Alma Gloria Chávez
Al Quds: Jerusalén
Lunes 6 de Abril de 2015

“Muy poco se conoce de los pueblos del Medio Oriente, excepto por lo que se menciona en la vida de Jesús”.

Miguel López, M.J.

A- A A+

Un viajero y periodista contemporáneo, en un interesante artículo dedicado a la Ciudad Santa de Jerusalén, la describe mencionando: “Extraordinaria belleza arquitectónica; añejas historias -trágicas para unos, épicas para otros-, sueños utópicos, mundos perfectos y siglos de estupidez humana coexisten en Jerusalén”.
En el contexto de la llamada Semana Mayor del calendario Juliano, en estos días de asueto tuve oportunidad de ver un magnífico documental dedicado a la tres veces bendecida Ciudad Santa, llamada Al Quds en árabe y Yerushsalayim en hebreo.
La historia registra que Jerusalén empezó sobre una colina, cinco mil años atrás; que la primera ciudad que se construyó parece haber sido una aldea cananea de la edad de bronce, protegida por un muro que hace relativamente poco sacaron de la tierra arqueólogos, pudiendo con ella calcular su antigüedad.
Es de llamar la atención cómo ese lugar ha sido punto de unión y desunión de varias culturas milenarias como la cananea, la egipcia, la hebrea, la armenia y la musulmana. “Ha conocido más de 40 guerras, ha sido sitiada en 20 ocasiones, ha sufrido diez saqueos y dos destrucciones integrales, al ras del suelo. Literalmente, no ha quedado en el lugar piedra sobre piedra”, -se menciona-. Así que el acomodo de los restos para construir edificaciones civiles y religiosas se ha dado por parte de asirios, babilonios, egipcios, griegos, romanos, persas, bizantinos, árabes, cruzados, otomanos e ingleses, sucesivamente.
Las Sagradas Escrituras dicen que Adán habría sido creado en Jerusalén; que Caín mató ahí a Abel; Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac en ese lugar y Jesús estuvo, murió y resucitó ahí. A Jerusalén también llegó Mahoma en su yegua Burak. Y otra situación que la hace especial es que es la única ciudad en el mundo donde cada quien puede escoger su siglo.
“Hace unos 2,500 años aparece, por primera vez, el nombre de Jerusalén grabado sobre unas estatuillas egipcias. Los escribas acostumbraban anotar el nombre de sus enemigos para maldecirlos. Uno de los textos menciona a Urushalim respondiendo a una amenaza precisa: la aparición en tierras de Canaán de los hiksos, que llegaron del norte y luego descendieron hacia el valle del Río Nilo”, cita Ikram Antaki en “El banquete de Platón”.
El pueblo judío, durante su larga errancia y aún durante la conquista de la “tierra prometida”, jamás se había fijado en Jerusalén antes de la llegada del Rey David (“el de pelo rojizo, bellos ojos y bella cara; que tocaba el arpa, componía salmos y que venció al gigante filisteo Goliat con su honda”), quien hizo de la ciudad una verdadera capital religiosa y política, sembrando ahí la base que será, durante tres mil años, la principal característica de la religión judía: una identificación entre la ciudad, el pueblo y Dios.
Al instalar ahí el Arca de la Alianza, David hace de Jerusalén el lugar de la identidad nacional que conformará su poder monárquico y transforma el judaísmo -religión de nómadas-, en una religión de sedentarios. Desde entonces, para los judíos, Jerusalén -también llamada Sión- será más que una Ciudad Santa y se convertirá en la ciudad de la memoria.
Cuando Roma dominó aquellos lugares, Jerusalén fue incendiada y sus habitantes masacrados o exiliados, perdiendo también su nombre, pues como ciudad romana se llamó Aelia Capitolina.
En el siglo IV de nuestra era, vuelve a nacer como ciudad santuario de un nuevo cristianismo que había pasado a ser religión oficial del Imperio Romano (irónicamente), después de la conversión del emperador Constantino en Bizancio. Esta Jerusalén bizantina se convertirá en el mayor centro de peregrinación del Imperio.
En el año 514 sufre una brutal invasión: los persas, en lucha contra Bizancio, toman la ciudad y, una vez más, la destruyen. El rey persa Crosroes lleva la Santa Cruz a su capital, Ctesifonte, siendo devuelta en el año 630 por Heraclio de Bizancio.
Finalmente, para todo buen musulmán, Jerusalén es la tercera ciudad santa del Islam, después de La Meca y de Medina. Es también la ciudad donde ocurrirá el juicio final -según las Escrituras-. Por ello ha sido integrada al mundo islámico a la vez que Siria y el resto de Palestina, desde la primera conquista en el año 638.
Durante cuatro siglos, Jerusalén (o Al Quds, su nombre original) fue lugar de peregrinación para todos, hasta que en el siglo XI el Papa Urbano II predica la primera cruzada para “liberar la tumba de Cristo”. En 1099, el saqueo latino se inscribe en las crónicas: “Durante dos días, los cruzados masacraron, hasta que no quedó un solo musulmán o judío vivo. Cuando se cansaron de matar y de caminar en la sangre, se fueron a rezar al Santo Sepulcro”.
Hay quienes dicen que Jerusalén está hinchada de huesos y de sangre y que cuesta respirar su aire, cargado de lamentos y oraciones. Es un lugar fascinante que muestra, con cruda realidad, lo que resulta de la intolerancia humana. Jerusalén es el punto central del conflicto de Medio Oriente, puesto que los palestinos desean que el sector oriental de la ciudad, capturado por Israel en la guerra de 1967, se convierta en capital de un futuro Estado.
Actualmente, el mítico sitio es el corazón de dos nacionalidades y tres religiones que no han logrado una convivencia pacífica durante muchas generaciones. En estos días en que se impone una seria reflexión de lo que somos y hacemos como seres humanos (dotados de inteligencia, se supone), cobra mucho sentido el mensaje y sacrificio de Jesús, el nazareno.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar