Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Compra del voto electoral… sociedad que pierde
Viernes 13 de Marzo de 2015
A- A A+

La proximidad de las elecciones en la entidad nos obliga a reflexionar sobre una de las prácticas más comunes y lamentables que dañan los sentidos democrático, equitativo e imparcial que son parte de la aspiración ciudadana en una contienda tan importante y trascendente: la compra del voto. Dicha práctica es indignante porque representa una falta de respeto por la situación precaria en la que viven decenas de miles de ciudadanos, que ante la desesperanza y la falta de expectativas por una mejor calidad de vida, cada proceso electoral se convierte en ilusión para ellos y sus familiares… aunque hoy en día pareciera que cada jornada que transcurre le apuesta al abandono de los votantes.
El principio de equidad que debe existir en los procesos mencionados queda truncado por partidos políticos representados por candidatos e incondicionales que derrochan recursos de todo tipo ante la ausencia de argumentos, de propuestas y ante la falta de presencia en la población; es más fácil destinar 200, 300 y hasta 500 pesos para recibir un sufragio a su favor; no sólo esto, es común que lleguen a comunidades y regalen bultos de cemento o centenas de ladrillos, acciones que se practican antes de asistir a las casillas. Aunque no importa si es antes, en el transcurso de las campañas, incluso el mismo día de las elecciones, dicho trance es denigrante porque no sólo representa un fraude a la sociedad sino una falta de respeto a la vulnerabilidad de ciertos grupos, que ante cualquier intento de soborno lo toman no como un acto de corrupción, sino como una acción de sobrevivencia en beneficio de sus familias, estos no son culpables.
Muy poco pueden hacer las autoridades del ramo, no porque desconozcan dichas prácticas, sino porque los representantes ante los institutos electorales son apéndices de uno u otro partido; así que es más fácil hacerse de la vista gorda; los reclamos de los partidos chicos, que pocos recursos manejan, por lo general son rechazados por falta de evidencias; no obstante, cuando se han denunciado con testimonios, fotos o videograbaciones, también se descartan porque según no son argumentos consistentes; ahora bien, lo más que se ha logrado con las denuncias es una simple amonestación o alguna multa irrelevante que no sirven para nada, por el contrario, dan pie a que la ley siga violentándose.
La compra de los votos se ha diversificado. De moda se ha puesto entregar o prometer pies de casa, firmes o piso para viviendas o láminas para techos, todo esto aprovechando programas oficiales que, dígase lo que se diga, la realidad es que se valen de los padrones existentes para manipular o amedrentar a la gente y así orillarla a cruzar el sufragio a favor de los que en ese momento tienen el control oficial o los contactos requeridos.
En campañas recientes salió a la luz la entrega de tarjetas con la identificación de tal o cual partido o candidato, prometiendo que al llegar al poder recompensarían a los inscritos con despensas en centros comerciales, becas para estudiantes, atención de salud, apoyos para vivienda y otro cúmulo de opciones que la gente de buena fe lo aceptó, sin tomar en cuenta que la mayoría de ellos representan un engaño más. Tenemos el caso de la F de Fausto, que registró miles de tarjetones rojas, pero al ganar jamás cumplió promesa alguna; Peña Nieto entregó tarjetas de una cadena de centros comerciales y la cantidad prometida para cada uno de los propietarios fue muy por debajo de los ofrecido, amén de que al poco tiempo miles de ellas no fueron validadas por falta de recursos, un engaño más; por cierto de todo ello y de otros “milagritos” tuvo constancia el Tribunal Federal Electoral y nada relevante ocurrió. Por cierto, en relación con las tarjetas mencionadas, Cocoa, la hermana del ex presidente Calderón, también traía la suya.
Disfracen como lo disfracen, le pongan el nombre que sea, toda entrega de recursos monetarios o en especie, cuyo propósito sea la compra de votos, es una práctica desdeñable e indigna para la situación económica, educativa y social de una población que durante décadas ha sido traicionada y convertida en carne de cañón de un bombardeo electoral que por los recursos desorbitantes que se aplican, además violentando la ley, hace aún más inaceptable que se hable de procesos limpios y transparentes.
Deseamos que en el periodo que está en proceso, cuya votación en casillas tendrá efecto el 7 de junio próximo, las conductas fraudulentas, cualesquiera que estas sean, se denuncien por la población, pero eso sí, cuando se denuncien en verdad se castigue a los maleantes electorales y pasar la voz en la comunidad para que la ciudadanía no siga siendo manipulada. Ahora bien, si por circunstancias extremas aceptan dinero, materiales y demás ofrecimientos de los corruptos, que a la hora de la verdad su voto lo concedan al candidato que mejores propuestas les den, por aquel que esté preparado para una responsabilidad tan seria como lo es el conducir los destinos de un pueblo.
Que la gente vote a favor de aquel que sea honrado, que sea probo y sensible; que tenga un programa serio de gobierno; sobre todo para aquel que sume líderes sociales en su planilla y no cuasi líderes que compren puestos de elección popular; en una palabra, que apoyen aquel o aquellos candidatos que su razonamiento y su corazón les indique porque deben tener presente que el sufragio es secreto; porque si venden su voto al mejor postor quizá a corto o a mediano plazo, el obtener una despensa, unos sacos de cemento, un techo de lámina de asbesto o 200 pesos pueda salirles más caro y lamentable de lo que pensaron . No vaya a sucederles igual que Esaú, que vendió su primogenitura y los beneficios que esto conllevaba a su hermano Jacob a cambio de un plato de lentejas.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas