Rogelio Macías Sánchez
Algo de música
De los Niños Cantores de Morelia, con motivo del Día del Niño
Martes 5 de Mayo de 2015
A- A A+

Ser director de un coro de niños debe ser una tarea difícil, pues requiere conocimientos muy especiales de la música, así como de pedagogía y psicología. Educar y manejar voces sopranos o contraltos de niños no es lo mismo que hacerlo con adultos. El rango de la voz, la potencia y el timbre son diferentes, con las dificultades agregadas de que pronto cambiarán y de que el aparato fonador de un niño es más susceptible de lastimarse. Hay que cuidarlo como a una preciosa planta pequeña, permitir su desarrollo y evitar que se dañe.
También entiendo que lidiar con 30 niños inteligentes y artistas de entre seis y doce años, requiere de grandes y variadas dotes: la paciencia de Job, la capacidad pedagógica de María Montessori, los conocimientos de Piaget y la intuición psicológica de.... bueno, un director de niños cantores. Alguien ha dicho que tales virtudes sólo las reúne un domador.
Pero todo esto que uno intuye es poco comparado con la realidad del trabajo diario, de un fragmento de la cual me tocó ser testigo durante una sesión de grabación de los Niños Cantores de Morelia hace unos años. Empezaron pasadas las 9:30 de la noche. Entonces se terminó la tranquilidad. El director de la institución llegó en plegaria con el ingeniero de grabación: “Xavier, las furias están desatadas. Urge empezar antes que derriben la sala”. Traían una batahola en las butacas, que Hernán Cortés, adjunto del director del coro, no podía atenuar. “Sólo contenlos diez minutos, en ese tiempo termino de instalar todo”.
Pasados los diez minutos se presentó Manuel Torres, el director, y con un aplauso enérgico se callaron, quedaron inmóviles y a una seña pasaron ordenadamente al escenario; pensé que estaba en presencia del flautista de Hammelin. Pero el encanto fue muy breve, pues el escenario estaba pletórico de tentadores instrumentos de percusión y ningún niño sano puede contenerse de tocarlos. Con una calma más aparente que real, Hernán Cortés pedía que los dejaran, haciéndoles oír que eran muy caros y que si los dañaban, se los cobrarían. Como a esa edad no se sabe de caro o barato ni de deudas, no le hacían caso.
Empezó la grabación. Los niños cantaban precioso, pero en los cortes obligados les surgía el espíritu travieso, pero ya desvelado. Volvían a tocar los tambores y marimbas, se tiraban al suelo y retozaban y había que pedirles que no destriparan el piano que tocaba Olga Chourak, pues entonces ya no podría acompañarlos. Cuando ensayaban y Manuel Torres daba indicaciones, la escena era de cuento moderno.
-Olga, ¿podrías tocar eso más picado?, pa, pa, paaa. Va mejor... Juanito, no estés mordiendo al tenor segundo que tienes junto. Sí, así está bien Olga, gracias. Vamos a empezar... Tomás, sal de abajo del piano. Listo niños. Un momento; Xavier, tenemos que volver a acomodarnos. A ver, los tenores, muévanse para adelante. Pedro, si sigues tocando la marimba, te bajo y no grabarás. Estamos listos, Xavier, podemos empezar.
Señas angustiadas de silencio, cuenta de tres con los dedos y cantan los niños y cantan muy bien y no se mueven y no destripan el piano y no tocan la marimba y terminan en silencio. Alisándose los cabellos para bajar el nervio, sale Manuel Torres al cuarto de junto que sirve de cabina de grabación, seguido de carrera por Olga Chourak. Van a escuchar cómo quedó la toma. Los niños quedan a cargo del conquistador y se rehace la batahola. La mitad de ellos en el suelo retozando mientras los de la otra mitad se ejercitan en las percusiones y no le hacen caso a Hernán, quien derrocha paciencia y buenos modales.
Después de unos minutos regresan director y pianista con cara de desconsuelo. Reúnen nuevamente a los niños y Manuel les explica:
- Niños, tienen que pronunciar muy bien la ge y la e de virgen, no se recarguen en el piano. Se oye mal y la e parece a, a ti te estoy hablando Pedrito, bájate y no grabas, no te has podido estar quieto-. Pedrito se baja y muy serio escucha desde las bancas. -Fíjense bien, en el do, si, re, mi, Chucho no estés pisando al otro, ahí hay que ir ascendiendo lentamente, no te recargues en el piano o te bajas, el sonido no debe ser plano, no vayas a tocar el gong, Felipe. Bien vamos a empezar, estamos listos Xavier-. Miradas que inmovilizan, un dos tres con los dedos y cantan de maravilla.
Seis tomas y 100 minutos después salen de la cabina Manuel Torres y el director de la institución: -Niños, los felicito, han trabajado mucho, se han portado muy bien y la grabación quedó excelente; ya la escucharán. Pero ahora, ¡ya váyanse, linduras!

Sobre el autor
Rogelio Macías Sánchez Médico cirujano por la UNAM, Especialidades de Neurología y Neurocirugía. Con ellas, ha ejercido en instituciones oficiales y en la práctica privada. Catedrático de la Universidad Michoacana Amante de la música clásica desde sus primeros años por inducción familiar, se desarrolló como melómano cultivado por iniciativa propia. Por confluencia de circunstancias se ha desarrollado como periodista aficionado en el ámbito cultural en la crónica y crítica de música clásica. También, y auténticamente por amor al arte, ha sido promotor de eventos magníficos de música clásica en Morelia.
Comentarios
Columnas recientes

Concierto de la Camerata Morelia

El mito de don Juan

Promesa cumplida: De Tonantzin Ortega con la OCUM

Medicina, música y neurología con la OCUM

Tapabocas de la OCUM

Dmitri Shostakovich en el Conservatorio de las Rosas

Domingo Ortega y la OCUM

Del teatro lírico

El trovador de Giuseppe Verdi en León

Algo de música

Regresó la música a Morelia.

De algunas mujeres músicas (compositoras de música)

De las mujeres de los músicos/6

ALGO DE MÚSICA

Concierto histórico de la OCUM

¡Ser poco el amor y desperdiciarlo en celos!

Parece ser que regresamos a la normalidad

De los directores de la Osidem

Volver a recordar

Como chango sin mecate

Algunas reflexiones sobre sociología de la música

Música, arte, cultura y sociedad

22 años sin Eduardo Mata

De la música clásica en 2017

La Creación de Haydn

El Coro de la Transformación en el Sanatorio La Luz

Ensamble Contemporáneo de Morelia

XXIX Festival de Música de Morelia. Tercer fin de semana

XXIX Festival de Música de Morelia. Segundo fin de semana

“Cuicayólotl” o “Canto del corazón”

Habemus XXIX Festival de Música de Morelia

Música y béisbol

De la música en las bodas

La Universidad Michoacana festeja su Centenario

Magnífico concierto con fines benéficos

Un poco de historia de mi pasión por la música clásica

La música y los terremotos de México

Rafael Méndez en “Todos los jueves”

De nueva cuenta con la OCUM

Un poco de historia de mi pasión por la ópera

Carmen de Bizet en León

Vuelve la Orquesta de Cámara de la Universidad Michoacana

A seguir inventando

Con Bola Suriana, de protesta

Si no hay para pan, buenas son tortillas

Para seguir hablando de música

Se canceló el concierto de la Osidem

Del orden de las obras en los programas de música clásica

Erika Dobosiewicz y la Osidem

De la abundancia a la filosofía

Del Festival Internacional de Guitarra de Morelia

Hermosa Schubertiada, la tercera

Segunda Schubertiada en el Conservatorio de las Rosas

Schubertiadas con Alexandr Pashkov

En el centenario natal de Juan Rulfo: 16 de mayo de 1917

Desconcierto mata música

De la Quinta sinfonía de Beethoven

De los conciertos para piano de Mozart

Verdad y belleza de la pirekua con Nana Rocío Próspero

Música y religión

El Stabat Mater de Dvorák en Coatepec, Veracruz

En verdad, ¿sabré yo qué es la música?

Buen concierto de la OCUM

¡Muy buen concierto de la Osidem!

Una vez más, de la Osidem en su primera temporada del año

Entrega sin título

En una velada de Todos los Jueves del Conservatorio

La Osidem en su primera temporada del año

Almas gemelas: Monarcas Morelia y la Osidem

¿Puede intentarse una sociología de la música?

¡Mal comienza la semana para los que ahorcan en domingo!

De la obligación de compartir

De la música en las crisis sociales

Las estaciones de Vivaldi o el colmo de la música programática

De la música clásica en 2016

Cumpleaños de Beethoven

Artículo 900. De entregas y mucha música en Morelia

Melodía y armonía, vocales y consonantes

Siguió y terminó el Festival de Música de Morelia

Memorable jornada con The Orchestra of the Swan

Abrió el XXVIII Festival de Música de Morelia

XXVIII Festival de Música de Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Las Variaciones Goldberg de Bach

Hoy haré un artículo sobre mí

El elixir de amor de Donizetti

De la música ambiental

De la música clásica mexicana

Reapareció la OCUM

En septiembre, de la música clásica mexicana

En septiembre, de la música clásica mexicana

Con la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata

A propósito de nuestra Osidem, ¿qué hace un director de orquesta?

De la música en las Olimpiadas

Música para una intervención quirúrgica

Mis experiencias con las Carmina Burana

Las Carmina Burana con la Osidem

De nueva cuenta, en miércoles de la OCUM

La crítica y el comentario musical

Concierto-festival novedoso e interesante de la OCUM

Buen concierto con la Orquesta Sinfónica de Michoacán

Opiniones personales de la cultura y el arte

Franco Rivero y Ernesto Lecuona en Morelia

El Conservatorio de las Rosas en la UNAM

Futbol mata música

En ausencia de un presente, recordar

De nueva cuenta con la OCUM

¿Soy yo o es la orquesta?

¿Es el hombre un animal musical?

Una vez más, de la música viva

Del tema y variaciones

De los programas de mano en los conciertos sinfónicos

Luces y sombras en el concierto de la Osidem

La OCUM adelanta la Semana Santa

De la música litúrgica de Michoacán

Alexander Pashkov y los estados de ánimo de un artista

Con la OCUM, en plena temporada

Concierto de Año Nuevo de la Osidem

Más de la música clásica

¿De qué trata Algo de Música?

In memoriam Pierre Boulez

De la música clásica en 2015 (segunda parte)

De la música clásica en el 2015 (primera parte)

Beethoven cumplió años la semana pasada

De la Banda La Asunción de Comachuén

Del \"bajo continuo\" en la música barroca. A propósito de un concierto reciente

Lindo concierto para cerrar el Festival de Música de Morelia

Magna función del FMM: Máscara Vs. cabellera

Abrió el XXVII Festival de Música de Morelia

Homenaje a Ana María Martínez Estrada

Bienvenido, XXVII Festival de Música de Morelia

Sentimientos encontrados en el concierto de la Osidem

Ahora sí, de nuevo con la Osidem

Los Mets derrotan a los Dodgers 3-1

De la OCUM en concierto extraordinario

De nueva cuenta con la Orquesta Sinfónica de Xalapa

De Gonzalo Curiel y la música mexicana

De vuelta en el Campus Morelia de la UNAM

De M5 Mexican Brass, discos fonográficos y José Alberto Cruz

Una vez más con Daniel Olmos

In memoriam Alfonso Vega Núñez

Ahora, a la ópera a León

Diario de viaje a San Miguel Allende/2

Diario de viaje a San Miguel de Allende

Música clásica en Morelia en vacaciones

Último concierto de temporada de la OCUM

Sigo distanciado de la música electroacústica

Concierto y desconcierto en el Teatro Morelos

Buena música clásica en El Estudio

UNAM - Conservatorio de las Rosas, magnífica alianza cultural