Hugo Rangel Vargas
Jara: La pesadilla que está por terminar
Jueves 21 de Mayo de 2015
A- A A+

Hombre extraído del mundo de la academia, Salvador Jara Guerrero fue sustraído de sus actividades como rector de la máxima casa de estudios nicolaita el 20 de junio de 2014, para ser puesto al frente de los destinos de Michoacán, ello en medio de una clara crisis de gobernabilidad y de un profundo cuestionamiento hacia la legitimidad de las formas en cómo la clase política priista había entrado a la Casa de Gobierno.
335 días han transcurrido desde el encumbramiento del académico al Solio de Ocampo; once largos meses sin sosiego para Jara Guerrero y para la entidad, y de los cuales al menos siete de ellos tuvieron como verdadero centro de poder al comisionado Alfredo Castillo Cervantes; alrededor de 48 semanas en las que los traspiés del gobernador han evidenciado la indolencia de quien llega a una alta investidura por acuerdos palaciegos alejados de la soberana voluntad popular.
La elocuencia estridente de un gobernador que ha destacado por su frivolidad capaz de hacer viajes faraónicos hacia el extranjero en medio de la multicitada crisis michoacana, la facilidad del extravío de un mandatario que minimiza actos de violencia tratando de reducirlos mediáticamente a supuestas situaciones aisladas, la cerrazón de parte de un gobernante que califica las críticas de la oposición y de la opinión pública como \"golpes bajos\" y la ausencia de una posición clara de su gobierno en temas sustantivos como los grupos de autodefensa o los escándalos de la clase política que le precedió al frente de los destinos de Michoacán; son todos síntomas de un evidente extravío de parte del gobierno jarista.
Con más pena que gloria y autocolocado en el exilio al inicio del proceso electoral en la entidad, Salvador Jara se aprestó al ocaso de su gobierno como quien se dispone a cerrar sus ojos en medio de una noche oscura de la que sólo se desea que termine. Apabullado por la agenda que dictan los aspirantes en las múltiples campañas políticas que atraviesan la entidad y destronado de su exposición mediática por los recurrentes videoescándalos de una casta de políticos a la que había llegado a lavarle la cara con su inmaculado halo de un \"científico\", Jara ha reducido su protagonismo y liderazgo a la mínima expresión.
Así las cosas, las posibilidades del gobernador interino de salir al frente de los destinos de Michoacán se han reducido aparentemente al limitadísimo papel del control de daños frente a situaciones de crisis tal como ha ocurrido con el reciente crimen del candidato a la alcaldía de Yurécuaro por Morena, hecho que para no variar la tónica, intentó ser minimizado por el mandatario.
La conducción política del proceso electoral, coyuntura fundamental para los destinos de Michoacán dado que se trata de la primera elección concurrente y en la que se restablecerá el mandato sexenal del próximo gobernador, ha comenzado a hacerle agua a Jara Guerrero. Muestra de ello es el abandono de algunos partidos de la mesa de seguridad y los señalamientos de parte de los partidos de oposición, fundamentalmente de los partidos de izquierda, con relación a su intervención en el proceso electoral; situación que ya mereció una amonestación pública por parte del IEM hacia el mandatario estatal.
Visiblemente minimizado, con la ciudadanía volteando hacia las campañas más que al balance de la administración que está por concluir, con una agenda dictada por las promesas propias del proselitismo que concurre día con día en Michoacán y sin nada que ofrecer a la conducción del proceso electoral más que la simple ayuda del que no estorba; Jara Guerrero está a 132 días de concluir lo que seguramente ha sido toda una odisea para el académico y toda una pesadilla para los michoacanos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas