículo 35 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el estado desde el año 2014, en el Código Electoral de Michoacán, de ahí que a partir de las elecciones del presente año pueden contender en todo el país y en el estado candidatos independientes.
Otros propósitos que animaron a los legisladores a incorporar la figura de las candidaturas independientes fue no se verse representada la sociedad en muchas ocasiones por los partidos políticos, buscando entonces proporcionar una participación más directa por el conglomerado social, así como un arribo inmediato al poder a lo que legítimamente tiene derecho todo ciudadano.
¿Pero qué es un candidato independiente?
Es un aspirante a un cargo de elección popular que no está afiliado a un partido político (Diccionario Electoral, Instituto Nacional de Estudios Políticos, AC. Disponible en: http://diccionario.inep.org/INEPAC.html)
Para González Oropeza (2010) la expresión candidato independiente corresponde al menos a dos especies: los candidatos ciudadanos y los candidatos no registrados. Para este autor los candidatos ciudadanos “son aquellos a quienes les está permitido, según las disposiciones electorales, participar en las elecciones cubriendo simplemente los requisitos de elegibilidad en ella establecidos. Los candidatos no registrados, son aquellos inscritos por los electores en los espacios en blanco establecidos en las boletas electorales.
Un candidato independiente es aquel postulante a algún cargo de elección popular y que no pertenece a un partido político. Vázquez Gaspar (2009).
Ahora toca analizar a tres candidatos que a lo largo del país están contendiendo por el voto popular como independientes, ellos son por la importancia de la pretensión política a gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como “El Bronco”; Manuel J. Cloutier Carrillo, candidato a diputado federal por el Distrito V en Sinaloa, y Alfonso Martínez Alcázar, por la Presidencia Municipal de Morelia, Michoacán.
Los tres son candidatos sin partido, pero no independientes, ya que por lo que ha trascendido a la prensa el primero fue un militante del Partido Revolucionario Institucional de toda la vida, mismo que fue munícipe de Monterrey por ese partido y en el proceso interno no fue la mejor opción de sus correligionarios y decidió irse por la libre, porque candidato independiente no es como quedará de manifiesto más adelante.
El segundo fue militante del Partido Acción Nacional también de larga trayectoria como su papá el malogrado Maquio, el que si bien intentó ser candidato independiente a la Presidencia de la República, su nacimiento a la política fue en el partido de los colores azul y blanco, por tanto con un origen y pasado partidista.
Y el tercero igualmente un militante toda su vida en el Partido Acción Nacional, sólo que siendo diputado local tuvo una disputa intrapartidista con su dirigente, que no viene al caso contar ahora, pero que llegó hasta las autoridades jurisdiccionales, lo anterior aderezado por una pugna hacia el interior de su instituto político, lo que obligó su salida de Acción Nacional, el que aprovechó que el Código Electoral del Estado permite candidaturas independientes y hoy contiende por la Presidencia de la capital del estado.
De lo anterior podemos decir, que ninguno de los tres son candidatos verdaderamente independientes, se trata de un renegado de su partido el aspirante a legislador y el que tiene el propósito de convertirse en gobernador no fue requerido para la candidatura que aspiraba y el tercero por una cuestión coyuntural quedó cancelada su aspiración de contender por los colores de su partido; es decir son nada más candidatos sin partido, por lo que una vez más la condición humana, en este caso política, tuerce el camino de la democracia, aprovechan un recoveco legal y se erigen como candidatos independientes cuando no lo son, ya que los tres tienen un antecedente partidario, y por ello no se trata de ciudadanos con deseos de participar en la política, sino repito, políticos sin partido, en atención a que de acuerdo con las definiciones, candidatos independientes son aquellos que carecen de afiliación y militancia partidista, sin embargo de los mencionados, no se trata de ciudadanos que espontáneamente incursionen en una elección, sino de políticos sin partido.
Estimo que candidatos independientes orgánicos, aparecerán en dos elecciones más, si consideramos que los jóvenes de hoy -18 años-, tendrán para la próxima contienda electoral de 24 a 30 años y toda una vida por delante, por lo que entonces sí podremos tener candidatos independientes y recibirá la democracia esa bocanada de aire fresco, que pide a gritos nuestro México.

La contienda por la Presidencia de la capital del estado

El tema de esta colaboración me permite opinar sobre la elección al Ayuntamiento de Morelia, ya que la presencia de un candidato “independiente” anima la participación política por la modalidad y su experiencia partidaria.
Pero ahora me ocuparé de cada uno de los candidatos, tomando en cuenta la antigüedad de su partido empezando por Ignacio Alvarado Laris, Nacho como dice su propaganda, sí es un militante panista con presencia en el estrato social en donde él se desenvuelve y nada más, ya que el fotomontaje en donde aparece como un hombre cercano a las necesidades de la gente de la zona rural del municipio, está fuera de contexto, parece un jacal “construido” en el patio de un aserradero y acomodado a una foto él, eso desde mi punto de vista no le dará votos de la periferia de la ciudad que le permitan ganar.
Jaime Darío Oseguera Méndez, su candidatura está en el aire, ya que de resultar triunfador en la elección, puede perder la constancia de mayoría por lo ilegal de su candidatura, ya que por lo trascendido en la opinión pública su participación en la contienda interna no estuvo ajustada a derecho y cualquiera de los candidatos de la elección constitucional puede impugnarla, al haber dejado de observar los estatutos de su partido en lo que ve al proceso interno, trastocando con ello uno de los principios más importantes de la democracia como es la legalidad (artículos 101 y 157 del Código Electoral del Estado, en relación con el numeral 55 de la Ley de Justicia Electoral de esta entidad).
Raúl Morón Orozco también fue ungido candidato con infracción a los estatutos de su partido, aquí a diferencia de los priistas sí fue impugnada y declarada nula, pero una vez purgado el vicio procesal, regresó a la campaña y contra los pronósticos de algunos de su partido, se encuentra en un cierre de pronóstico reservado y con grandes posibilidades de triunfo.
El último de los contendientes con posibilidades aunque en un segundo plano respecto de los antes mencionados es Alfonso Martínez Alcázar, el que puede recibir un apoyo de la “Cocoa” en lo que resta de la campaña, una vez que Luisa María Calderón Hinojosa haga un balance de sus posibilidades reales de triunfo, ya que la mayoría de las encuestan la colocan en un tercer lugar y parece lejos el triunfo para ella.
Por lo que el electorado por Morelia para el Ayuntamiento, sólo cuenta con dos candidaturas sólidas la derecha con el PAN y la de la izquierda con el PRD, propiamente sólo tiene dos opciones en las personalidades de Nacho y Morón como se les conoce.
De los dos me parece que le convendría al municipio todo y a Morelia-capital, así como a sus habitantes, que fuera electo Raúl Morón Orozco el presidente municipal del Ayuntamiento de Morelia, político, forjado en la lucha social, al que se nota en su semblante que se encuentra en la madurez emocional de su vida, se trasluce el temple y el carácter y estas dos cuestiones son determinantes para gobernar bien la capital del estado.
Pero amable lector, usted es libre de sufragar este 7 de junio por la persona que cumpla sus expectativas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La conciliación en el procedimiento burocrático

El aeropuerto y su consulta

DEL 68 AL 2018

Las reformas a la ley burocrática del estado

15 de septiembre y Ayotzinapa

Clausula de exclusión y no discriminación

El municipio libre

El Artículo 143 y sus transitorios

Derecho ambiental y el litigio estratégico

Desistimiento penal, no absolución

El derecho y sus glosas, la huelga del STAOOAPAS

Triunfo y propuesta

Los principios procesales en el procedimiento administrativo de responsabilidades

La Constitución, su función reglamentaria

Presunción de inocencia y derecho a la información

La sucesión laboral

La sucesión agraria

El liberalismo económico, un rostro

La sucesión legítima, un caso de discriminación

Las mujeres y su empoderamiento

Conflictos políticos entre poderes

Justicia partidaria o juicio de derechos del ciudadano

Diez años de justicia administrativa

Delitos especiales

El órgano interno de control

El secretario técnico del Sistema Estatal Anticorrupción

Dos instituciones agrarias

Doble maternidad

Amicus Curiae

La nueva trampa de la detención

La reedición del outsourcing

La seguridad social su procedimiento

La separación como medida de protección

La Ley de Fiscalización de Michoacán

La Ley Orgánica de la Administración Pública y el sistema de control interno

La Procuraduría de Justicia y el Sistema Anticorrupción

El Código Administrativo, su adecuación

Delitos de corrupción en Michoacán

Candidaturas independientes contra partidistas

EL DERECHO Y SUS GLOSAS

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal Anticorrupción

Ley Estatal Anticorrupción

El ilegal paro de labores y toma en la UMSNH

La reglamentación constitucional

El juicio oral familiar, comentarios

Polémica judicial

El fraude procesal

La carpeta azul y la fuerza coercitiva del Estado

El derecho al honor, criterios de la Corte

El derecho económico, tres problemas

Reforma electoral

El caso Miranda y la ilegalidad de las detenciones

Derecho de réplica

Derechos humanos, su origen

El Tribunal “burocrático”, su presidente

Seguro contra la responsabilidad

Seguro la ley agraria y el derecho privado

La codificacion laboral

El debido proceso, dos criterios

La suspensión en el amparo y en otros procedimientos

La orfandad laboral burocrática

La nueva justicia laboral

Ley de Fiscalización y Ley Orgánica de la Administración Pública

Ley de la fiscalía general de la República

El Código Penal y la corrupción

Ley del Tribunal Federal de Justicia Administrativa

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La ley anticorrupción

El sistema anticorrupción en el estado

La oralidad en 2017

A propósito de los relevos sindicales en la Universidad

Las medidas cautelares en la Ley Federal del Trabajo, una vista retrospectiva

Delitos electorales

Elección sin candidatos independientes o candidatos sin partido

La huelga de puertas abiertas

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El juicio arbitral o la justicia privada

La vigencia del nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro estado

La ineptitud, el Estado de Derecho y su costo social

La Comisión Estatal de Derechos Humanos y su falta de coercitividad

Los conflictos sobre seguridad social

A 98 años de la Constitución de 1917

Los litigantes

La jurisdicción

El seguro de riesgos de trabajo

El proyecto, en la investigación jurídica

La metodología en los estudios de Derecho

Los estudios de derecho y su práctica

Los derechos notarial y registral, y la escritura pública

El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo

El derecho a la democracia y las candidaturas independientes

El derecho al olvido, el Internet y las redes sociales

La vivienda, la seguridad social y el Infonavit

La Ley Federal de Consulta Popular

En los albores de la reforma penal

Los derechos humanos y los grupos vulnerables

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Tercera parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Segunda parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público

El contrato de mutuo con interés, el pagaré, la usura y la Corte

El amparo y su falta de regulación en materia agraria

El derecho deportivo y el futbol profesional en México

El comisionado Castillo, las leyes y las reglas de etiqueta

El nuevo juicio de amparo y la huelga del STASPE

Los derechos humanos a tres años de su implementación

Los derechos de los niños y el bullying

Las razones diversas, en las sentencias penales

Daños colaterales de la delincuencia organizada en el derecho

La huelga del STASPE, el oportuno derecho a la defensa y el control de convencionalidad