Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Trampas electorales
Jueves 7 de Mayo de 2015
A- A A+

Los comicios de este año en la entidad que tendrán su momento cumbre el día 7 de junio, fecha pactada por el INE para acudir a las urnas y depositar el voto, han sido motor de la información, muy por encima de otros temas valiosos y prioritarios, a excepción de las actividades de presión por parte de grupos de estudiantes normalistas que al realizar cualquier acto de presión de inmediato se roban los reflectores. Pero, qué bueno que haya efervescencia política porque esto puede motivar a la ciudadanía a participar con su voto, ya que en honor a la verdad los partidos y su gente han provocado una gran decepción y desesperanza, contrario a su intención que significaba una posibilidad de cambio, una alternativa para que las cosas y las situaciones dieran un giro a favor de la población y de las comunidades.
Bueno, pues no obstante que coexiste una resistencia fuerte para participar, los institutos políticos y quienes los abanderan para distintos cargos de elección, siguen provocando apatía entre los electores porque están pesando mucho más las acusaciones, la guerra sucia y la manipulación del voto, que el mismo rescate de sus propuestas, que proyectar una imagen limpia y transparente de sus candidatos, amén de que la mera verdad muchos de estos ya están muy vistos y han sido parte fundamental para que la situación popular no mejore.
Pareciera que en lugar de invitar, de motivar a la participación ciudadana le apuestan a que las personas sigan adormiladas; varios suspirantes buscan el triunfo por medio de trampas y marrullerías, derrochando grandes cantidades de dinero en la promoción del voto, promoción que se hace a través de la compra del sufragio, del reparto de despensas, de bultos de cemento, de teja, de tarjetas intercambiables en centros comerciales, de cobijas, por mencionar algunas; incluso, hasta ofreciendo contratos de trabajo para colaborar en los ayuntamientos, distribuyendo solicitudes al por mayor, como si la administración pública municipal contara con miles de espacios para empleo; por lo tanto, todo se convierte en farsa, en un engaño más, provocando que la esperanza regalada se transforme en nueva decepción.
No se vale seguir con esas prácticas anquilosadas, cuando sabemos que el auténtico cambio por medio de un instrumento de paz, tal y como lo representan elecciones limpias y honestas, debe ser protegido, cuidado y alimentado con buenas opciones, con proyectos comunitarios atractivos, con opciones que incentiven al elector en forma determinante para que acuda a las urnas electorales de manera libre, reflexiva y decidida; pero puras habas. Las argucias que se practican en lugar de impulsar un proceso inmaculado de elección, se convierten en un auténtico cochinero que en lugar de motivar, de plano desencanta.
En otro sentido, pero en el mismo tema, sabemos que existen topes de campaña, donde por ley se estipula, primero, que no debe rebasarse dicho límite, segundo, que se debe comprobar debidamente y a tiempo, y tercero, que ya no se permite, por convertirse en delito federal, acarrear gente para que asista a mítines o manifestaciones partidistas, que no se debe otorgar la consabida torta y el refresco, que no deben prepararse carnitas, birria, tacos o lo que sea para comer por parte del candidato, así como tampoco bebidas para tomar; todo muy bonito y claro, pero está ocurriendo todo lo contrario, porque los partidos llamados grandes o quizá tradicionales obtienen y manejan tanto dinero, que para ellos serán más que justificados si este tipo de engaños se cristalizan con el triunfo… Un triunfo que legalmente debiera ser invalidado.
Pensamos que no son los caminos correctos, muchos años, décadas, han sido testigos de todas las anomalías vividas, porque tal y como lo sustentamos, sus candidatos, propuestas e historia gubernamental, no les da para ganarse la fe de los ciudadanos; pero eso sí, se aprovechan de la ingenuidad, de la pobreza que ellos mismos provocaron y de la ignorancia para realizar sus fechorías porque no podemos llamarlo de otra manera. Lo hacen de manera tan hábil que parece toda una industria, con una maquinaria bien planeada y alimentada con equipos de tierra que llaman topos, equipos humanos cibernéticos, de especialistas en guerra sucia, equipos, para disfrazar los gastos excesivos, entre otros núcleos manipuladores. Ante dicha situación el IFE, hoy INE, con todo y sus leyes o reglas es rebasado, muchas veces por desconocimiento y otras por clara complicidad.
Así que ya es hora de desterrar los vicios que ensucian un proyecto tan limpio como debe ser una elección electoral, porque de ello depende el futuro de los pueblos, ya es hora que el instituto respectivo se ponga las pilas y contrarreste las trampas con estrategias de investigación honestas y eficaces para sancionar en estricto ejercicio del derecho a los infractores; que los partidos políticos trabajen de manera pulcra para obtener el triunfo, que los candidatos dejen de prometer sin sustento y sin la auténtica intención de realizar tal o cual proyecto; y que la población abra los ojos, para detectar y denunciar a los nefastos engañadores que sólo se burlan de su tragedia cultural y económica; ya es hora de que México y Michoacán vivan la época electoral en forma civilizada, ya es tiempo de que se alcen con el triunfo aquellos que jueguen limpio, aquellos que tienen verdadera vocación de servicio, aquellos que demuestren verdadera capacidad para gobernar, aquellos que no desean burlarse del pueblo, de un pueblo que se han encargado de humillar y ningunear y que ya merece ser visto, oído y escuchado.
Si no luchamos por lo que anhelamos, si nos quedamos cruzados de brazos, si no actuamos consciente y responsablemente jamás las cosas podrán mejorar; más aún, si somos de los grupos olvidados, de aquellos que hemos sido relegados. Tengamos presente lo que el gran líder racial Malcolm X externó: Normalmente cuando las personas están tristes, no hacen nada. Se limitan a llorar. Pero cuando su tristeza se convierte en indignación, son capaces de hacer cambiar las cosas. ¿Así que deseamos mantenernos tristes, o ya es tiempo de pasar a la indignación? Ha llegado el tiempo de actuar.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas